¿Sabías? Limpiarse las orejas con un hisopo está muy mal

El cotonete puede causar daños graves en el oído.

Sí, es cierto que ver la cera da asco y es sinónimo de suciedad. Y, claro, también es normal intentar retirarla con hisopo. Pero esto es incorrecto: el cerumen forma parte de las defensas del cuerpo y limpia, lubrica y protege el conducto auditivo al atrapar la suciedad y retrasar el crecimiento de bacterias. Además, intentar extraerla con los cotonetes es un modo erróneo de higiene, ya que podemos dañar el canal auditivo o el tímpano.

De acuerdo a una investigación estadounidense, más de 260.000 menores de 18 años fueron atendidos por lesiones auditivas relacionadas con hisopos en los servicios de emergencia de ese país entre 1990 y 2010. El cuerpo extraño y la perforación de la membrana timpánica fueron los diagnósticos asociados más comunes. “A pesar de las advertencias contra el uso de hisopos en el canal auditivo y de su uso por parte de los niños, estas lesiones continuaron ocurriendo”, señalaron los autores.

Te puede interesar...

Contrario a lo que se cree, la mayoría de las personas no necesita limpiar sus oídos, según afirmaron los especialistas, quienes recomendaron evitar escarbar en el interior del oído y esperar a que la cera se afloje y salga al oído externo (la parte visible), desde donde puede ser retirada suavemente durante el baño. “En la mayoría de las personas, una pequeña cantidad de cerumen suele desplazarse hasta la abertura del oído, donde el agua lo elimina o sale por sí solo a medida que el nuevo cerumen secretado lo reemplaza”, explicaron desde la Clínica Mayo.

La cera puede acumularse y obstruir el canal auditivo cuando se secreta en cantidad excesiva o no se la elimina bien, lo que puede generar un tapón de cera, que suele producirse cuando las personas tratan de limpiarse ellas mismas los oídos con hisopos de algodón u otros productos. Así, no logran extraerlo y, al contrario de su deseo, lo empujan más adentro en el oído. Los signos para esta afección son el dolor de oído, la sensación de inflamación en la zona, zumbido o ruidos en los oídos y disminución de la audición. Ante la aparición de esto, es clave concurrir al especialista, quien puede extraer el exceso de cera con un pequeño instrumento curvo, llamado legra.

¡Cuidado con la medicina alternativa!

Además de rechazar el uso de hisopos para la higiene auditiva, los especialistas aseguraron que las medidas alternativas a las que recurren algunas personas pueden ser riesgosas para la salud.

Varios médicos apuntaron contra la técnica en la cual se introduce una vela encendida, con forma de cono y hueca, en el oído para intentar retirar la cera. La teoría es que el calor de la llama creará un tapón de vacío y la cera se adherirá a la vela. Desde la Clínica de Mayo afirmaron que los estudios demostraron que no funcionan y que pueden ocasionar lesiones, como quemaduras, obstrucciones del conducto auditivo e, incluso, perforaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído