Último adiós al cura: aún no se sabe cómo ni por qué murió

La Justicia no descarta un móvil sentimental en el caso Viroche.

Tucumán
Una multitud de fieles, vecinos y amigos de Juan Viroche, el sacerdote encontrado ahorcado en la iglesia tucumana de La Florida, se acercó al velatorio para despedirlo. Muchos rechazaron la hipótesis del suicidio y todos reclamaron justicia. La capilla ardiente se instaló en la iglesia Nuestra Señora del Carmen, en la localidad de Posse, y el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, ofició una misa en memoria del cura. Por momentos, el acceso a la iglesia fue complicado debido a la gran cantidad de personas.

“El padre fue asesinado y están inventando que tenía mujeres para ensuciarlo”, manifestó una de las fieles que fue al velatorio. Los vecinos señalan a los narcos, a quienes Viroche había denunciado varias veces. “Mienten porque a él lo mataron los delincuentes que están en el negocio de la droga”, aseguró una de las vecinas. Al grito de “justicia”, el cortejo fúnebre fue acompañado por personas a pie, motos, autos y hasta una ambulancia con la sirena encendida.

A todo esto, el arzobispo de Tucumán, Alfredo Zecca, aseguró que hace una semana había autorizado el traslado del cura, quien le había solicitado abandonar la parroquia de La Florida debido a que recibía amenazas. Zecca confirmó que el miércoles 28 de septiembre a la mañana se había reunido con el párroco.

Según la investigación del fiscal Diego López Avila, el párroco, quien había denunciando durante años a grupos narcos que actúan en la zona este de la provincia, se suicidó en el interior del templo.

El fiscal continúa adelante con las pesquisas para determinar si se trató de un suicidio inducido y está ahondando en una pista sobre los vínculos sentimentales del sacerdote. En este sentido, López Avila le tomó declaración a una mujer que habría confesado haber mantenido una relación con Viroche hasta marzo, cuando se enteró de la existencia de otra mujer en la vida de Viroche. La testigo, cuyos datos se preservan, habría contado que el cura recibía amenazas de familiares de esa otra joven, quien habría quedado embarazada. Parte de esa historia habría sido publicada y denunciada en Facebook por la familia de esa otra mujer.

Amenazado
“El padre Juan me dijo que quería irse de la parroquia porque recibía amenazas telefónicas, por lo que estaba muy deprimido, muy mal. Estaba muy asustado, muy angustiado y tenía miedo por su familia”.
Alfredo Zecca Arzobispo de Tucumán

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído