Serían 16 los neuquinos al amparo de la Ley Brisa

Son hijos de mujeres víctimas de femicidio y cuyos papás están presos.

POR AGUSTINA BENATTI / benattia@lmneuquen.com.ar

“Es una muy buena noticia. Todos al principio nos decían que iban a ayudar y cuando llegó el momento no quedó nadie. Esto nos levanta un poco el ánimo”, confió Félix emocionado tras conocer que se había reglamentado la Ley Brisa. Luego del femicidio de su hermana, Laura Painefilú, sus tres sobrinos quedaron a cargo de su familia y ahora serían beneficiados por la ley, que brinda un resarcimiento económico para los hijos e hijas de mujeres que murieron en un contexto de violencia de género.

La ley tan esperada e impulsada por familiares de víctimas de femicidio en nuestro país entró en vigencia el lunes pasado, luego de ser aprobada con 203 votos el pasado 4 de julio.

Te puede interesar...

Precisamente, el texto establece una reparación económica y cobertura de salud integral para las víctimas colaterales de los femicidios, es decir, los niños, niñas y adolescentes cuyo padre haya sido condenado, procesado o se haya suicidado luego de cometer el femicidio.

“Mis sobrinos están en la casa de mis padres pero es chiquita, con dos habitaciones nada más. Mi hermana, Eva, se quería ir a alquilar con ellos pero tiene dos nenes más. Se complica mucho. Es triste y lamentable, pero es lo que estamos viviendo”, explicó Félix, y agregó que los chicos tienen 17, 13 y 9 años.

p28-f01-poli.jpg

En junio de 2017, su hermana Laura (33) fue asesinada a puñaladas por su ex pareja y padre de sus hijos, Esteban Antileo. “A veces se hace pesado. Acá en Junín de los Andes el invierno vino bravo, a la más chiquita mi mamá le tuvo que pagar un transporte para que pueda ir a la escuela”, aseguró el hombre.

Los tres hijos de Laura se suman a los 64 neuquinos cuyas madres fueron víctimas de femicidio en los últimos diez años. Estos datos se desprenden de un relevamiento propio realizado por LM Neuquén a partir del registro nacional de femicidios de la Casa del Encuentro, ya que en la provincia no hay una estadística oficial. De ahí se desprende que al menos 16 de ellos deberían ser beneficiados por la Ley Brisa.

En los últimos diez años hubo 45 femicidios en toda la provincia, que dejaron en total 64 hijos e hijas sin sus madres.

“Me parece justo”

Además de la lucha librada en las oficinas judiciales por obtener condenas firmes, los familiares de las víctimas se enfrentan al desafío de la crianza y la tutela de los más chicos.

p28-f01b-mayra-saavedra.jpg

“A mí me llamaron un miércoles a las 23 para decirme que mi mamá estaba muerta, que la había asesinado el marido. Lo primero que se me vino a la cabeza era cómo estaba mi hermanito y que se tenía que venir conmigo”, aseguró sin titubear Mayra Saavedra (26), hija de Sandra Merino, asesinada en 2016 por su pareja Gonzalo Alarcón Medina.

“Creo que no existe una reparación para la pérdida de una madre, pero en mi caso me encontré con que mi hermano de 3 años no tenía donde vivir. Me parece que es justo, que es un derecho de él”, afirmó la joven que ahora pelea por la tutela de su hermano, que cumplió 5.

p28-opinion-ley-brisa.jpg

“Se acuerda mucho de mamá. La ama y hay noches que la extraña más que otras”, aseguró Mayra y agregó: “También sabe de su papá y a veces lo extraña, es lógico. Creo que mientras crezca y tenga noción de lo que vivió le va a costar más aceptar. Él estaba ahí cuando pasó todo, quisiera que nunca recuerde eso porque debe haber sido horrible, pero es algo que vamos a tener que ir trabajando”, concluyó la joven.

--> Por decreto, ya entró en vigencia

Si bien no hay cifras oficiales, se estima que son casi 3500 niños, niñas y adolescentes los beneficiarios a nivel nacional. La ley establece una reparación equivalente a la jubilación mínima -$8600- y que será recibida hasta los 21 años. No excluye los casos que no hayan sido juzgados como femicidio, pero sí tiene una zona gris cuando la víctima era madre soltera.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído