Tedioso acampe para conseguir un banco en la escuela

Como ocurre todos los años, los padres hacen el aguante para garantizarse un lugar para el 2016.

Más de 20 familias, entre madres, padres y niños, se establecieron ayer frente a las puertas de la Escuela 125, ubicada en Roca y Bouquet Roldán, a la espera de la apertura de inscripciones para primer grado, con el objetivo de conseguir uno de los ansiados cupos que otorga el establecimiento para el 2016.

Durante noviembre y diciembre, las escuelas realizan las matriculaciones para los alumnos que ingresarán el próximo año. Esta situación no suele ser tarea fácil para los padres, que deben destinar gran cantidad de su tiempo en interminables filas, e incluso renunciar a la comodidad del hogar, obligados a permanecer la noche anterior a la intemperie con el único fin de conseguir un lugar.

Pasadas las 15 de ayer, alrededor de unas 20 reposeras de todos los estilos y colores se alineaban una al lado de la otra en orden de llegada. El número crecía con el correr de las horas. Algunos elegían ponerse en ronda para conversar y tomar mate esperando que el tiempo pase más rápido. "Desde las 6 de la mañana estoy esperando y me quedo hasta mañana a las 9. Todos los años pasa lo mismo", mencionó Agostina, una de las mamás.

Muchos padres tuvieron que pedir permiso en sus trabajos para poder hacer el acampe en la escuela. Muchos padres tuvieron que pedir permiso en sus trabajos para poder hacer el acampe en la escuela.

Muchos de estos padres estaban dispuestos a permanecer un día entero acampando, otros preferían organizar turnos entre dos o más miembros de la familia para hacerlo más llevadero. "Mi mamá vino cerca de las 9 de la mañana, después la reemplacé yo, ahora viene de vuelta y después me quedo yo toda la madrugada. Lo importante es tener dónde sentarse y algo a la noche para cubrirse", comentó Andrés, mientras permanecía en el piso con su hijo en brazos.

Muchos de lo que esperan ya se conocen. El año pasado vivieron una situación similar para anotar a los chicos en el jardín. Actualmente sus hijos son compañeros y lo seguirán siendo el próximo año si es que consiguen finalmente poder inscribirlos. El conocerse facilita las cosas, hace más amena la charla y permite que se organicen para llamar y pedir comida. Se cuidan, se ayudan y hasta reparten números para respetar los lugares y el orden de llegada. "La noche es eterna, mirás y mirás la hora esperando que pase", concluyó otra de las mamás.

Las inscripciones comenzaron el 17, día en el que se le dio prioridad a hermanos de alumnos, niños judicializados y discapacitados y continúan hoy para los chicos que se domicilian en el radio del establecimiento.


Paciencia
Con reposeras y al sol esperan en Centenario

La pelea por un banco para los hijos en la escuela primaria quedó visible ayer con el acampe en las veredas en varios establecimientos educativos de Centenario.
Durante varias horas al sol, en reposeras, con un libro en mano o bajo la sombra de algún árbol, decenas de padres esperaron el turno para la inscripción en los colegios.
Un caso ejemplar fue la Escuela 13, muy codiciada por los padres por el radio más cerca en el barrio Sarmiento I. Ese establecimiento desbordó ayer de interesados para sacar la planilla de inscripción. "Esperemos que podamos tener suerte. Quiero que mi hijo vaya a este colegio", enfatizó una de las tantas madres.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído