"Se hizo todo lo que se pudo para tratar a Fontán"

Lo afirmó un psiquiatra que lo atendió antes del crimen de Lozano.

Por Agustina Benatti - policiales@lmneuquen.com.ar

A poco de que concluya el juicio por jurados por el crimen del ingeniero Matías Lozano, testigos dieron cuenta del estado de salud mental de Marcos Fontán Guzmán, quien padece un trastorno limítrofe de la personalidad por el que ha requerido tratamiento psiquiátrico. Además, se planteó que, por las características de un brote psicótico, posiblemente Fontán Guzmán no lo haya sufrido, como planteó la defensa desde un principio.

Te puede interesar...

La cuarta jornada contó con varios testimonios que contribuyeron a reconstruir el tratamiento que recibió el acusado durante los últimos años y cómo fueron las semanas previas al crimen, ocurrido el 28 de noviembre de 2018, un día después de que recibiera el alta de una internación en Salud Mental del hospital Castro Rendón.

Uno de los profesionales que testificaron fue un psicólogo forense que evaluó al joven en diciembre y determinó que es una persona “suspicaz y egocéntrica”, con “tendencia a guardar rencor”, aunque, en el contacto con el otro “es una persona aceptable, empática, pero que espera mucho de los demás”.

“Cuando los demás no están a la altura de lo que necesita, se frustra y se enoja; cuando se enoja empieza a pensar mal. Esto alimentó su ser durante años, estuvo albergando tensión psicológica”, sostuvo.

Además, explicó que cuando lo entrevistó, el acusado “contó que conoció a esta persona a través de una aplicación tipo Tinder con la cual ya había tenido un acercamiento anterior. Tuvo un segundo encuentro y tras mantener relaciones tiene una reacción agresiva, ante un intento de abrazo por parte de la víctima, le viene un enojo”.

“Este acto, creo yo, que para él fue liberador en algún sentido de una carga que venía acumulando en su vida. Venía de dos tentativas de suicidio”, sostuvo el psicólogo y sentenció: “Esto era una crónica de una muerte anunciada”.

Si bien en un momento el perito dijo que el crimen no era consecuente de haberle dado el alta, ante una pregunta del defensor sostuvo: “De estar internado no hubiera matado a la persona que mató, pero se lo podría haber hecho a cualquier otra persona. Yo no hubiera dado el alta”.

Su diagnóstico

Ayer también declararon dos psiquiatras que atendieron a Fontán Guzmán previamente y manifestaron que el joven tiene un trastorno de la personalidad y un “cuadro depresivo”. Así, se dejó claro que recibió distintos tratamientos y acompañamiento psiquiátrico a lo largo de su vida, al igual que medicación acorde a lo que consideraron los médicos que lo trataron.

Una psiquiatra declaró que el 9 de noviembre solicitó al Castro Rendón la internación de Fontán Guzmán luego de que su madre pidiera ayuda, ya que su hijo estaba con pensamientos suicidas.

El 27 recibió el alta y el psiquiatra que lo dispuso confió: “Se hizo todo lo que había que hacer y que estaba a nuestro alcance para darle un tratamiento a Fontán”. También rescató que, al momento de darle el alta, se dejó constancia de que estaba con “conciencia lúcida” y “juicio conservado”.

Sobre al brote psicótico, los profesionales se basaron en las características generales de este cuadro para sostener que probablemente Fontán Guzmán no haya sufrido uno. Si bien dijeron que no hay una generalidad ni siempre ocurre de la misma forma, se caracteriza por “alucinaciones, delirios y desorganización del pensamiento”.

Recuadro-cronología-página-12.jpg

“Creemos que hay irregularidades en los testimonios”

“Nosotros no negamos que estuvo en el lugar ni lo que pasó, pero vemos muchas irregularidades en los testimonios”, explicó una de las tías de Marcos Fontán Guzmán a LM Neuquén, y apuntó a que varios peritos y profesionales que intervinieron en el caso “cambiaron” su declaración inicial.

“La verdad es que no se sabe qué pasó en el departamento, no estoy diciendo que mi sobrino no haya hecho eso. Lo que están haciendo es manipular la información. ¿Qué procuran, ganar un caso o hacer Justicia?”, sostuvo la tía de Fontán Guzmán.

“Para mí que se haga Justicia es que las personas que atestiguaron hasta ahora no cambien sus versiones, que digan las cosas como son, que no quieran manipular los testimonios”, agregó.

Marcos Fontán Guzmán llegó al juicio acusado por los delitos de homicidio simple, estrago doloso y robo simple. Si bien la pena en expectativa para los casos que son juzgados bajo la modalidad de jurado popular es mayor a 15 años, por lo que se lo acusa, eventualmente podría recibir una pena que va de 8 a 46 años de prisión.

“Estamos preocupados porque vemos que no hay transparencia en la investigación, hay muchos testigos que contradicen los informes y lo que habían declarado en un primer momento”, aseguró la mujer y agregó: “No siento que esté el derecho de la legítima defensa”.

LEÉ MÁS

Forense declaró que el ingeniero intentó defenderse

Para la defensa, el crimen del ingeniero fue por un brote psicótico

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído