Próxima B, debido a una explosión, ya no sería habitable

El exoplaneta investigado por la NASA para recibir a la civilización sufrió una energética explosión de radiación que podría haber destruido su capa de ozono.

Próxima B, el planeta extrasolar potencialmente habitable más cercano a la Tierra, puede ser en realidad un lugar muy poco agradable. Este mundo rocoso, considerado posible primer objetivo de un futuro viaje interestelar, recibió en marzo de 2016 un buen zarandeo de su estrella, Próxima Centauri, que podría haberlo arrasado. Durante la enérgica explosión de radiación, la diminuta enana roja se volvió 70 veces más brillante y el evento pudo ser contemplado desde nuestro planeta.

Próxima B es un planeta de masa terrestre en la zona habitable de Próxima Centauri. Sin embargo, la alta actividad de su estrella, la más cercana al Sol, arroja cada vez más dudas sobre su habitabilidad. Llamaradas suficientemente potentes y frecuentes tienen la capacidad de destruir la capa de ozono del exoplaneta, permitiendo que niveles letales de radiación lleguen a su superficie. En marzo de 2016, una red de telescopios llamada Evryscope observó una superllamarada diez veces más grande que cualquier otra detectada previamente en esa estrella. El evento pudo ser visible sin instrumento alguno en lugares oscuros y fácilmente con binoculares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído