El clima en Neuquén

icon
16° Temp
63% Hum
La Mañana joven

Juicio por el femicidio de Agustina Fernández, día 1: una joven vulnerable, una trama de obsesión y un "vecino" decidido a todo

La primera audiencia por el femicidio de Agustina Fernández reveló la trama de obsesión que el acusado tenía con la victima. Ella quería ser libre y él la mató.

El juicio contra Pablo Parra, único acusado por el femicidio de la joven estudiante de Medicina, Agustina Fernández, comenzó este lunes en Cipolletti. Durante la primera audiencia tanto la Fiscalía como la querella marcaron una trama de obsesión del imputado hacia la víctima, con detalles de una relación que cambió rotundamente cuando Agustina comenzó a rechazar a Parra porque ella “quería ser libre”.

El fiscal Martín Pezzeta abrió la primera audiencia y en sus alegatos aseguró que "hubo una secuencia de formas de relacionarse que terminaron el 2 de julio, cuando Pablo Parra mató a Agustina. Esa forma de relacionarse tuvo una conclusión, porque Agustina eligió ser libre, porque hubo una relación y un rechazo".

El representante del Ministerio Público Fiscal manifestó que dos de las claves del juicio serán el auto y la hipótesis del robo. "La hipótesis del robo la instaló él (Parra), pero tenemos la prueba de cuándo ocurrió el ataque y en ese momento, él estaba en el complejo".

_MG_9861 copia.jpg
El fiscal Martín Pezzeta en su intervención.

El fiscal Martín Pezzeta en su intervención.

En todo momento tanto la Fiscalía como la querella, representada por los abogados Emanuel Roa Moreno y Damián Moreyra, describieron la relación entre Parra y Agustina. "Tenemos fragmentos de cómo fue esa relación. Se refería a él como "el vecino", quien le daba un trato lleno de atenciones. Fue un cortejo con un completo intento de control", aseguraron desde la querella.

Para los abogados querellantes hubo en la relación entre Parra y Agustina, un momento que hizo que el acusado decidiera terminar con la vida de la estudiante, en ese contexto de obsesión y control que él había gestado. "Ella conoció a un chico y pasó una tarde apasionada en su departamento. Ése fue el detonante. Cuando este chico se fue, él se ocupó de encontrarse con Agustina, invitarla a cenar y poner en marcha su plan", afirmaron.

El abogado defensor de Parra, el abogado Juan Coto, centró su estrategia, valiéndose de los informes periciales, en destacar que en las manos de Agustina no se halló ADN del imputado. El abogado advirtió que la joven se defendió, tal como se relató en la acusación. Coto recordó que se tomó una muestra de ADN de las manos de Agustina y dijo que Parra voluntariamente se sometió a una extracción de ADN "No coincide con la muestra de Agustina. El ADN es objetivo y Parra es inocente", enfatizó.

_MG_9875 copia.jpg
El imputado Pablo Parra.

El imputado Pablo Parra.

Luego, en la sala de audiencias se escucharon diferentes testimonios. Tanto la mamá de Agustina como su papá, apuntaron contra Pablo Parra como el autor del femicidio de su hija y exigieron Justicia. Aseguraron que sospecharon de él desde un primer momento y también describieron la relación que existió entre la víctima y el acusado, en la que Parra se aprovechó de que Agustina era menor que él y estaba lejos de su casa.

"El 2 de julio a las 8:45 me llaman de un 299. Era Pablo, vecino-amigo de Agustina, desde el teléfono de una vecina. Dijo "Me han visto salir y entraron a robar" y me cortó", relató Silvana Capello, la mamá de la víctima. Poco después, partió junto a su marido rumbo a Cipolletti. " Nunca tuve la duda que había sido él", insistió Capello.

Durante la primera audiencia también declararon otros familiares de Agustina, amigas de la víctima que dieron cuenta del trato obsesivo que Parra tenía con la estudiante, y la encargada del complejo de departamentos en la que ocurrió el brutal ataque contra la joven que terminó con su vida.

_MG_9892 copia.jpg
La mamá de Agustina, Silvana Capello.

La mamá de Agustina, Silvana Capello.

Las amigas de Agustina Fernández, testigos del trato obsesivo

Camila, una de sus amigas, contó que Agustina tuvo "poner distancia porque la situación se estaba poniendo intensa, no era fácil de llevar". Explicó que la estudiante se sentía muy sola. Triste, sobrepasada, pero su motivación era la facultad. “Le generaba felicidad este sacrificio cuando le daban una nota en un parcial", declaró.

Y Parra, que era muy invasivo, aprovechaba esa vulnerabilidad para avanzar en la relación. "Cuando se juntaban él le ofrecía alcohol, vino, gin, y comidas. En una ocasión fueron a un shopping", relató la amiga, que aseguró que, si hubiera sido un robo, "no era necesario matarla".

_MG_9914 copia.jpg
Una intervención realizada pidiendo justicia por Agustina.

Una intervención realizada pidiendo justicia por Agustina.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario