Un símbolo neuquino, en su etapa de esplendor

Los piñones abundan, se usan en miles de recetas y son un impulso turístico.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén
Las semillas color bronce ya llegaron a la verdulería y se agolpan en una caja de cartón junto a las nueces, para que cada cliente las elija con cuidado o las lleve a granel, sin percatarse tal vez de que está a punto de comer un alimento versátil que forma parte de la identidad de Neuquén.

De todo Con piñones se pueden elaborar licores, salsas, aderezos, dulces y pastas, entre otros productos.

Los piñones son las semillas de la araucaria o pehuén, un árbol que crece en los bosques nativos de la región y que se erige como símbolo en la bandera provincial. Aunque algunos la consideran un elemento más en la oferta de frutos secos, este producto tiene una historia milenaria. "Es un medio de supervivencia ancestral y el más importante para las comunidades originarias", señaló Andrés Méndez, subsecretario de Turismo de la provincia.

Relmu Ñancu, huerquén de la Confederación Mapuche, explicó que esta semilla -a la que llaman giñu- es una parte central de su cultura, utilizada como alimento y para fabricar harina y una bebida fermentada. Los mapuches también sacan provecho de la resina del árbol para usarla como cicatrizante.

En la actualidad, el piñón se ha incorporado también a la cultura urbana con nuevos usos y apropiaciones. Mientras que en la capital lo compran en la verdulería para hervirlo y comerlo con sal, azúcar o miel, las ciudades turísticas lo explotan como un atractivo más.

"Todos nuestros productos están hechos a base de piñón", señaló María Teresa Stowhas, a cargo del emprendimiento Huerquén. La firma de Moquehue ya creó dos clases de licores, aderezo con hierbas y salsa de tomate, piñones en vinagre y mermelada, que gozan de buena aceptación entre locales y turistas. La mujer aseguró que espera por la habilitación de unos alfajores hechos con la semilla y trabaja en nuevas recetas que, "por cábala", no puede adelantar.

Según Méndez, este producto es un elemento importante para el turismo y las fiestas del Pehuén, en Aluminé, y del Piñón, en Caviahue, no hacen más que ponerlo en valor. "También se ha incorporado en las cartas de los restaurantes, donde se ofrece como escabeche en las entradas o en almíbar como postre", aseguró el funcionario.

El cocinero Sebastián Mazzuchelli destacó la importancia y versatilidad que tiene esta semilla, que puede convertirse en postre o bebida y, a través de la harina, volverse pan, pastas, alfajores o tapitas de empanadas. Cualquier estrategia sirve para, como expresa el chef, "llevar un pedacito de historia a la mesa".

Esta temporada, y como sucede cada tres o cuatro años, se dio una producción más que abundante de piñones que se pueden recolectar luego de comprar una guía que permite juntar hasta 100 kilos por grupo familiar, a 5 pesos el kilo. "Es una buena oportunidad para las comunidades originarias que comercializan productos a base de piñones", apuntó Méndez.

La abundancia de esta lluvia de bronce que cae de los altísimos pehuenes parece la excusa perfecta para revalorizar un producto legendario y muy neuquino, con nuevas alternativas para llevarlo a la mesa e incorporar sus dotes nutritivas a la dieta.

CIFRA
14,6 gramos de proteínas aportan 100 gramos de piñones.
Estas semillas contienen también vitaminas A y B, calcio y hierro. Cuentan con 221 calorías.


Dulce y salado: dos recetas para degustar

Piñones en almíbar y helado de chocolate

Ingredientes:
150 cc de agua
150 gr de azúcar
100 gr de piñones hervidos y pelados
1 clavo de olor
½ piel de limón
1 ramita de canela
Preparación:
Hervir el agua con el azúcar. Incorporar la cáscara de limón, la canela y el clavo de olor. Cuando esté hirviendo, meter los piñones, bajar el fuego al mínimo y cocer por 20 a 25 minutos. Servir con helado de chocolate.

Trucha al grill con corteza de piñón

Ingredientes para la corteza:
100 gr de manteca
100 gr de pan rallado
50 gr de queso rallado duro
100 gr de piñones hervidos y pelados
Sal y pimienta
Preparación:
En un bol, trabajar con la mano la manteca hasta que esté pomada. Incorporar piñones finamente picados, pan rallado y queso. Mezclar y reservar en la heladera. Untar la trucha al grill, una vez colocada del lado de la piel en una placa para horno, extender la corteza sobre la trucha y cubrirla en su totalidad. Gratinar en el horno por 5 minutos.

Piden más conciencia para cuidar los bosques

Neuquén
Relmu Ñancu, huerquén de la Confederación Mapuche, alertó a la población sobre la importancia de preservar los bosques nativos, ya que en los fines de semana largos se ven los árboles rotos y basura acumulada a causa de la gran asistencia de turistas que salen a recolectar. "Vienen con ganchos, gomeras y piedras y terminan por dañar los pehuenes", explicó.

Por su parte, el subsecretario de Turismo de la provincia, Andrés Méndez, aclaró que la recolección debe hacerse sólo desde el piso, sin golpear los árboles o las cabezas, que sufren el daño y al año siguiente tienen menos producción. "Lo ideal es esperar hasta que la cabeza explote y derrame los piñones", señaló.

Si bien el funcionario aclaró que los guardafaunas son los encargados de proteger los bosques nativos y controlar el modo de recolección, aseguró que lo ideal sería que los mismos mapuches inculcaran sobre las formas de proteger estos árboles. "Los pehuenes son árboles específicos de la provincia, y cuidarlos debería ser parte de la idiosincrasia del neuquino", aseguró Ñancu.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído