La Mañana gitana

Acusaron a la gitana Costich por el crimen de Alfredo "el Gordo" Roca Jalil

La audiencia se concretó hoy tras su detención en Pino Hachado y la fiscalía le imputó el delito de homicidio en ocasión de robo. Cumplirá una preventiva de un mes.

Sin demorarse, la fiscalía neuquina avanzó con la formulación de cargos en contra de Patricia Costich por el homicidio de Alfredo "el Gordo" Roca Jalil y le dictó la prisión preventiva por el plazo de un mes. La mujer fue apresada este domingo por Gendarmería Nacional luego de permanecer diez años prófuga de la justicia provincial.

El trámite de la audiencia se cumplió en la presente jornada y la acusación estuvo a cargo de la asistente letrada del Ministerio Público Fiscal, Elizabeth Pellicer. Al igual que en el caso del único condenado por el hecho, Gabriel "el Mendocino" Salcedo, la funcionaria judicial le imputó a Costich el delito de homicidio en ocasión de robo. Más allá de que la jueza de garantías que intervino considero formulados los cargos, mostró su disidencia en relación al plazo de la preventiva y lo redujo a un mes. Desde la fiscalía se impulsaba un requerimiento de cuatro meses de cárcel.

Por ahora, no trascendió el lugar de alojamiento de la mujer apresada este fin de semana y tampoco si habrá algún pedido de revisión de la medida adoptada en la presente jornada.

Costich fue atrapada en el Centro de Fronteras “Pino Hachado”. Pretendía cruzar a Chile pero el sistema de antecedentes la delató y mostró la vigencia de un viejo pedido de captura emitido por la justicia neuquina.

chile pino hachado fila.jpg
Costich intentó aprovechar el intenso movimiento del fin de semana en los pasos fronterizos para cruzar a Chile.

Costich intentó aprovechar el intenso movimiento del fin de semana en los pasos fronterizos para cruzar a Chile.

El procedimiento se concretó ayer (domingo 31), cuando la sospechosa había iniciado sus trámites migratorios con el fin de cruzar al vecino país junto a un grupo de familiares. Apenas el sistema informático reveló la situación de la mujer, los gendarmes le comunicaron que quedaba detenida y a disposición de las autoridades judiciales de turno.

“El hecho tomó por sorpresa a la detenida, que no opuso resistencia al ser aprehendida por los funcionarios de la Fuerza, que la trasladaron hacia la Sección ‘Zapala’ para tomarle las huellas dactilares”, destacaron desde el área de prensa de la fuerza de seguridad nacional sobre el momento de la detención de la mujer.

Una vez cumplido el trámite de identificación, la mujer mostró un visible desmejoramiento de su estado de salud y fue necesario su traslado al hospital. Ante los profesionales que la atendieron, comentó que sentía un dolor en el pecho y tenía dificultad para respirar. De igual modo, fue estabilizada y se retiró escoltada por los gendarmes. En forma inicial, la sospechosa fue alojada en la Comisaría 25.

Un asesinato que generó conmoción

El asesinato de “El Gordo” Roca Jalil es uno de los hechos que más sacudió a la comunidad de Junín y que también movilizó a policías de toda la provincia. Una de las medidas que se destacó por aquel entonces, el 13 de abril de 2014, fue el envío de un grupo de investigadores desde Neuquén capital con el fin de identificar a los asesinos.

Los vecinos acompañaron a la familia de Roca Jalil hasta el cementerio de la localidad, donde le dieron el último adiós. Rodolfo Ramirez
Los vecinos acompañaron a la familia de Roca Jalil.

Los vecinos acompañaron a la familia de Roca Jalil.

Uno de los primeros elementos que se corroboró fue que los criminales se habían alojado en el hostal de calle San Martín al 500 y que habían realizado la reserva el mismo fin de semana del crimen. Luego, se verificó que se trataban de una mujer y un hombre.

En la reconstrucción del hecho, se determinó que los criminales hicieron ir a la víctima a su habitación, la “D”, y que la empezaron a golpear salvajemente. “Fueron vitales, todas contribuyeron a su muerte”, señala el informe autópsico sobre las fracturas sufridas por Roca Jalil producto de trompadas y patadas.

Asimismo, la investigación corroboró que la mujer se encargó de dirigirse a la habitación donde se encontraba la esposa de Roca Jalil y la intimidó para que le revelara dónde guardaba dinero y joyas.

Ya con el botín en su poder, los dos asesinos se alejaron con rumbo desconocido.

Gabriel Salcedo es esposado ayer por la Policía, luego de conocerse la pena que le impuso la Justicia neuquina. (Rodolfo Ramirez)
Salcedo fue condenado a 22 años de prisión.

Salcedo fue condenado a 22 años de prisión.

La investigación por el crimen de Alfredo Roca Jalil tuvo como primer resultado la detención de uno de los involucrados, Gabriel “el Mendocino” Salcedo. Entre las pruebas reveladoras, se encontraron sus lentes en el lugar del hecho y un examen de ADN tajante. A partir del llamado inicial a Roca Jalil para la reserva de una habitación, los pesquisas obtuvieron información certera sobre el teléfono y mediante escuchas, fue identificado “el Mendocino”. Más allá de que buscó protección en aguantaderos de Buenos Aires, una relación amorosa con una mujer de Neuquén lo llevó a llamadas permanentes y la Policía se limitó a organizar un plan de captura. Una comisión viajó hasta la capital del país y, en Liniers, lo atrapó.

Salcedo fue trasladado a Neuquén y enfrentó el primer juicio popular de Junín. El abundante material probatorio en su contra derivó en un fallo de culpabilidad y la imposición de un castigo de 22 años de cárcel efectiva.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario