El clima en Neuquén

icon
15° Temp
31% Hum
LMNeuquen Neuquén

Remigio Boch, el inventor del primer hidrodeslizador

Inmigrante italiano, llegó a la Confluencia antes de que se fundara la ciudad de Neuquén. Fue herrero, concejal y uno de los socios fundadores de CALF.

La mayoría de quienes transitan hoy por la primera cuadra de la calle Alcorta seguramente desconocerán que en una de sus veredas, hoy poblada de comercios, encierra una rica historia que la conecta con el nacimiento de la ciudad. Allí, a la altura del 34, está enclavada una vivienda que perteneció al primer herrero de la ciudad, autor de uno de los inventos más trascendentes de la época.

Ese innovador fue Remigio Boch, un hombre nacido en Italia, en la Región de Toscana, se cree que en Montepulciano.

Te puede interesar...

Llegó a la Argentina solo. Posteriormente arribaría uno de sus hermanos, que se asentó en una chacra en Cipolletti y que mantuvo el apellido original de la familia Bocci.

10A.jpg

Según cuenta su nieta Elsa, el nombre original era Remigio Guido Bocci. Cuando venía en la campaña con Rudecindo Roca, perdió sus documentos en una inundación y, al extenderse el nuevo, se lo registró como Remigio Boch.

Llegó a la Argentina cuando tenía 14 años. Tomando como fuente los relatos de sus familiares, había llegado a tierra neuquina como armero del ejército de Rudecindo Roca, oficio que debió abandonar porque en ese tiempo una ley de la Nación no permitía que los extranjeros fueran armeros en el ejército.

En 1884, ya finalizada la campaña, las tropas siguieron guarneciendo la línea de los ríos Negro y Neuquén. En 1897, el general Rudecindo Roca en su carácter de Comandante de la División de los Andes propuso establecer una línea de fortines paralelos a la cordillera para asegurar la frontera y proteger a los pioneros que llegaban a poblar estas tierras.

10B.jpg

La División de los Andes se puso en marcha en enero de 1898 desde su asiento en General Roca y llegó hasta la entrada del Chapelco. Allí dejó una guarnición y prosiguió al norte hacia Copahue, regresó por la cuenca del río Agrio hasta la confluencia del Río Neuquén y Limay, volviendo al asiento de su división.

Remigio participó en esta campaña como armero. Al regresar y como tenía que dejar las filas del ejército se radicó en Luego se asentó en Cabo Alarcón, puesto que desapareció con la obra del Chocón. Allí trabajó como herrero. En este paraje conoció a su esposa María Retamal, nacida el 5 de agosto de 1885. Del matrimonio nacieron varios hijos, de los cuales sólo sobrevivieron Yolanda, Alfredo, Elisa, Emma y Aurora.

Radicado definitivamente en Neuquén, instaló un taller mecánico al que denominó Fabrica a vapor de carros y carruajes La Elisa, en recuerdo de su hija que había fallecido a los 26 años.

El taller se ubicaba en Perito Moreno 34, en el mismo predio en la parte posterior del terreno construyó su vivienda familiar, de planta baja y primer piso. Esta vivienda, que aún se conserva en estado original es propiedad de sus descendientes, está oculta a la vista del transeúnte por el local comercial edificados en el frente.

Boch fue el primer herrero de Neuquén, se encargaba de arreglar los carros que traían y llevaban cargas con los frutos del país a la Estación del Ferrocarril, que llegaban desde distintos lugares del interior, en especial las ruedas que se deterioraban con los viajes por los caminos en precarias condiciones.

El taller se ubicaba en un lugar estratégico a dos cuadras de la Estación y a una de La Nacional y del Grand Hotel de los Linares.

Otra de sus especialidades era la de fabricar carros y piezas para distintos transportes, complementando su actividad de herrero con la mecánica.

10C.jpg

Boch ocupó por elección popular el cargo de Concejal Municipal por el Partido Socialista, durante la intendencia de Enrique Carro (1921- 1925) y durante la gestión de Evaristo Santamaría (1932-1933)

El primer carrito recolector de basura lo hizo él, su caja era volcable, y era tirado por tres mulas.

A la vez se desempeñó como empleado encargado de la red de aguas corrientes de la Municipalidad de Neuquén. Para ello construyó un tanque de agua que bombeaba desde el río Neuquén y que estaba ubicado en la zona donde hoy está el Policlínico ADOS. Desde allí extendieron cañerías dando agua al hospital, al cementerio y plazoletas. Además se instalaron canillas públicas en diferentes lugares.

Boch fue socio fundador de CALF, teniendo como accionista el número cuatro e integró el Primer Concejo de Administración de la Cooperativa como vocal.

Este hombre que trascendió por sus conocimientos en física y sus inventos mecánicos contribuyó al progreso y al engrandecimiento nacional empuñando herramientas que han dignificado su obra.

Luchó sin apoyo oficial, venciendo todas las dificultades de la burocracia y muchas veces la desilusión de ser ignorado por los políticos de turno, pero nunca se detuvo.

Falleció en Neuquén, la tierra a la que llegó y eligió para siempre, el 2 de octubre de 1962.

Un gran invento para la época

Remigio Boch dedicó su atención a la exploración del Limay e inventó el primer hidrodeslizador a propulsión aérea, el que construyó sobre sus planos, en su propio taller, y fue probado en el río en 1914.

Con un motor a nafta de 60 caballos, remontó el Limay con 28 pasajeros a razón de 15 kilómetros por hora. En aquel entonces no resultó económico por el elevado costo del combustible, aunque Boch siguió utilizando este medio de transporte para uso personal.

Debido a este invento en el centenario de la Independencia Argentina (1916), Boch recibió el reconocimiento del pueblo del Neuquén y en un acto homenaje se le hizo entrega de una medalla de oro, la cual en una de sus caras representa a la libertad y se reproduce el hidrodeslizador, y en la otra se lee: “En el Centenario de la Independencia Argentina, el pueblo del Neuquén a Remigio Boch. 1916”.

Se le entregó además una bandera argentina, bordada en hilos de oro por las Hermanas de María Auxiliadora de Junín de los Andes, que dice: “Pueblo del Neuquén. Remigio Boch”. En el centro tiene bordado el escudo nacional.

(*) La autora es Miembro de Número de la Junta de Estudios Histórico

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

14.166666666667% Me interesa
85% Me gusta
0% Me da igual
0.83333333333333% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario