Un pibe de 15 mató de un tiro en la cabeza a su novia

Allegados a la víctima reaccionaron y le quemaron la casa al joven.

Natalia Pérez Pertino

policiales@lmneuquen.com.ar

Neuquén. El crimen de Yésica Fernández Coloccia, de 24 años, quedará impune porque quien la asesinó es inimputable. Su pareja, un adolescente de 15 años, confesó que le disparó, pero aseguró que fue por accidente cuando manipulaba un revólver. Pero esto se determinará con las pericias criminalísticas. Más tarde, allegados a la víctima quemaron la casa donde convivía la pareja en el barrio Confluencia.

La tragedia ocurrió el miércoles a las 20:30. En ese momento, en la casa ubicada en la esquina de El Bolsón y Moquehue se encontraban Yésica y su hija de 5 años. “Tengo que hablar con tu mamá”, le habría dicho el joven a la niña y la llevó a la habitación, cerró la puerta con llave y puso la música fuerte en el comedor, de acuerdo con la información relevada por LM Neuquén en el lugar.

Te puede interesar...

Lo que aconteció luego está siendo investigado. Lo único cierto es que Yésica murió a raíz de un traumatismo de cráneo grave producto de un proyectil de arma de fuego, calibre 38, tal como certificó la autopsia realizada ayer a la mañana. La bala quedó alojada en la cabeza.

Desde un primer momento, el joven admitió que el arma se disparó accidentalmente mientras la manipulaba, lo que concuerda con la prueba de rodizonato que le dio positivo. El revólver tenía un solo proyectil en el tambor y los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

“La pareja dijo que estaba manipulando el arma y se le escapó un tiro que impactó en la cabeza de la joven. Nos llamó la atención que había un solo cartucho”, dijo Julio Benavidez, Comisario coordinador del área de Seguridad

crimen barrio confluencia

Por el momento, la causa quedó calificada como homicidio culposo, porque hasta ahora no se tienen elementos para demostrar una intención de matar, según explicaron fuentes judiciales. Además, se indicó que restan una serie de pericias criminalísticas, como la dirección del proyectil, si la joven había manipulado el arma y fundamentalmente, si existían antecedentes de violencia de género.

A la hipótesis del accidente se suma que podrían haber estado jugando a la ruleta rusa. Tampoco descartan un posible femicidio. Es que, de acuerdo con lo que confió una de las amigas de la víctima a LMN, “él era muy celoso y ya le había pegado antes”.

Ahora, será tarea de los investigadores determinar lo ocurrido. Sin embargo, más allá de los avances de la causa, como el asesino tiene menos de 16 años, para la Justicia es inimputable.

19 horas pasaron entre el crimen y la reacción de los allegados que le quemaron la casa.

En la casa trabajó personal de la Comisaría 19, de la Comisaría del Menor y el Adolescente y de Criminalística. “Había un solo cartucho y el proyectil era el que estaba en el cráneo de la víctima”, contó el comisario Julio Benavidez.

Además, confirmó que el revólver no estaba registrado y que en un allanamiento posterior secuestraron otros plomos del mismo calibre, que no estaban a la vista.

Benavidez destacó que se pudo sacar de la vivienda al adolescente sin que fuera agredido, ya que al lugar habían llegado familiares de la víctima que estaban enfurecidos con el joven autor del crimen.

crimen barrio confluencia

No descartan un femicidio

Ayer al mediodía, Carlos Gómez, de la Fiscalía de Delitos Juveniles, notificó al joven de 15 años en el marco de una investigación por un homicidio culposo que tiene como víctima a Yésica Fernández Coloccia.

Además, se estableció un plazo de 30 días para investigar y luego, desde la Fiscalía solicitarán el sobreseimiento del adolescente por ser inimputable. Mientras tanto, se dispuso como medida cautelar que quede con arraigo familiar, en el contexto de la Ley Provincial N° 2302 de Protección Integral del Niño y Adolescente.

Que sea inimputable no quita que el crimen deba investigarse a fondo. Es más, la fiscalía de Delitos Juveniles deberá contemplar las distintas hipótesis y tendrá que abordar el caso con perspectiva de género para determinar si se trató de un femicidio o si sólo fue un accidente.

Indignados por la liberación, fueron a quemarle la casa

Enterados de que el adolescente que mató a Yésica Fernández Coloccia podría quedar en libertad, alrededor de las 15 de ayer, allegados a la víctima se acercaron hasta la vivienda ubicada en calles Moquehue y El Bolsón, del barrio Confluencia, y arrojaron una molotov.

En la casa lindante, que comparte el mismo terreno y donde viven los padres del joven, había dos mujeres que fueron asistidas por bomberos de la Policía y personal médico del SIEN, que acudió al lugar ante el llamado de los vecinos.

Oficialmente, se informó que una de las mujeres se descompensó, pero ninguna resultó con heridas. La trama violenta no sólo se limitó a actos concretos en las calles, sino que en las redes sociales el enfrentamiento también se hizo sentir y con denuncias cruzadas muy subidas de tono.

Facebook se transformó en un escenario de batalla. Anoticiado de la muerte de su hermana, un joven sentenció: “Te me escapaste como una rata. Le arruinaste la vida a toda una familia y dejaste a una nena sin su mamá. A vos no te salva nadie”, sentenció en tono amenazante.

A partir de ese momento, comenzaron los cruces entre familiares de la víctima y del asesino, donde por ejemplo se ventiló que ambos consumían drogas, así como también se acusó a la familia del joven de vender droga en el barrio.

Todos los cruces en las redes también deberán ser recabados por la fiscalía de Delitos Juveniles para ahondar en la investigación, que no puede dejar de lado por qué había un arma en la casa, y también se debe abordar la pesquisa con perspectiva de género.

LEÉ MÁS

Manipulaba un arma y mató a su novia de un tiro: investigan si jugaban a la ruleta rusa

Crimen en Confluencia: pericias confirmaron que el menor efectuó el disparo

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído