El clima en Neuquén

icon
11° Temp
53% Hum
LMNeuquen Justicia

"Un loco mata, a mí me dan un cajón y la pena es una burla"

Aún en la casa, Mauricio Retamal debe cumplir 4 años de cárcel. Fue condenado por causarle la muerte al policía Emiliano Amaya en un brutal accidente en la Ruta 22. Su mamá habló con LM Neuquén.

Chocó, mató, lo condenaron, pero por el Covid-19 aún no va a la cárcel. Mauricio Retamal fue sentenciado a la pena de 4 años de prisión efectiva por causarle la muerte al policía Emiliano Amaya (29) en un brutal accidente en la Ruta Nacional 22 en diciembre de 2019. Si bien la Justicia ya le ordenó que debe ir a prisión a cumplir su pena, por unos familiares contagiados, está aislado y Mónica, la mamá de Emiliano, aún debe esperar para poder cerrar esa etapa.

"Solo me queda la justicia de Dios, porque la de los hombres no existe", afirmó Mónica Pincheira, la mamá de Emiliano Amaya, quien murió el 12 de diciembre de 2019, tras una semana en coma en terapia intensiva, luego de que Retamal chocará con su camioneta el auto que conducía el efectivo de Tránsito.

Te puede interesar...

"Yo tengo que ver a mi hijo en una tumba en el cementerio y él puede estar en su casa con su familia. Esto no tiene que ser así, tiene que cumplir. Tiene que haber penas ejemplificadoras, sino siguen haciendo lo mismo", confió Mónica en una entrevista exclusiva con LM Neuquén.

emiliano amaya

Tener que dejarlo ir

El jueves 5 de diciembre de 2019, justo cuando Mónica se despertó y comenzó a prepararse para ir a su trabajo como recepcionista del Concejo Deliberante, sonó el teléfono. "Pensé que era algo del trabajo, pero era mi yerno que me decía que Emiliano había tenido un accidente y que volara al hospital porque le quedaban dos horas de vida", recordó Mónica sobre aquella mañana.

Llegó a los pocos minutos. Los médicos de terapia intensiva le explicaron que Emiliano no aguantaría mucho y la dejaron pasar a verlo. "Empecé a decirle al Señor que lo sacara, no les creí que se iba a ir", confió la mujer, quien no se despegó de su hijo, más que para ir a intentar dormir a su casa, ya que en el hospital no podía quedarse de noche. Si bien en esa área, las visitas son dos horas diarias, al mediodía y a la tarde, Mónica pasaba todo el día en el hospital.

entierro emiliano amaya

Nunca estuvo sola. La acompañaban familiares, amigos y sobretodo de la Policía. "La Policía estuvo todo el tiempo con nosotros. Siempre había una guardia en el hospital y estaban a nuestra disposición, incluso si necesitábamos un agua o algo", agradeció la mamá del efectivo, quien había ingresado a la fuerza en 2016 y ese diciembre cumplía 3 años como agente en la Dirección de Tránsito.

Al séptimo día, cuando Mónica llegó al hospital, las noticias de los médicos no eran alentadoras. "El informe del mediodía fue muy bravo. Me dijeron que era imposible que despertara, pero yo lo negaba y creía que para Dios nada es imposible. Pero cuando pasé a verlo, lo noté inquieto, le costaba respirar y cuando lo volví a ver a las 7, me di cuenta que no iba a pasar a la noche", recordó la mamá de Emiliano. Ese día, decidió volver sola a su casa, llegó y se largó a llorar.

emiliano amaya

Cerca de las 22, la médica de guardia la llamó para preguntarle si llegaría a despedirse. Mónica regresó al hospital, miró a Emiliano y le dijo: "Hijo anda en paz, anda tranquilo". En ese momento, la mujer entendió que debía dejarlo ir.

Recién un día más tarde, cuando la Justicia les entregó el cuerpo después de la autopsia forense, pudieron hacer el velatorio. "Su despedida fue la de un oficial, no la de un agente como era él. Tuvo guardia todo el tiempo. Mi hijo era una excelente persona, muy querido", destacó Mónica y nuevamente agradeció el acompañamiento de la fuerza policial.

Conocerle la cara al asesino

Recién cuando Mónica veló, enterró y despidió a su hijo, pudo afrontar el proceso judicial en marcha. Es que, cuando ese 5 de diciembre, los médicos le decían que debía despedirse de su hijo porque no le quedaban más de dos horas de vida, quien le había causado su estado, se atrincheró en su vivienda de Cipolletti para impedir que lo detuvieran.

Los investigadores de la Policía del Neuquén trabajaron a contrarreloj para identificar al conductor de la camioneta Ford Ranger que impactó contra el auto de Amaya y luego se dio a la fuga en Ruta Nacional 22 y Río Negro.

SFP_Funeral-Policia-Amaya-Plottier--(7).jpg

Así, se supo que el vehículo estaba a nombre de un hombre, pero quien conducía esa madrugada era el hijo de 19 años, Mauricio Retamal. Con orden judicial, lo fueron a buscar a su casa en la vecina ciudad y al día siguiente se realizó una audiencia de formulación de cargos, donde se lo acusó y le dictaron prisión domiciliaria.

En esa audiencia, estuvo presente la hermana y cuñado de Emiliano. Mónica estaba en el hospital. "Yo en ese momento estaba con mi hijo, solo me importaba él. Incluso como no me vieron, algunos llegaron a pensar que Emiliano no tenía mamá ni papá", recordó.

Una semana más tarde, cuando Emiliano falleció, la fiscalía solicitó una reformulación de cargos. Recién ahí, Mónica pudo conocer a quien le había quitado a su hijo. "Yo iba con enojo, pero cuando lo vi, sentí pena. No creo haya salido con la intención de matar, pero esas locuras no implican que no tenga que pagar sus culpas", expresó la mujer y resaltó que en ningún momento Retamal o sus padres le pidieron perdón por lo sucedido. Porque si bien el que conducía era el hijo, la camioneta estaba a nombre de los padres y no tenía seguro.

emiliano amaya

Un acuerdo con sabor amargo

Ya con la pandemia en curso y la crisis sanitaria que hizo que muchas audiencias se posterguen. De igual manera, las conversaciones entre la fiscalía, la querella y la defensa de Retamal continuaron y así fue como en septiembre, arribaron a un acuerdo. "El mes pasado me llamó el abogado y me dijo que él se había hecho responsable y que se había llegado a una pena", explicó Mónica.

Sus abogados le explicaron que era muy difícil de probar el dolo eventual, porque "tendría que haber una prueba donde Retamal hubiera dicho `voy a salir a matar a Emiliano Amaya`". También le indicaron que no se pudo comprobar la hipótesis de la picada o si conducía en estado de ebriedad o drogado.

"Hubo que aceptar el cambio a homicidio culposo, para que al menos cumpla algo de pena", confió muy a su pesar. "Cuando me explicaron todo, volvió la angustia. Es que no valemos nada como personas para la justicia. Viene un loco, te mata, se va su casa con su familia y vos te quedás con un cajón".

Finalmente, el 22 de septiembre, se realizó la audiencia donde se presentó el acuerdo de partes. "Retamal solo respondió a las preguntas del juez, pero nunca dijo nada, ni pidió perdón", sostuvo Mónica, quien pensó que el asesino de su hijo al día siguiente ya estaría en prisión. Pero no fue así.

SFP_Funeral-Policia-Amaya-Plottier--(25).jpg

La justicia que no es

"Imagínate la alegría mía que me dijo bueno ya está. Empecé a averiguar dónde estaba, y nadie sabía. En eso me llama mi abogado para contarme que iba a haber otra audiencia el 9 de octubre, frente a la jueza de Ejecución, pero al final ese día hubo asueto en la provincia y se pasó para el 15 (jueves pasado)", detalló en relación a la audiencia donde se les ordena a los condenados que ya deben comenzar a cumplir su sentencia.

Estaba fijada para las 10:30, pero no podían conectarse. "El abogado estaba consiguiendo el ID de la audiencia, cuando se entera que se había adelantado y nos quedamos todos afuera. Me dijo que se estableció que ya estaba cumpliendo la pena, pero que seguía en su casa porque en la familia había algunos con Covid", relató Mónica sobre el porqué de que Retamal aún no está en la cárcel.

SFP_Funeral-Policia-Amaya-Plottier--(26).jpg

El 12 de octubre se cumplieron 10 meses y todo sigue vigente. "Todavía no se cerró esta etapa, porque aún no está preso. Incluso cuando vaya a la cárcel, sus padres podrán ir a verlo, yo a mi hijo no lo veo más, le tengo que ir a poner una flor al cementerio".

"Cuatro años no es justicia", afirmó. Incluso antes de saber que estaba aislado por la pandemia de coronavirus, Mónica le preguntó a la fiscal porque tantas oportunidades para Retamal y le exigió: "Por más que usted no haya dictado esa ley, la pena es una burla para la familia de la víctima, tiene que tener una condena ejemplificadora".

Mónica recordó que la fiscal le explicó que, por la edad de Retamal, su falta de antecedentes, eran atenuantes que tenían que valorar. "Yo le respondí que por más que tenga 18, 35 o 60 años, la edad que sea, el que las hizo, las tiene que pagar".

El brutal accidente y la condena

De acuerdo a la teoría del caso, descripta por la fiscal Sandra Ruixo, Amaya aguardaba en su Volkswagen Gol en el semáforo de Ruta 22 y calle Río Negro, cuando fue impactado a una velocidad mínima de 107 kilómetros por hora por la Ford Ranger conducida por Retamal. El fuerte impacto provocó que el Gol se desviara hacia el guardarraíl, se desplazara varios metros por la calzada y quedara con la parte trasera destrozada.

Retamal se fugó del lugar a su casa de Cipolletti, donde se atrincheró hasta la llegada de la orden de allanamiento y detención. Amaya fue trasladado al hospital Castro Rendón, donde debido al fuerte choque, sufrió un traumatismo craneoencefálico grave, por el cual estuvo internado en coma y falleció una semana más tarde.

Finalmente, tras las conversaciones entre las partes, Retamal fue condenado a 4 años de prisión efectiva por el delito de homicidio culposo agravado por la conducción de un vehículo automotor en exceso de velocidad y por no asistir a la víctima tras el accidente. Para llegar a una condena efectiva, se tuvieron en cuenta ciertos agravantes: la falta del seguro obligatorio, la pérdida que ocasionó en la vida del pequeño hijo de la víctima, y que el hecho se produjo en una vía altamente transitada y con dos acompañantes que también fueron puestos en riesgo.

Así quedó el Gol del policía Amaya tras el fuerte impacto de la Ranger.
Así quedó el Gol del policía Amaya tras el fuerte impacto de la Ranger.
Así quedó el Gol del policía Amaya tras el fuerte impacto de la Ranger.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

1.4836795252226% Me interesa
0.59347181008902% Me gusta
1.7804154302671% Me da igual
1.7804154302671% Me aburre
94.362017804154% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario