El clima en Neuquén

icon
26° Temp
19% Hum
LMNeuquen bebé

"Tiraron a nuestro bebé como residuo patológico"

Una pareja denunció al Policlínico Neuquén por deshacerse del cuerpo.

Una grave denuncia de mala praxis sacude al Policlínico Neuquén. Una joven que ingresó con trabajo de parto en septiembre se encontró con la triste noticia de que su bebé había muerto en la panza y le hicieron una cesárea. Sin embargo, el segundo golpe llegó al enterarse de que ni siquiera iba a poder recibir el cuerpo, porque el personal lo desechó como un residuo patológico.

Florencia Aparicio y su marido Rubén llegaron al Policlínico Neuquén el viernes 18 de septiembre con “toda la ilusión” de recibir a su bebé en brazos en unas horas. El embarazo había transcurrido de manera normal y ella había dado a luz a su hijo menor en la misma clínica y confiaba en el personal.

Te puede interesar...

Sin embargo, esa ilusión se vio truncada por los estudios al momento de su ingreso. “Yo estaba de casi 35 semanas. Me hicieron unos análisis y no se lo escuchaba, entonces me dijeron que había fallecido y que me tenían que hacer una cesárea”, recordó con tristeza la mujer en una entrevista a LM Neuquén.

p12-f01b-poli(SCE_ID=466193).jpg

Al día siguiente de la intervención, le comunicaron que iniciarían el trámite para realizar una autopsia al cuerpo del bebé y determinar el motivo del fallecimiento. Por el contexto pandémico, muchos trámites se hacen virtualmente y por eso la paciente debió enviar la autorización vía mail.

Al ser informada de que faltaban algunos datos en la autorización, la mujer mantuvo comunicación los días siguientes para subsanar el inconveniente e incluso contactó a una partera que se había ofrecido a ayudarla a agilizar las cosas.

“El viernes siguiente fui a sacarme los puntos. Mi obstetra estaba nervioso y me dijo que habían llevado el cuerpo a cremación porque lo habían dejado en una sala de restos patológicos donde había un hombre que falleció por COVID-19 y tuvieron que retirar todo”, contó.

A pesar de la confusión, Florencia y Rubén fueron hasta el cementerio esperando recuperar las cenizas de su bebé, pero el personal les informó que dicha cremación no estaba registrada. Tras insistir al personal de la clínica, estos admitieron que el cuerpo del bebé había sido entregado a Cliba por estar contaminado.

A esto le siguieron dos semanas de llamadas, correos e intentos fallidos por conversar con alguien del directorio del Policlínico, hasta que les brindaron una explicación, la cual tampoco bastó. “El 8 de octubre, un doctor me entregó una carta que explicaba que por culpa nuestra, por no retirarlo a tiempo, ellos lo entregaron como residuo patológico. Pero antes de darme el sobre, me pidió disculpas y dijo que fue un error de manejo de ellos. Yo grabé esa conversación. En la carta, en ningún momento se hicieron cargo y nos toman de ignorantes”, señaló.

Ante la falta de respuesta y negligencia demostrada, la familia recurrió al abogado Nahuel Urra y a través de él impulsaron una denuncia por mala praxis contra la clínica neuquina. “Estamos muy mal. Nosotros esperábamos tener a ese bebé. Queríamos al menos cremarlo y poner sus cenizas en un nicho con las de su abuelo, y ahora no tenemos ni dónde ir a prenderle una velita o llevarle flores”, lamentó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

2.1598272138229% Me interesa
0.43196544276458% Me gusta
0.86393088552916% Me da igual
0.64794816414687% Me aburre
95.896328293737% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario