Policía golpeó a su pareja y ayudó a huir a un femicida

Por ambos hechos, la Justicia le impuso 8 meses de prisión en suspenso.

Natalia Pérez Pertino - policiales@lmneuquen.com.ar

El nombre de Lucas Abel Mendez Rearte, de 28 años, es desconocido para la sociedad neuquina. Sin embargo, su historia es interesante y su accionar, totalmente repudiable. Se trata de un ex agente de la Policía del Neuquén, quien fue exonerado de la fuerza luego de ayudar a escapar a un femicida del hospital Castro Rendón. Antes, había golpeado a su pareja. Por todo, la Justicia le impuso una condena de ocho meses en suspenso y dos años de reglas de conductas.

Te puede interesar...

La sentencia de Mendez Rearte pasó inadvertida en los medios de comunicación. En su momento, todo se centró en un femicida, Pablo Rudencido Díaz, que había escapado del hospital regional con la ayuda de “otra persona” y que dos años más tarde fue capturado en Mendoza. El femicida fue directo a la cárcel provincial. Luego, atravesó un juicio por jurados donde, por mayoría, lo declararon culpable de matar intencionalmente a su pareja Nora Asselborn de un escopetazo, y finalmente un juez le dictó prisión perpetua, como había solicitado la fiscalía.

Cómplice de la fuga

Ahora bien, en el camino quedó la historia de esa “otra persona” que lo ayudó a escapar. Su identidad se mantuvo oculta hasta que LM Neuquén develó el misterio y entendió el motivo de por qué no se había difundido. Se trataba de un policía y no cualquier agente, sino aquel que debía custodiar que el detenido se hiciera sus curaciones en el hospital por un corte en una mano y luego lo trasladara a la Comisaría Primera, donde estaba detenido con prisión preventiva.

Fue a raíz de la investigación policial realizada en procura del femicida prófugo que se logró establecer quién lo había ayudado, y la Justicia ordenó su captura. Así, en mayo de 2017, Mendez Rearte fue acusado de ayudar a escapar a Díaz y de radicar falsa denuncia.

En este sentido, de acuerdo a la teoría del caso presentada por la fiscal Soledad Rangone durante esa audiencia, el 19 de agosto de 2014, alrededor de las 7:30, el ex agente Mendez Rearte estaba a cargo del traslado del femicida al hospital para que se realizara las curaciones por una herida que sufrió en una mano el día del femicidio. Fue así como “cuando al ir al baño, a un sector indicado por el acusado, le quitó las esposas, permitiendo la evasión de Díaz”.

Además, a las pocas semanas realizó una falsa denuncia, “faltan do a su deber como funcionario público encargado del detenido”. Por ambos hechos, la Justicia lo acusó de evasión y falsa denuncia, mientras que la Policía del Neuquén lo echó de la fuerza provincial.

La conducta delictiva de Mendez Rearte no terminó allí. En agosto de 2017, volvió a sentarse en el banquillo de los acusados y esta vez se le formularon cargos por agredir físicamente a quien era su pareja. “La golpeó con un palo de amasar en las piernas y le dio un golpe de puño en el rostro, causándole a la víctima fractura de tabique nasal y hematomas varios”, detalló el fiscal Guillermo Prime sobre el hecho ocurrido a fines de noviembre de 2016.

P12.jpg

Condena unificada

Finalmente, en diciembre de 2018, a través de un acuerdo de partes se le impuso la pena de ocho meses de prisión de ejecución condicional por los delitos de lesiones leves, agravadas por el vínculo; evasión (favorecimiento de la evasión culposo) y falsa denuncia. Para ello, fue necesario el consentimiento de quien era su pareja, tal como quedó asentado en la sentencia.

Como parte de la condena, se lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por el triple de tiempo, es decir por 24 meses. Además, por ese plazo se le prohibió ejercer cualquier acto de perturbación hacia quien era su pareja.

“La pena escogida y acordada encuentra su sustento en los elementos señalados a saber la inexistencia de antecedentes, la sujeción permanente al proceso que han sido precisados tanto por fiscalía como por la defensa”, reza el fallo condenatorio.

Salió beneficiado con la condena

Por todos los delitos atribuidos, Mendez Rearte podía haber recibido una condena entre 6 meses y 7 años de prisión efectiva. Ante esa expectativa de pena, la fiscalía podría haber solicitado un tribunal colegiado. Sin embargo, con el correr de la investigación y las charlas con la defensa por ambos

legajos se arribó a un acuerdo sumamente inferior a lo que uno esperaría por todo lo que hizo. “La falsa denuncia es algo muy serio, más si es un funcionario público de la seguridad, que tiene un grado de conocimiento de la pena que conlleva”, confió una fuente al ser consultada al respecto.

P12.jpg

LEÉ MÁS

Las siguen matando: el testimonio de los familiares de las víctimas

Indignación: abrieron la tumba de su padre por error y ahora exige una disculpa

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído