Relaciones a distancia, un proyecto difícil de sostener

Sin contacto, la pareja no es tal. Es clave tener fecha de reencuentro.

Las complicaciones que surgen durante una relación que se mantiene a distancia, ya sea por motivo de estudios, de trabajo o simplemente no poder estar juntos en ese momento, son muy diferentes a los problemas que pueden surgir en una pareja que se puede ver a diario. El funcionamiento de ese tipo de unión dependerá de muchos rasgos de las personas que la componen. Uno de los factores que marcará el éxito o no de la pareja es el objetivo común de tener una convivencia a futuro. Si no se encuentra este proyecto en la pareja, es muy complicado que se mantenga unida, ya que es muy improbable que se quiera estar a distancia sin una fecha límite.

En este tipo de parejas las personas no se pueden ver todo lo que desean, por lo que “se produce un exceso de demanda por miedo a no saber lo que hace la otra persona”, explica Magdalena Salamanca, psicóloga especializada en terapias de pareja, familiares y sexuales.

“El 90% es irreal, no está basado en nada en concreto, sólo en pensamientos propios”, agrega. Los problemas además, pueden ser muy diferentes dependiendo de los factores que los causen, como la falta de dinero que posibilita viajar y concretar un encuentro, o la falta de tiempo para dedicarle a la otra persona. “Las parejas a distancia deben intentar ser ingeniosas, sorprender al otro con mensajes, cartas y detalles de cualquier estilo”, aporta la licenciada Ruth Zazo.

La comunicación es lo principal en este tipo de uniones. Si ésta se interrumpe, no habrá nada que sostenga la relación, por lo que puede llegar drásticamente a su fin. Y si se trata de países distintos, que además se encuentran en diferentes zonas horarias, los esfuerzos por mantener el contacto deben multiplicarse: hacer esfuerzos por dormir más tarde o levantarse antes para poder coincidir, más allá de que siempre es recomendable que la relación no entre en una rutinaria rigidez por este tema.

Resulta obvio que no es lo mismo arrancar juntos y luego tener que alejarse, que directamente generar un vínculo distancia. En las parejas que nunca tuvieron contacto físico todo suele ser más intenso, a riesgo de idealizar demasiado al otro. Tanto que puede ser decepcionante al momento de producirse el encuentro.

Queda claro que no es sencillo sostener una relación de pareja a la distancia. Es muy difícil generarla y darle futuro sin conocer al otro, y también sostenerla en el caso de los que ya experimentaron estar en contacto, salvo que el alejamiento sea momentáneo, con fecha concreta de reencuentro. Eso significará que en el horizonte se mantiene un proyecto en común juntos.

Táctica

Si te he visto, sí me acuerdo

Las parejas más jóvenes pueden estar más acostumbradas a la distancia por el aumento del uso de páginas de internet en donde encontrar pareja o conocer gente. ¿Y cuándo se producen peleas? En estos casos, los especialistas sugieren utilizar las videoconferencias, porque los pilares para que una relación a distancia funcione son la confianza y una buena comunicación. Escuchar el lenguaje verbal y observar el gestual permitirá aumentar las probabilidades de entendimiento hacia el otro. Porque los gestos y la entonación son claves y nos dan una mayor información del otro.

¡Pero cuidado con el control!

La tecnología, una gran aliada

El uso de las nuevas tecnologías sirven para mantener la relación y, en muchos casos, para iniciarla. Gracias a la existencia de medios, son muchas las parejas que deciden mantener su vínculo pese a no verse tanto como les gustaría. Skype o Whatsapp permitieron que el contacto entre unos y otros sea lo más real posible, aunque también puede haber una contra en esto: que una de las partes las utilice como un instrumento de control hacia el otro. Ver cuándo está conectado, en línea, su GPD es caldo de cultivo para los dominantes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído