Primer reclamo de justicia

El cartel lucía excesivo, estrafalario, insolente”, recordó Noemí Labrune sobre aquel pedazo de sábana que un grupo de personas desplegó el 14 de agosto de 1980 en la plaza ubicada frente a la Gobernación, para protestar y reclamar por la aparición con vida de las víctimas del terrorismo de Estado. En esa sábana blanca habían escrito “Pedimos justicia” y la firmaba la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y Familiares de Detenidos y Desaparecidos. Era la primera vez que en plena dictadura militar un organismo de derechos humanos en la provincia salía a la calle para reclamar por los desaparecidos. Eran un grupo de no más de 20 personas que vencieron el miedo y la indiferencia.

Esa movilización o parada, como algunos la definieron, se convirtió en un hito histórico y político en la provincia de Neuquén en los años oscuros.

Te puede interesar...

Unas veinte personas participaron de un hecho fundante en la lucha por las libertades democráticas de la región.

Mientras unos pocos transeúntes detenían sus pasos para saber de qué se trataba ese reclamo y otros las insultaban, Lolín Rigoni, Inés Ragni, Adelina Pifarré, entre otras mujeres de Madres de Plaza de Mayo Filial Alto Valle, colocaron por primera vez un pañuelo blanco en sus cabezas. Mientras, un pequeño grupo ingresó a la Gobernación para entregar un petitorio al gobernador interventor, el general Domingo Trimarco, quien en ese momento almorzaba con Mario Benjamín Menéndez, jefe de la Sexta Brigada del Ejército. Fue la primera movilización, un hecho político de enorme y vital importancia. Histórica y fundante en la lucha por las libertades democráticas de la región.

En las próximas semanas se dictará sentencia en el sexto juicio por delitos de lesa humanidad que se realiza en la provincia. Y ese pedido de justicia continúa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído