Por falta de pediatras, ya se derivaron 600 partos

En Centenario sólo atienden nacimientos urgentes. Hay riesgos, dicen.

NEUQUÉN

En el hospital de Centenario ya no se hacen más partos, es decir que sólo nacen los bebés que requieren una urgencia. Por la crisis de la falta de los pediatras, unos 600 bebés fueron derivados del hospital en ambulancia y nacieron en Neuquén o Plottier.

El número está relacionado con los 200 días que lleva el nosocomio sin el servicio de pediatría. No hay especialistas que puedan darle atención a los recién nacidos y, por lo tanto, tienen que ser derivados a otras dependencias de salud en las ciudades cercanas.

“Estuvimos a punto de renunciar todos, pero en serio pensamos en lo público y en los problemas de la gente”, afirmó a LM Neuquén Diego Quinteros, coordinador del servicio de Obstetricia del hospital, quien aseguró que los médicos hacen de todo para sostener el sistema.

Desde agosto del año pasado que el gobierno provincial está intentando solucionar el problema a través de Recursos Humanos, con la búsqueda de profesionales. Se probaron varios métodos, desde contactos específicos hasta poner avisos en periódicos del país, pero no hubo grandes resultados.

Un pediatra “autónomo”

Por ahora, el nosocomio funciona con un pediatra que hace consultorios dos veces por semana pero que concurre sólo tres semanas al mes. No es empleado del sistema público neuquino, sino que factura como independiente, según comentaron los médicos. Esta será la solución hasta hallar otra mejor.

El hospital de Centenario aún conserva buena parte de la estructura edilicia moderna de cuando inauguró en 2005, en el gobierno de Jorge Sobisch. Falta inaugurar la segunda planta, pero el problema es el recurso humano, además de la cantidad de directores que pasaron y que no pudieron “entender al personal” (ver recuadro).

Andrea Arriagada es la jefa del Servicio de Enfermería del sector Materno-Infantil y la persona que está en contacto con la atención de los bebés y sus madres al momento del nacimiento o las derivaciones. Lo que no entienden los profesionales es que las derivaciones se hacen de un hospital de complejidad VI, como es el de Centenario, a otros de menor complejidad en algunos casos.

“Se pone en riesgo la vida de los pacientes y las derivaciones tienen sus complejidades. Hay que trasladarlos en la ambulancia, está bien en las urgencias, pero no siempre tiene que ser así, necesitamos que esto se resuelva”, sostuvo.

En igual línea opinaron las obstetricias Carla Ledegen y Brenda Ferreira, quienes también exigieron que se resuelva el faltante de pediatras en el sistema. Aseguraron que los médicos sólo actúan en las urgencias para asistir los partos y hacer el control de los niños.

Centenario tiene actualmente 42.964 habitantes según la proyección de la Dirección de Estadística y Censos de la provincia y que maneja el sistema de salud. En 2017 se atendieron 122.087 consultas en todo el sistema, de las cuales 57.622 (el 50,3%) fueron por guardia del nosocomio y el resto en los consultorios.

58 médicos hay en el sistema público de Centenario. Representan 13,5 cada 10 mil habitantes. También hay 115 enfermeros, 12 odontólogos y 4 psicólogos, según un informe público elaborado por de la Subsecretaría de Salud en 2017.

Se bochó dos veces

No hay director por falta de un concurso

La Subsecretaría de Salud, a cargo de Alejandra Piedecasas, dejó sin efecto los concursos para elegir un nuevo director del hospital de Centenario. El nosocomio cuenta con un coordinador, Alejandro Zapata, de la localidad de Senillosa. La subsecretaría dejó sin efecto las disposiciones 1880/17 y sus modificatorias, 2070/17 y 0008/18, que habilitaban la apertura del concurso y las prórrogas. El último director del hospital que ganó un concurso fue Germán Willhüber, odontólogo en el Bouquet Roldán.

OPINIÓN

Otros tiempos: Neuquén como faro nacional en el sistema de salud

Adriano Calalesina. Editor de sección Neuquén.

El sistema público de salud cada vez es más complejo. Los que añoran esa vieja Neuquén donde el sistema neuquino era el mejor del país están viendo una película discontinuada. La crisis de los pediatras no sólo atraviesa lo público sino al sistema laboral en general. Hace unos 30 años, los médicos arribaban a la provincia y tenían no sólo trabajo bien remunerado, sino también acceso a la vivienda y la posibilidad de desarrollarse. Hoy ese objetivo es cada vez más difuso. El gobierno provincial busca a los pediatras por todos lados. Incluso hasta en el exterior, pero no ha tenido éxito. Los profesionales del público buscan ganar más, como cualquiera. Muchos son part-time y reparten su tiempo entre el hospital y el servicio privado independiente o en clínicas para sumar más dinero y progresar económicamente. El problema radica en los sueldos de los médicos a tiempo completo y el control en el sistema laboral. Los salarios son más bajos que en el privado y son otros los compromisos y las exigencias. El Gobierno pide “productividad”, es decir, determinado cupo de atención diaria por médico. Y también, un número determinado de guardias de 24 horas al mes, que llevan a un desgaste importante en cada profesional. En el caso de la falta de pediatras, los obstétricos tienen que derivar a las madres que están a punto de parir a distintos centros médicos públicos de Neuquén capital y alrededores. Los médicos generalistas se niegan a atender los partos y ocupar el lugar de los pediatras. Saben que si acceden, esa tarea la harán en forma permanente, en detrimento de la atención a consultorios y las guardias, que es la cara visible y caliente del hospital. Pero, de fondo, no pueden negarse a atender determinadas urgencias que requieran un peligro para las madres o bebés. “Estuvimos en la lucha de los médicos, pero ahora no están con nosotros”, dicen los obstetras.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído