Si los padres viven mucho tiempo, los hijos también

Un estudio confirma la relación entre la longevidad de unos y otros.

Inglaterra
Cuanto más tiempo vivan nuestros padres, más probable será que también nosotros seamos longevos y que lleguemos a los 60 o 70 años en un buen estado de salud, sobre todo en lo que respecta a una serie de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de tumores, según se desprende de una investigación llevada a cabo por un grupo internacional de científicos financiado por el Consejo de Investigación Médica (Medical Research Council, MRC).

Si uno de los progenitores supera los 70 años, hay más chances de que los hijos lleguen sanos a la misma edad.

El macroestudio, publicado recientemente en el Journal of the American College of Cardiology, dirigido por la Universidad de Exeter (Inglaterra) y en el que participaron durante un periodo de hasta ocho años 186.000 personas de entre 53 y 73 años, considera que nuestras posibilidades de supervivencia se incrementan un 17% por cada década que al menos uno de nuestros progenitores viva más allá de los 70 años.

Es la primera vez que se hallan evidencias de que saber a qué edad fallecieron los padres de una persona podría ayudar a predecir el riesgo de llegar a sufrir en el futuro enfermedades cardiovasculares, así como diferentes aspectos de la salud cardíaca y circulatoria. Este descubrimiento abre importantes posibilidades para desarrollar una medicina preventiva dirigida a evitar que dichas dolencias lleguen a producirse.

Según la investigación, aquellos con los progenitores más longevos sufrían menos enfermedades circulatorias, insuficiencia cardíaca, derrame cerebral, hipertensión, niveles altos de colesterol y fibrilación auricular. De hecho, el riesgo de fallecer por un problema al corazón descendía un 20% por cada década que al menos uno de los padres superaba después de los 70 años. También afectaba a los casos de cáncer: una mayor longevidad de los padres reducía un 7% los riesgos de llegar a sufrirlo.

Pese a que factores de riesgo como son el tabaquismo, el alcohol, la inactividad física y la obesidad son determinantes para la esperanza de vida, el número de años vividos por los padres de la persona seguía sirviendo de elemento predictivo en cuanto a las chances de enfermarse.

La doctora Janice Atkins, investigadora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter y autora principal del artículo, explicó: “Preguntar acerca de la longevidad de los padres podría ayudarnos a predecir nuestras probabilidades de envejecer bien y de desarrollar afecciones como una enfermedad del corazón, con el fin de identificar a los pacientes con mayor o menor riesgo y así tratarlos a tiempo”.

Investigación
¿Una dieta sana detiene el alzhéimer?

Una investigación sugiere que una dieta saludable, además de favorecer al estilo de vida, tiene un gran peso para reducir la progresión de la enfermedad de Alzheimer. El trabajo ha sido publicado en la revista American Journal of Geriatric Psychiatry.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído