Perforado pero con la frente alta

El Verde no pudo con Temperley. Igual cerró una gran campaña.

BUENOS AIRES
La derrota no empaña una campaña histórica. La desazón es momentánea porque perder no le gusta a nadie. Y menos cuando se está tan cerca de meterse en una final por el ascenso. Por eso Pérfora, que anoche perdió con Temperley 91-67 en el quinto juego de la serie final de los playoffs de la Conferencia Sur, sintió el impacto de quedarse fuera del Final Four y la chance de llegar al TNA, pero con los días le dará valor a una campaña histórica, la mejor en su quinta participación en el Torneo Federal de Básquetbol.

Se quedó fuera del Final Four por el ascenso, en su mejor temporada en el TFB.

La dura batalla que se definió en cinco juegos (3-2) finalmente quedó para el equipo que llegaba con ventaja deportiva, aunque al Verde no lo intimidan las campañas, como lo demostró al eliminar a Sarmiento de Junín (el mejor de la división en la fase regular) y a Huracán de San Justo, al que sí pudo vencer en el quinto juego. Anoche no pudo, se quedó sin combustible en el tramo decisivo.

No obstante, el arranque del equipo de Fernando Claris fue como para ilusionarse marcando la primera ventaja: 7-2 con ráfaga de Leonardo Catelotti y un triple de Carlos Sepúlveda. Respondió el local, que se vino con todo y a 5m 34s del cierre pasó al frente 8-7. Dos triples de Gabriel Menza le dieron la primera ventaja grande (18-9), diferencia que supo administrar el local para cerrar arriba 21-14.

Rodrigo Pérez Bazán, que con un triple logró achicar la distancia en el cierre de ese parcial, fue clave en el inicio del segundo cuarto con una ráfaga de 7 puntos -incluido un triple- para reducir a 6 la diferencia (21-27).

Sin embargo, el Gasolero dominó los rebotes y nunca abandonó el manejo del tanteador, llegando a una máxima de 11 (36-25) para irse al descanso largo por 9 (38-29), apoyándose en una gran defensa y el buen aporte en este tramo de Antoniuk y Martín Trímboli (ambos con 6).

En la reanudación, un triple de Julián Aguirre dejó en claro que el Celeste estaba muy enchufado, y en este cuarto marcó incluso la mayor diferencia del partido, 52-37 a 3m 32s del cierre. Ahí empezó el equipo de Leonardo Costa a definir el encuentro. El conjunto neuquino no pudo detener el goleo de los anfitriones y tampoco acertaba en ataque ni en el tiro exterior. Por eso Temperley amplió a máxima de 20 (60-40) para cerrar 60-42.

En el cuarto final, con poco por hacer ante tamaña ventaja, el equipo de Claris buscó perder por la menor cantidad de puntos y despedirse con el dolor de la derrota pero también con el orgullo de haber llegado tan lejos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído