Salvaje ataque de motochorros a un policía cipoleño

Motoqueros lo agarraron a cadenazos y le fracturaron el tabique.

Lejos de un feriado amigable y calmo por el Día de la Bandera, la Policía local tuvo que lamentar ayer la brutal agresión que sufrió uno de sus hombres: un agente, de 23 años y en servicio, fue atacado por un violento motociclista que le pegó un cadenazo en la cabeza y le fracturó el tabique de la nariz.
El agresor intentaba así evitar que el uniformado se llevara detenido a uno de sus amigos, también motoquero, quien minutos antes había abollado de una patada una de las puertas del patrullero que conducía el efectivo, perteneciente a la comisaría del barrio La Paz.

Según informó Daniel Uribe, al frente de la Comisaría 32ª, alrededor de las 7:30 de ayer, el agente regresaba de Ferri, donde la Policía cumple una consigna en una vivienda por violencia familiar. Volvía así con el relevo del puesto, que es otra agente policial, y una mujer policía que tiene el grado de cabo primero.

Cuando transitaban por la intersección de calle Mengelle y la Circunvalación Arturo Illia, observaron cómo un grupo de jóvenes hacía picadas y willys con sus motos, entre otras peligrosas maniobras, por lo que decidieron detenerse para llamarles la atención sobre su conducta.

El uniformado decidió entonces descender del rodado y pedirles que depusieran su actitud, porque podían ocasionar un accidente de tránsito, a lo que uno de los infractores respondió con una patada que abolló el patrullero.

Salvadora: Una policía efectuó disparos disuasivos y evitó que lo siguieran golpeando.

Tras esta agresión, el efectivo inmovilizó al violento motociclista para detenerlo. Pero no alcanzó a llevárselo del lugar, porque el grupo que entonces había tomado distancia, se le fue al humo al ver que intentaba llevarse detenido a uno de sus amigos. Rápidamente se presentaron y con violencia inusitada evitaron que lo trasladaran a la unidad policial más cercana.

Se trenzaron a los golpes y uno de los atacantes descargó toda su furia con una cadena en la cabeza del policía, que le quebró el tabique.

Uribe contó que el agente "trastabilló y cayó mareado al piso producto del golpe"; y aunque sus compañeras pidieron apoyo a la unidad, los sospechosos se dieron a la fuga raudamente en sus respectivas motocicletas.

"Igualmente, están identificados y tratamos de ubicarlos para notificarlos de las actuaciones en su contra", sostuvo el comisario de la 32. Algunos, advirtieron, son conocidos por la Policía por haber cometido hechos delictivos en la ciudad bajo la modalidad de motochorros.

La agresión que sufrió el agente es grave pero pudo haber sido peor, si no fuera por la intervención de una de sus compañeras, adiestrada en el manejo de la escopeta. Uribe destacó que la cabo primero que lo acompañaba efectuó varios disparos al aire de modo disuasivo y de rebote con su escopeta reglamentaria para que depusieran su actitud, ya que aún cuando el agente se encontraba en el piso, totalmente mareado, lo seguían golpeando sin piedad.

"Para entonces ya eran más de diez, y la acción de la mujer policía fue fundamental para que no continúen con la agresión, los hizo retroceder", destacó Uribe.

Se repone tras el salvaje ataque

Cuando los violentos se alejaron del lugar, el agente malherido, quien tiene más de dos años en la fuerza y está para ascender a cabo, tuvo que ser derivado de urgencia al hospital local, ya que sangraba mucho. Allí le practicaron las primeras curaciones y luego fue trasladado hasta otra clínica privada, donde le realizaron estudios de mayor complejidad. Según Uribe, por el golpe tiene una fractura de tabique nasal, pero no sufrió lesiones en la cabeza. "Todavía permanece en observación, pero en las próximas horas le van a dar el alta porque ha respondido bien", finalizó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído