El clima en Neuquén

icon
Temp
80% Hum
La Mañana banda

La banda que estafó a los comerciantes neuquinos

Algunas caras ya son conocidas del ambiente delictivo. De la banda, todos fueron condenados, aunque solo dos seguirán tras las rejas.

Esta semana, siete prolíferos estafadores que integraban una misma banda delictiva fueron condenados por reiterados hechos de estafa contra comerciantes, tras comprobarse que mediante una serie de aceitados pasos, compraban elementos con tarjetas robadas. Mediante solo cuatro hechos, lograron generar un perjuicio en distintas víctimas de un total de más de $3.8 millones. Otros tres imputados permanecen bajo investigación.

Como se conoció esta semana, Javier Antolini, Lucas Verón, Daniel Fuentes Serrano, Alex Pacheco, Gabriela Maza, Carla Antolini y Tamara Figueroa fueron condenados por su participación en la banda mediante un acuerdo pleno, aunque no todos sufrieron el mismo reproche. Todos fueron condenados como coautores de los delitos de asociación ilícita en concurso real con estafa reiteradas (por tratarse de 4 hechos), aunque en el caso de Javier Antolini, la primera figura estuvo agravada por ser el jefe de la banda, lo que además le valió una pena distinta de sus cómplices.

Tanto él como Verón estaban condenados y operaban desde los penales donde siguen detenidos y por eso sumarán años a las condenas de prisión efectiva que ya cumplían.

Los demás (Daniel Fuentes Serrano, Alex Pacheco, Gabriela Maza, Carla Antolini y Tamara Figueroa) fueron declarados responsables como integrantes con una participación de menor relevancia en los delitos, por lo que cumplirán penas de ejecución condicional.

Pero puntualmente, ¿cuál era el rol de cada miembro dentro de la banda y cómo se cometían las estafas?

condenan a siete estafadores.jpg

La estafa, paso a paso

El caso remite a la defraudación contra la Clínica Pasteur, que recientemente llegó también a una resolución mediante acuerdo de partes. Hay varios imputados, distintos roles y una serie de pasos mecanizados tendientes a generar un enriquecimiento para los involucrados. No obstante, en este caso no se trata de una estafa a una única organización y la mecánica consistió en más que desviar fondos a distintas cuentas.

Según descubrió la fiscalía a cargo del fiscal Juan Manuel Narváez, de la mano de la investigación que desplegó el Departamento Delitos Económicos, la organización criminal se dedicaba a defraudar a comerciantes a partir compras online utilizando tarjetas de crédito, y cometió los hechos probados entre enero de 2021 y julio de 2022.

El fiscal del caso describió que las estafas se configuraban a partir de una maniobra de cinco pasos, que comenzaba con tareas de ingeniería social para obtener datos de tarjetas de crédito que luego serían utilizadas para realizar las estafas.

Para cometer las conductas defraudatorias, esta banda criminal ponía en marcha una serie de pasos premeditados y aceitados entre todos los miembros, que comenzaba cuando Antolini -desde el Penal 1 de Viedma- o Verón -desde la Comisaría 19 del barrio Confluencia- llamaban por teléfono a distintos números de abonado, y cuando eran atendido por los usuarios de la línea, desplegaban un accionar consistente en simular ser personal de alguna empresa, utilizando nombres supuestos, y a raíz de ello, engañaban a las personas con el fin de lograr la obtención de sus datos personales y de sus tarjetas.

Estafa Virtual Facebook.jpg

Luego de haberse hecho con todos esos datos, llamaban a locales comerciales de diferentes rubros y pautaban compras de gran magnitud. Para ello, se comunicaban vía telefónica y luego de hablar con el vendedor, le solicitaban que les generara botones de pago para poder pagar la compra.

El vendedor generaba esos botones o links de pago y se los enviaba por medio de mensajería instantánea de WhatsApp y, finalmente, el integrante de la banda, utilizaba los datos de las tarjetas de crédito adquiridos en el paso previo para concretar el pago de la compra.

A partir de allí, le remitían -por esa misma vía- los comprobantes de los pagos al vendedor. Luego, el estafador gestionaba con el vendedor del comercio el retiro de los bienes comprados por medio de un allegado u otro integrante de la banda o por un flete que trabajaba a encargo suyo y, de esta forma, se hacía con la mercadería.

Más tarde, dichos pagos eran desconocidos por los titulares de las tarjetas, generando un descuento por el valor de la compra realizada por los miembros de la banda, causándole de esta manera un perjuicio patrimonial a los comerciantes.

Según consta en la investigación, solo Javier Antolini y Verón eran los encargados de desplegar esta conducta mecanizada, desde el llamado para la obtención de datos de tarjetas, hasta las gestiones con los comerciantes para el retiro de la mercadería.

Luego, y dado que ambos se encontraban en contexto de encierro, era el turno de sus cómplices de banda: Pacheco, Fuentes Serrano, Maza -pareja de Javier Antolini-, Figueroa -pareja de Verón- y la hermana de Antolini eran los encargados de retirar y acopiar todos los productos en distintos domicilios.

SFP Allanamiento millonario estafas (9).JPG

Algunos de los elementos fueron a parar a la construcción de sus propias viviendas y el inventario para estas, aunque se estima que otra gran porción de la mercadería estaba destinada a ser revendida. Justamente, los investigadores determinaron que era Fuentes Serrano quien se encargaba de revender esos productos a un precio menor al de mercado y luego repartir las ganancias con el resto de los integrantes de la banda, principalmente con el jefe Antolini.

Justamente, aunque se halló mercadería en las viviendas de cada imputado, el grueso de lo conseguido ilícitamente fue hallado en la vivienda de Fuentes Serrano por este motivo, cuando la Policía cayó con una orden de allanamiento en julio de 2022. Los vecinos quedaron atónitos al ver todo lo que sacaban de su casa, donde también funcionaba su consultorio: cocinas, bicicletas, aires acondicionados, televisores, calefactores, sillas, colchones y más.

Los hechos probados

Aunque los miembros de la banda fueron inicialmente imputados por más de 10 hechos de estafa, finalmente el acuerdo comprendió cuatro que se dieron por probados ampliamente y que permitieron, sin dejar lugar a dudas, imponer las condenas.

Una de las características que tenían estas compras, seguramente como intento de que los gastos pasaran desapercibidos para los titulares reales de las tarjetas, era que Antolini y Verón utilizaban más de una tarjeta para abonar una misma compra, llegando a utilizar hasta 25 tarjetas distintas con un mismo comerciante.

SFP Allanamiento millonario estafas (15).JPG

En enero de 2021, compraron elementos de construcción por 262 mil pesos, que se abonaron con dos tarjetas distintas. Un flete llevó la mercadería hasta la dirección de uno de los imputados y recién en marzo, dos meses más tarde, las compras fueron desconocidas.

En febrero de ese mismo año y en apenas dos compras distintas, los estafadores compraron más materiales en otro comercio, causando un perjuicio de $2.111.557 al abonar por partes con 25 tarjetas distintas. La mercadería fue retirada por Pacheco, que llegó al depósito en un camión para trasladar todo.

Otra de las estafas ocurrió entre marzo y abril de 2021, cuando estafaron a un mismo comercio en la compra de fiambres, snacks y gaseosas por un total de 695 mil pesos, perjuicio que generaron mediante 10 compras distintas y cuya mercadería fue retirada en varias oportunidades por un taxi, para que los imputados evitaran mostrar tanto sus rostros.

Finalmente, en junio de 2022 y mediante dos compras con tres tarjetas distintas en cada oportunidad, compraron dos costosas bicicletas por un total de $821.714.

Estos cuatro hechos fueron los que comprendieron la estafa y con los cuales la fiscalía dio por cerrado el caso, condenando a una primera parte de la banda. De cometer nuevos hechos, aquellos que gozan de su libertad estarán en riesgo de terminar tras las rejas igual que los cabecillas.

No obstante, esto no es todo, ya que otras tres personas investigadas por integrar la banda y que por distintas razones no participaron del acuerdo -Paola Maza, Romina Maza y Jonathan Frugone-, continuarán imputadas y sujetas a la investigación por la prueba que pesa contra ellos.

SFP Allanamiento millonario estafas (1).JPG

Caras conocidas

La causa cuenta además con otra particularidad. Varias caras conocidas para el ambiente delictivo, puntualmente tres:

- Javier Antolini, el "líder" de la banda una condena de 7 años de prisión en la Unidad de Detención Nº 1 de Viedma por robo agravado en General Roca.

-Por su parte, el segundo con más jerarquía dentro la banda estafadora, Lucas Verón, está condenado por un crimen ocurrido en enero de 2021 en Valentina Sur y desde su encierro compone canciones sobre la libertad que sueña algún día recuperar.

-Romina Maza, no condenada pero aún imputada, tiene además sus propias causas de estafa y ha dado dolores de cabeza a la fiscalía en más de una oportunidad, aunque todavía no tiene condenas.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario