El clima en Neuquén

icon
Temp
60% Hum

Traición y ambición, la trama de la estafa a la Pasteur

El principal involucrado es un empleado que llevaba 12 años en la clínica y tenía el control de toda la contabilidad. La maniobra supera los 50 millones de pesos. La fiscalía se prepara para acusar a 16 involucrados.

En la medida que avanza la investigación queda más a la vista que la millonaria estafa a la Clínica Pasteur es una novela de ambición y traición. El empleado a cargo de la liquidación de salarios duplicaba el pago de sueldos a cuatro compañeros, les transfería dinero a varios ex empleados y además, había incorporado en la planta de la clínica a familiares que no trabajaban, pero percibían un salario y hasta tenían obra social.

La fiscalía de Delitos Económicos está terminando con las pericias contables y en la semana se realizaría la audiencia de acusación a 16 personas por el delito de estafa que por ahora supera los 50 millones de pesos. La Clínica Pasteur ya pasó el manejo de la contabilidad a un estudio y avanza con acciones civiles sobre el empleado desleal.

Te puede interesar...

Una oportunidad

Hace 12 años un joven de 20 años llegó buscando una oportunidad laboral y los dueños se la dieron. En ese joven vieron potencial y apostaron a capacitarlo con distintos cursos de administración y contabilidad que le financiaron con fondos de la clínica.

Fue así que le dieron la confianza para que trabajara en un cargo clave de la clínica, el área contable. Allí se manejan las cuentas, se liquidan los sueldos y los pagos a proveedores.

Nunca imaginaron que algo extraño estaba ocurriendo con las cuentas pese a que el joven viajaba a Europa todos los años y se formaba como piloto en Allen y se perfeccionaba en Estados Unidos.

Siempre los delincuentes pierden porque los ciega la confianza y la ambición, como pasó con las dos mujeres que estafaron al Consejo Provincial de Educación cobrando las becas que estaban destinadas a estudiantes sin recursos.

El talón de Aquiles de este empleado desleal, que ya tenía 32 años y 12 dentro de clínica, fue su novia, que pretendió cambiar de obra social.

Un día cayó la mujer pidiendo el cambio de obra social por lo que hubo que imprimir el bono de sueldo y cuando se ponen a ver no trabajaba en la clínica, pero estaba en la lista de empleados, percibía un salario y hasta se le pagaba la obra social.

Ese detalle, del cambio de obra social, fue el que abrió los ojos de los dueños y con ellos la Caja de Pandora.

El empleado a cargo de la liquidación renunció de inmediato mientras los dueños de la Clínca radicaban en noviembre del años pasado la denuncia en la fiscalía de Delitos Económicos.

El fiscal Marcelo Jara, que se jubiló recientemente, ordenó de inmediato una serie de medidas entre ellas el desbloqueo de 24 cuentas bancarias, el secuestro de legajos del personal de la clínica y de computadoras de oficinas claves.

En paralelo a la renuncia de este empleado renunciaron dos más y dos supervisoras se dieron por despedidas. Cuando se avanzó con la investigación se pudo establecer que los cuatros restantes eran cómplices de la maniobra.

secuestro compu pasteur

Traición

Al descubrir la traición del responsable del área contable, la abogada de la clínica pidió el embargo de todas sus cuentas, de un terreno que compró en Meliquina y la inhibición de bienes. El desleal empleado había alcanzado a mover el dinero de casi todas sus cuentas, pero le quedó prendado un plazo fijo de 700 mil pesos además de un vehículo de alta gama, fruto de la estafa.

Las pesquisas avanzaron y se descubrió que la maniobra era tan impensada como arriesgada. Todos los meses después de la liquidación de sueldos a los 700 empleados de la clínica, repetía la operación con su salario y el de cuatro compañeros más. Además, transfería dinero a ex empleados que estaban involucrados en la estafa.

Pero por otro lado, había ingresado en la planta de la clínica a la novia y varios familiares directos más que recibían todos los meses un salario de unos 100 mil pesos por lo que la clínica hacía los aportes jubilatorios y les pagaba la obra social. Todos habían sido dados de alta en la Afip por este empleado.

Se supone que a los 15 restantes involucrados les cobraba un retorno, pero esto no ha podido ser determinado y algo muy complicado de demostrar, por algo la investigación fue declarada compleja.

Ahora, se aguarda que en la semana los 16 se sienten en el banquillo y se han acusados por la fiscalía bajo la mirada del abogado de la clínica Juan Coto. Todos ya fueron notificados al igual que sus respectivos defensores.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario