¿Qué es la papada y cómo la evitamos?

La piel y los músculos bajo la barbilla pierden tersura, un problema que se acentúa con la edad.

Buenos Aires.- La papada no molesta, pero es algo que acompaña a millones de personas, sobre todo cuando tienen algún kilo de más, o varios años. La piel situada bajo la barbilla y en el cuello posee poco colágeno y elastina, dos proteínas imprescindibles para que se mantenga tersa. Si a esto se añade que es pobre en glándulas sebáceas y que se deshidrata antes, resulta fácil entender por qué envejece más deprisa que otras zonas.

Ejercicio

Los músculos del rostro necesitan ejercitarse. Se puede pronunciar exageradamente las vocales, abriendo lo que más se pueda la boca.

Simultáneamente, los músculos del cuello, poco ejercitados, se debilitan a medida que cumplimos años. Todo conspira para que la grasa subcutánea acumulada debajo del mentón, sin sujeción por la flacidez cutánea y la blandura muscular, forme una segunda barbilla o papada, uno de los problemas estéticos más frecuentes y temidos.

Consistencia

Otro factor de riesgo es la pobre consistencia de la mandíbula o maxilar inferior. Según un estudio dado a conocer hace poco en la revista Plastic and Reconstructive Surgery, cumplir años suele ir acompañado de cambios en ese hueso, que tiende a perder masa y ofrece menos soporte a los tejidos de la parte inferior de la cara y el cuello. La consecuencia es ese descolgamiento que adorna el rostro de la imagen, por ejemplo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído