"Rodríguez Lastra mintió y engañó a la joven"

Lo manifestó el juez al condenar e inhabilitar al médico cipoleño.

POR ALBERTO RIVERO - riveroa@lmneuquen.com.ar

Finalmente, la Justicia condenó al médico cipoleño Leandro Rodríguez Lastra a la pena de un año y dos meses de prisión en suspenso e inhabilitación para ejercer cualquier tipo de cargo en la Administración Pública por el plazo de dos años y cuatro meses, por obligar a una joven a continuar con su embarazo. En su fallo, el juez Álvaro Meynet dijo que fue “mal funcionario” y que engañó a la joven y a su familia para dilatar los tiempos. La sentencia tuvo en cuenta la perspectiva de género y marca un precedente a nivel nacional.

Te puede interesar...

El ginecólogo fue penado por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público al ser declarado culpable de obstruir un aborto legal a una joven víctima de violación en abril del 2017. En ese momento, Rodríguez Lastra se desempeñaba como jefe del servicio de Ginecología del hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti. Además, no estaba registrado como objetor de conciencia.

La sentencia se dio a conocer ayer a las 13, a poco más de cinco meses de que fuera hallado culpable tras realizarse el juicio, pero en esta oportunidad, ni Rodríguez Lastra ni sus abogados defensores estuvieron presentes en la sala para escuchar el fallo.

En sus fundamentos, Meynet señaló que en casos como estos existe el deber de juzgar con perspectiva de género para poder evidenciar el impacto que las normas generan en un contexto de desigualdad de poder basada en el sexo.

Según expresó el magistrado, la inhabilitación especial imposibilitará a Rodríguez Lastra el ejercicio de cualquier cargo electivo en el ámbito público y cargos designados por autoridad administrativa. Es decir que, si el fallo queda firme, no podrá ejercer como médico en ningún hospital público ni asumir compromisos como el de diputado. Sin embargo, sí estará autorizado a prestar servicios médicos en el ámbito privado.

Entre las pautas de conducta que se le impusieron al ginecólogo, el juez mencionó fijar un domicilio, abstenerse del consumo de estupefacientes o abusar de bebidas alcohólicas, mantener un modo de vida normal, presentarse mensualmente ante el organismo de control y no tomar contacto con la víctima por ningún medio. En caso de incumplimiento, se podrá revocar la condicional y exigir el ingreso a un establecimiento carcelario.

Meynet destacó que al momento de los hechos Rodríguez Lastra no estaba incorporado al registro de objetores de conciencia ni tenía una postura pública contraria al aborto no punible.

“En el juicio el acusado afirmó haber practicado abortos en otros casos”, indicó. Aseguró que la joven denunció que su embarazo era producto de una violación y que su deseo era interrumpirlo, además de cumplir con los requisitos.

p12-cronologia-rodriguez-lastra.jpg

“Las médicas pidieron su derivación a Cipolletti, pero el acusado se negó a recibirla sin la intervención de un psiquiatra. Las profesionales de Fernández Oro no faltaron a la verdad y quedó demostrado. El acusado mintió para justificar que demandó un requisito innecesario; fue una excusa para dilatar su intervención. Mintió porque no podía explicar lo inexplicable, por lo absurdo”, expuso.

Agregó que el ginecólogo en ningún momento tuvo la intención de respetar la decisión de la joven. “Según constó en el juicio, presentaba un embarazo de entre 20,3 y 21 semanas de gestación. De acuerdo con esto podemos establecer que el plazo, si bien estaba en el límite, conforme al protocolo era posible realizarlo. La práctica era factible y el propio acusado no era ajeno a la demora”, relató Meynet, y afirmó que Rodríguez Lastra mintió sobre un posible cuadro infeccioso, que no lo consignó en la historia clínica ni se lo explicó a la paciente.

“Los protocolos incluso recomiendan atrasar la práctica abortiva en caso de infección, pero no suspenderla. En ninguna decisión participó la paciente”, afirmó el juez.

En este sentido, el magistrado añadió que le suministró fármacos para revertir el proceso iniciado por la paciente porque nunca tuvo la intención de contemplar la práctica. “Rodríguez Lastra no respetó el derecho de la paciente de disponer de su cuerpo y de su salud”, relató. Meynet se refirió al médico como un “mal funcionario” y aseveró que no solo engañó a la joven sino también a toda su familia, dejando importantes secuelas.

--> Podrían impugnar parte del fallo

El fiscal Santiago Márquez Gauna dijo a LMC que hay cuestiones que no comparte, por lo que podría impugnar parte del fallo. “Él seguirá gozando del principio de inocencia hasta que no se agoten todas las vías penales”, indicó el fiscal, solicitando que no se suspenda el sumario contra el médico. Aseguró que la joven está satisfecha con los resultados del juicio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído