Pasteurizan leche materna para bebés que están en riesgo

Se logró por primera vez en el hospital de Cutral Co. La experiencia fue financiada por Chela Sapag.

NEUQUÉN
Por primera vez, se pasteurizó un litro leche materna en la provincia para ser destinada a los bebés en riesgo. La experiencia, calificada de histórica, fue realizada en el Banco de Leche Humana (BLH), instalado en el hospital de Cutral Có y Plaza Huincul.

“Podemos anunciar que contamos con leche humana pasteurizada en nuestra provincia, habiendo cumplido con la espera de 48 horas de los cultivos bacteriológicos”, informó la pediatra y líder del proyecto, Alejandra Buiarevich. Las donantes que permitieron desarrollar la experiencia fueron dos médicas recibidas en la Universidad Nacional del Comahue.

Martín Sapag, pediatra y director del hospital, contó que el BLH es un centro receptor de leche de madres donantes que analiza, pasteuriza y distribuye la leche.

El proceso comienza con la recepción de la leche donada, se la analiza y se certifica que sea apta para el tratamiento, que no tenga enfermedades (el 20% se descarta), y se la pasteuriza, o sea que se la calienta hasta los 63,5º; después se la enfría bruscamente, lo que permite matar bacterias y se la deja reposar 48 horas. Cumplidos estos pasos, se la congela para guardar unos 6 meses.

Sapag señaló que “esta leche salva vidas, sobre todo a los bebés prematuros, que en los hospitales habitualmente se los alimenta con leche de fórmula (leche de vaca modificada) que está comprobado que genera problemas de salud en algunos casos, como la enterocolitis necrosante”.

Daniela Dal Piva, médica infectóloga, madre de un bebé de cuatro meses y donante de leche para esta primera experiencia, dijo: “Estoy muy contenta de ser parte de este proyecto tan importante, porque permitirá darles a los bebés el alimento que realmente necesita”.

Matín Sapag contó que el equipamiento para pasteurizar la leche fue adquirido por su abuela Chela Sapag, la mujer de Don Felipe.

Aseguró que la convenció de utilizar el dinero que recibió del Estado nacional como indemnización por la desaparición de sus dos hijos en la última dictadura; quería ayudar a los chicos con hambre.

“Mi abuela les recriminaba a mis tíos Enrique y Ricardo (desaparecidos) que estuvieran en Montoneros y ellos le contestaban: ‘peor es que haya chicos con hambre’. Así que de ahí le quedó la idea de utilizar ese dinero para ayudar a los chicos. Antes de comprar el equipo, me dijo: ‘la plata mis hijos, que tiene que ver con la muerte, ahora tiene que ver con la vida’”, relató Sapag.

Muy sana
Lo necesario está sólo en dar la teta

“La leche de la vaca tiene todo lo necesario para los terneros. Mientras que la leche que necesitan los bebés está en la teta de sus mamás”, aseguró Martín Sapag, director del hospital de Cutral Co y parte del proyecto. El alimento es muy sano y contiene todas las propiedades para mantener la salud de los bebés en los primeros días de vida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído