El clima en Neuquén

icon
11° Temp
82% Hum
La Mañana fiscalía

Fiscalía itinerante: de toros, perros cimarrones y un abuso sexual

Los funcionarios del Ministerio Público Fiscal se acercaron a las localidades del norte neuquino y resolvieron distintas problemáticas vecinales y penales.

El proyecto de la fiscalía itinerante en el norte neuquino se renovará durante este año ya que su primera incursión en el territorio fue exitosa, no solo porque ayudó a resolver conflictos que podrían haber escalado a situaciones más violentas, sino que además pudieron recepcionar denuncias que, tal vez, por distancia e idiosincrasia, nunca se hubieran realizado. Así fue como zanjaron problemáticas como el ataque de perros cimarrones, la angustia de un vecino ante dos toros temerarios y también se logró el develamiento de un caso de abuso sexual.

Las Ovejas- cartel-2.jpg

Acercar la justicia a lo rural

En las zonas rurales el devenir del tiempo y la distancia son artífices de una forma de ser en la que no predominan factores tales como el vértigo e inmediatez al que obligan las grandes ciudades. Allí, el transcurrir es otro, al igual que la forma de resolver los conflictos.

Es por eso que la iniciativa del Ministerio Público Fiscal de acercarse a las localidades más alejadas con la denominada fiscalía itinerante ha brindado buenos resultados. El solo hecho de que la Justicia acerque su servicio a parajes distantes y casi olvidados ya es una buena noticia.

El fiscal jefe de la quinta circunscripción, Fernando Fuentes, estuvo a cargo del desembarco en cada uno de los parajes para lo que fue necesario articular acciones con la Justicia de Paz y también con las radios locales que tienen un rol sumamente importante para la comunicación en las zonas rurales.

Fue así que se visitó las localidades de Andacollo, Barrancas, Buta Ranquil, El Cholar, El Huecú, Las Ovejas, Los miches, Manzano Amargo, Taquimilan, Tricao Malal y Varvarco.

A lo largo de los casi 3 mil kilómetros que se recorrieron, se pudo dar con distintos tipos de conflictos debido a que hubo personas que se acercaron porque el fiscal estaba en el pueblo, de hecho, hubo casos de paisanos y crianceros que llegaron a caballo y con su cuchillo en la cintura para hablar con el funcionario judicial.

En total, se entrevistaron unos 120 vecinos lo que demuestra la magnitud y relevancia que tuvo el acercamiento de la fiscalía a los pueblos.

En su mayoría, los habitantes de estos parajes no están dispuestos a recorrer las extensas distancias que los separa de la capital administrativa, Chos Malal, para radicar una denuncia. Para ellos no se trata de kilómetros a recorrer sino de horas de viaje que le deben quitar al trabajo que hace a la subsistencia del núcleo familiar.

Pero repasemos algunos de los tantos casos que se trabajaron en el territorio y que ayudan a una sana convivencia.

Tricao Malal- nieve.jpg

Los cimarrones

En una de las localidades, distante unos 100 kilómetros, los funcionarios del MPF se toparon con una problemática que es propia de la dinámica de los pueblos donde los perros se crían en las calles y recorren las chacras y los campos.

Una jauría atacó las chivas, gallinas y pavos de un vecino dejando decenas de animales y aves muertas generando un duro impacto en su economía familiar ya que viven de la crianza de ganado menor y la venta de huevos.

Ante esta situación, el hombre denunció a un vecino que sería dueño de varios de los perros que atacaron sus corrales. Si bien los ánimos estaban caldeados, la intervención de la fiscalía itinerante fue importante para lograr una mediación con una salida alternativa al conflicto y así evitar que la bronca entre vecinos escalara. Aunque, en estos parajes, nunca se sabe cuándo esos enojos acumulados pueden desencadenar una riña.

varvarco

Una de toros

En otro paraje, la problemática que más llamó la atención fue el conflicto que mantenía un hombre de unos 80 años con una vecina que tiene dos toros mal llevados.

Por lo relevado por los funcionarios judiciales, el hombre estaba totalmente angustiado porque los toros habían roto el cerco perimetral y se metían en su propiedad.

El problema que manifestó el anciano es que los toros cada vez que intentaba salir de su casa lo encaraban y por su edad no estaba en condiciones de poder huir de una posible embestida. Por este motivo, se pasaba la mayor parte del tiempo dentro de su vivienda y cuando necesitaba salir a realizar alguna compra o trámite se tomaba el tiempo para chequear que los toros no estuvieran cerca y salía apurando el tranco.

Ante esta situación, el MPF realizó gestiones para que la vecina restituya el daño del cerco perimetral y tenga bajo control a sus animales.

El fiscal jefe Fernando Fuentes acusó a los tres jóvenes de El Huecú.
El fiscal jefe Fernando Fuentes viajó a las distintas localidades del norte neuquino.

El fiscal jefe Fernando Fuentes viajó a las distintas localidades del norte neuquino.

Un abuso

En otros de los parajes a los que acudió la fiscalía itinerante, se acercó una mujer con discapacidad que radicó una denuncia que movilizó de inmediato al fiscal jefe Fernando Fuentes y su equipo.

La mujer relató que había sido víctima de abuso y cuando se avanzó en el caso se descubrió que ya había padecido una situación idéntica años atrás.

La fiscalía avanzó sobre el último hecho, realizó las pericias del caso, asistió a la víctima con un equipo interdisciplinario y finalmente se logró acusar al autor.

Lo cierto es que si la fiscalía no se acercaba a dicho paraje la mujer, que se encuentra en situación de vulnerabilidad, no habría concurrido hasta Chos Malal a radicar la denuncia.

Es sumamente importante que la justicia acerque su servicio a los poblados más alejados y si bien para un vecino de una gran ciudad los casos ilustrados pueden parecer poco relevante, para la vida cotidiana de los pobladores rurales son problemáticas de vida muy importantes. Es por eso que el trabajo de la fiscalía itinerante es vital.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario