El clima en Neuquén

icon
17° Temp
37% Hum
LMNeuquen +salud

¿Pueden enfermarnos nuestras emociones?

Científicamente está demostrado que la depresión y el infarto de miocardio están interrelacionados. Por eso, en tiempos de crisis, es esencial no dejar de lado y poner el foco también en las emociones. Prevenir, "para no lamentar". Prevenir, "para no lamentar". Tal es el objetivo de + Salud, la campaña que llevan adelante la Legislatura de Neuquén, junto a LM Neuquén y LU5 AM600.

La salud emocional está íntimamente vinculada con la salud cardiovascular, múltiples trabajos científicos han demostrado que la depresión y el infarto de miocardio se encuentran interrelacionados. Pero, ¿qué es una emoción? Según la definición de la Real Academia Española, es una alteración del ánimo, intensa y pasajera, agradable o penosa que va acompañada de cierta conmoción somática (cambios corporales). El estrés, es el cúmulo de emociones negativas, condiciones de vida o experiencias adversas, así como formas inadecuadas de responder frente a situaciones problemáticas.

La reacción frente a la amenaza que nos prepara para la defensa o huida, con aumento de la frecuencia cardiaca, la presión arterial, el azúcar en la sangre, tensión en los músculos y alerta en el estado de conciencia, es producida por la liberación de sustancias químicas, “hormonas del estrés”, como cortisol, adrenalina, etc. Es una forma de preservarnos de los peligros del medio ambiente. Pero se convierte en patológica, (estrés crónico) cuando nuestra percepción de este o de nosotros mismos, hace que continuamente estemos bajo el estado de alerta, en lugar de ser una reacción momentánea, generando un proceso proinflamatorio crónico que predispone a la aterosclerosis y al cáncer entre otras enfermedades; además, afecta la conducta individual que nos lleva al descuido de la salud, como fumar, comer inadecuadamente, insomnio, olvido o abandono de medicación, falta de controles médicos y escasa actividad física.

Te puede interesar...

Ante situaciones de estrés agudo hemos visto pacientes sin enfermedad coronaria previa, sufrir un infarto.

corazon

El ‘corazón roto’, una realidad

El síndrome del “corazón roto” (Sindrome de Takotsubo), también puede ser desencadenado por situaciones estresantes como el fallecimiento de un ser querido, tratamientos oncologicos, entre otros; se caracteriza por dolor en el pecho y alteraciones en el electrocardiograma, que remedan un infarto. Suele ser reversible, pero puede ocasionar complicaciones graves como arritmias o insuficiencia cardiaca, y en raras ocasiones la muerte.

Por otro lado, las respuestas biológicas que se observan ante emociones positivas son por ejemplo, la disminución de la activación y liberación de hormonas relacionadas con el estrés, la mejoría del funcionamiento del sistema inmune con aumento de los niveles de anticuerpos, la disminución de los niveles de marcadores sanguíneos de inflamación, relacionados con el cáncer, la coagulación, entre otros.

Las emociones positivas se vinculan con diferentes parámetros biológicos que disminuyen la propensión a enfermar, incluso podrían ser protectores de enfermedad vascular, además de vincularse con hábitos y conductas favorables. De hecho, en grandes estudios se observó, que los pacientes con emociones positivas guardaban una mayor adherencia al tratamiento, participaban en programas de rehabilitación y adoptaban mejores hábitos de cuidado en general.

depresion.jpg

¿Qué ocurre en la actual situación sanitaria producida por la “pandemia”?

En Europa se habla de la peor experiencia desde la Segunda Guerra Mundial. Se expresa como Traumatización de la masa: crisis económica sumada a la crisis sanitaria

La situación de pandemia y distanciamiento social ha generado sensaciones de miedo, enojo, angustia e incertidumbre, tanto en personas que han enfermado, como en aquellas que no, las que temen por su salud y las que tienen familiares con riesgo de complicaciones.

Asimismo se ha visto, duelo complicado por la imposibilidad de despedida de seres queridos fallecidos, por medidas sanitarias universales en la pandemia; aumento del consumo de alcohol, drogas ilícitas y benzodiacepinas; asi como de la violencia de género e intrafamiliar y abuso infantil.

La sensacion de soledad (otra emocion negativa) en general y no solo producto de la cuarentena, predispone a las personas a enfermarse, se ha demostrado un aumento de mortalidad en general y mayoritariamente por enfermedad cardiovascular en aquellos que la padecen.

terapia intensiva (1).jpg

Sobrevivientes de COVID y el Síndrome de Estrés Post Traumático

Se han publicado varios trabajos que hablan de un 96 a 98% de Síndrome de Estrés Post Traumático (SEPT) en niños y ancianos sobrevivientes de Covid-19 grave. El SEPT es un problema de salud mental desencadenado por una situación aterradora, ya sea que se haya experimentado o presenciado. Los síntomas pueden incluir pensamientos recurrentes, pesadillas y angustia grave, insomnio, dificultad para concentrarse, pérdida de interés sobre cosas o personas que antes interesaban, y puede generar grandes dificultades para vivir. Es importante reconocer los síntomas y tratarlo.

Considero muy importante estar atento a todo lo anterior tanto en nosotros como en nuestros allegados, ya que cada uno puede modificar su conducta y ayudar a otros, e incluso se pueden realizar intervenciones breves por profesionales de la salud.

Debemos tener en cuenta que el distanciamiento social no implica estar aislados, hay mucha tecnología sofisticada a nuestra disposición, incluso un simple llamado telefónico puede mantener la cercanía afectiva.

Los seres humanos somos seres gregarios, necesitamos del otro para sobrevivir, tal vez debemos desprendernos de costumbres como compartir el mate, o los abrazos pero siempre encontraremos la forma de dar y recibir afecto.

Aún sabiendo que las diferentes situaciones socioeconómicas van a influenciar profundamente en nuestras emociones, existen pequeños cambios de conducta que podemos desarrollar para disminuir el nivel de estrés y acercarse a un estado de bienestar.

domingo-salidas-recreativas--(2).jpg

Algunas herramientas que podemos utilizar:

-Ejercicio. Practicar ejercicio aeróbico (caminar o andar en bicicleta) nos ayuda a liberar tensiones, además ayuda a manejar otros factores de riesgo cardiovascular como la obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial o los niveles altos de colesterol. Para poder disfrutar de los beneficios que aporta el ejercicio es esencial ser constantes y practicarlo al menos 3 veces a la semana. (Aproximadamente 120-150 minutos totales, de ejercicios de moderada intensidad).

- Alimentación saludable rica en verduras, frutas y fibras, y baja en hidratos de carbono refinados, harinas y grasas trans.

- Dormir bien y dejar que el sueño cumpla su función reparadora, al menos 7 horas.

- Relajación. Técnicas de meditación respiración, e inclusive rezar han demostrado que disminuyen los niveles de “hormonas del estrés”, si se practica a diario por periodos prolongados.

- Controles médicos periódicos. Uso de la telemedicina (consulta médica no presencial, vía web o telefónica).

-Continuar con la medicación indicada por su médico.

Optar por el bienestar es una elección que podemos hacer cada día, es una manera de resistencia a la adversidad que nos toca vivir.

“Y reír más!!! Como decía mi “Bobe”: Reírse es saludable, los médicos lo recomiendan!!!”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

86.111111111111% Me interesa
11.111111111111% Me gusta
0% Me da igual
2.7777777777778% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario