Un llamado de atención: reglas claras de Wintershall

POR JAVIER POLVANI - Editor +e

Un llamado de atención para el gobierno nacional actual y futuro llegó desde Kassel, Alemania. El CEO de Wintershall, Mario Merhen, dijo sin empacho que su compañía no tendría dudas en abandonar el país si no se mantienen claras las reglas de juego para los negocios petroleros. En una conferencia de prensa para periodistas argentinos en el marco de la presentación anual de resultados y planes de la compañía, el CEO planteó sus dudas respecto del futuro de los proyectos incluidos en la resolución 46, que estableció subsidios para la producción de Vaca Muerta, fruto de inversiones nuevas.

Wintershall se quejó de entrada contra el plan de subsidios que fue concebido en la época de Juan José Aranguren como ministro de Energía de Mauricio Macri. En principio, cuestionó que nunca se establecieran reglas claras y permanentes. Antes de la firma de la resolución 46, los funcionarios nacionales driblearon en la letra que terminó definiendo el subsidio.

La empresa alemana, subsidiaria del gigante mundial de la industria química BASF, fue la que expresó con más claridad sus quejas. Dejó entrever las sospechas de un acuerdo entre el gobierno y el dueño de Techint, de Paolo Rocca, para favorecer a Tecpetrol, la nave petrolera de la flota de empresas del grupo industrial más grande del país. Toda la industria opinó más o menos lo mismo por lo bajo en su momento. Este año, la relación entre el Gobierno y el magnate que posee la principal fortuna en argentina, según Forbes, se quebró como consecuencia de un nuevo cambio de reglas impuesto por Macri, esta vez perjudicial para Tecpetrol.

El Gobierno le recortó a la empresa de Rocca la mitad de los fondos que le giraría en concepto de subsidio por su producción de gas en el bloque Fortín de Piedra, de Vaca Muerta. La decisión fue tomada en medio del ajuste impuesto por el Fondo Monetario Internacional en el marco de las exigencias para otorgar al país un salvataje financiero de unos 57 mil millones de dólares. Si bien la medida afectó principalmente a la petrolera de Techint, hizo ruido en toda la industria.

“Si el Gobierno se comporta así con el conglomerado empresario del sector industrial más poderoso del país, ¿qué queda esperar por el resto?”, razonaron otras operadoras con intereses en Vaca Muerta.

Complicaciones para Techint

Para colmo, el Grupo Techint quedó embarrado en la causa de los cuadernos de las coimas, que instruye el juez Claudio Bonadio, con auxilio del fiscal de Carlos Stornelli, ahora embadurnado en una causa que investiga una red de espionaje y extorsión.

A la vez, Techint sufrió un duro golpe en Brasil en el marco de la investigación de la corrupción dentro del caso mundialmente conocido como Lava Jato. La empresa recibió una sanción por la cual no podría participar en licitaciones públicas en el gigante sudamericano por cinco años. La medida fue contemplada en un fallo del Tribunal de Cuentas del país vecino.

La petrolera de Techint creció de forma notable gracias al plan de inversiones apalancado por la promesa de subsidios del Estado, que al final fue incumplida. Al mismo tiempo, ese plan de inversiones originó un nivel de producción récord en un lapso acotado de tiempo en Fortín de Piedra. En ese bloque, se extrajo más gas que el total del crecimiento de producción del fluido a nivel nacional el año pasado.

Un volantazo general

La afectación al flujo de plata estatal destinada a subsidiar el gas de Vaca Muerta desalentó las inversiones en ese rubro. Wintershall se sumó a las petroleras que comenzaron a mirar con mejores ojos a la producción de petróleo. A la reducción de los subsidios al gas se sumó la mejora en la cotización internacional del crudo para entusiasmar a las operadoras a dar un volantazo en ese sentido. Y de inmediato apareció la chance de exportar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario