Robocom, los minijuegos olímpicos de los robots

Hay tres disciplinas: sumo, carrera y laberinto. Arranca a fin de mes.

El Campus Pilar de la Universidad Austral será sede de la Robocom 2016, la competencia en la que más de medio centenar de robots se enfrentarán en tres disciplinas: una lucha tipo sumo -en la que deberán sacar del campo a un oponente-, una carrera de velocidad y otra en la que deberán salir de un laberinto sin ayuda. Será la cuarta edición y contará con dos categorías: estudiantes de escuelas no técnicas y de la Liga Nacional de Robótica.

La primera ya cuenta con 65 inscriptos que participarán en 15 equipos. “Les damos un curso dos meses antes y un kit de robótica. Terminan de armarlo fuera del curso y vuelven para la competencia”, explicó Ignacio Núñez, coordinador de la Robocom 2016. La segunda es parte de una de las fechas de la Liga Nacional, en la que se espera participen unos 50 robots.

Las disciplinas
En el sumo los robots deben cumplir dos requisitos: tener un tamaño de 20 centímetros por 20 centímetros y un peso máximo de tres kilos, además de la imposibilidad de usar sensores comerciales, porque la idea es incentivar a los propios participantes a que desarrollen tanto el software como el hardware. “Hay variedades. Algunos, por ejemplo, tienen una pala mecánica para levantar al oponente y sacarlo del tatami”, contó Núñez. En la categoría carrera compiten de a dos robots y es más parecida a un scalextric con la diferencia de que el robot se maneja solo. La tercera competencia es el laberinto: los robots son autotripulados (autónomos), con sensores que van detectando las paredes, y tienen que salir en el menor tiempo posible del circuito.

Participan miembros de la Universidad Tecnológica Nacional de Bahía Blanca (referentes en robótica), del Colegio Lasalle de Buenos Aires y la Universidad Austral. Además, habrá una categoría especial que se llama “robots libres” para gente que no representa a ninguna entidad educativa y que suelen ser ex alumnos. “Este tipo de competencia fomenta que esta gente no se vaya del país”, dijo Núñez, y recordó que “el problema que tuvimos siempre es que nuestros profesionales se terminaban yendo porque acá no encontraban lo que necesitaban tecnológicamente. Aunque el principal capital de la informática es el capital intelectual”, aclaró.

En salta
El taller gratuito que enseña y ya inventó a Silvio

En la localidad salteña de Campo Quijano, el taller gratuito conducido por el profesor de Tecnología Carlos Ríos, en la Escuela Técnica 3106 Ingeniero Maury, es cada vez más requerido. La consigna: ser curioso y comprometido con la comunidad. Y van unos 30 adolescentes que buscan “un espacio de reflexión y aprendizaje”, apunta el docente. El objetivo de este taller es que en noviembre, cuando finalice, los chicos lleven lo que inventaron a sus comunidades y repliquen la experiencia. “El saber se debe compartir”, afirma Ríos. ¿La estrella del lugar? Silvio, el robot limpiador de la escuela.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído