Un subsidio de $400.000 no evitó la suba del boleto

En Centenario la tarifa pasó de $17,50 a $21. Iba a costar más de $25.

POR ADRIANO CALALESINA / adrianoc@lmneuquen.com.ar

El boleto de colectivo urbano en Centenario se irá de 17,50 a 21 pesos y ni el subsidio autorizado por el Concejo Deliberante -de 400 mil pesos mensuales- alcanzó para evitar el colapso de la quita de aportes por parte del gobierno nacional.

De no ser por el aporte municipal, el boleto se hubiera disparado a casi 25 pesos. El cálculo fue que por cada 100 mil pesos de subsidio estatal, se frenaba la suba de un peso en el boleto urbano.

Te puede interesar...

Se esperaba que el aumento fuera de al menos 7 pesos, pero el dinero que salió de las arcas municipales frenó a la mitad esa escalada que hoy impacta en los bolsillos de los más de 18.000 pasajeros que viajan todos los meses.

La decisión se tomó el jueves luego de un dilatado debate entre los concejales, funcionarios del intendente Esteban Cimolai (hoy en uso de licencia por campaña) y el dueño de la empresa Expreso Colonia SA, Rubén Cáceres. Si bien hubo un diálogo para darle un corte al problema, en el medio se cruzó la campaña electoral.

La ordenanza aprobada autoriza a la Municipalidad de Centenario a pagar un subsidio a la compañía de 400 mil pesos por el primer trimestre de 2019 y otros 300 mil pesos mensuales por el resto del año.

Le perdonaron deudas

Además, la comuna le condonará deudas de patente que tiene la empresa sobre la flota de colectivos para que pueda seguir prestando el servicio de los ramales 40 y 60 que recorren toda la ciudad.

No obstante, dentro del debate hay algo que no se tocó: se mantienen los precios diferenciales para alumnos primarios, secundarios y terciarios, que a partir de marzo próximo engrosan la cantidad de pasajeros que se transportan.

p03-pieza.jpg

El acuerdo por el aumento vino luego de 10 días de tensión debido a la advertencia del dueño de Expreso Colonia SA porque los ediles no trataban un aumento, que venía “pisado” desde hacía meses.

“Si no hay aumento el mes que viene, me voy”, fue la advertencia de Cáceres, quien además había restringido cada dos horas las frecuencias en el recorrido urbano durante varios días de enero.

El caso de Centenario sirve como antecedente en toda la provincia, ya que varios municipios están negociando una nueva estructura de costos para el transporte urbano, a raíz de la quita de subsidios al gasoil y las Compensaciones Complementarias Provinciales que eran giradas por el Ministerio de Transporte de la Nación.

Por ahora, el boleto tiene un techo pero nada indica que no vuelva a subir en los próximos meses.

P03-F02-concejo-deliberante-centenario.jpg

--> Un debate de más de 7 meses con chicanas y estudios de la UNCo

A diferencia de Neuquén capital, donde la suba del colectivo la decide un equipo ligado al intendente Horacio “Pechi” Quiroga por la denominada cláusula gatillo, en Centenario el incremento de la tarifa la deciden los concejales.

El tema llegó en un momento complejo en julio, cuando la empresa Expreso Colonia SA solicitó un incremento escalonado para pasar de 15 a más de 20 pesos en octubre. Pero el pedido no prosperó y el debate se contaminó de un ambiente partidario (con las críticas a los tarifazos a nivel nacional) y hasta con el repudio de ATE, hasta ese entonces una pieza clave en el armado de Unidad Ciudadana, en la extracción peronista, con la corriente Verde y Blanca.

El debate se empantanó durante dos meses, ocurrió una devaluación de más del 100% del peso y el anuncio en noviembre del gobierno nacional de la quita de los subsidios al transporte público.

El tema quedó en el medio de este escenario político y económico y la empresa empezó a dar señales de que quería una actualización tarifaría urgente, para no perder rentabilidad. La misma situación es calcada en otras empresas de transporte en toda la provincia.

El 2018 cerró sin incrementos en el servicio urbano a Expreso Colonia, empresa que tiene, además, la prestación interurbana desde Centenario hasta Neuquén, donde sí logró el respaldado del gobierno provincial para actualizar los valores del boleto en ese ramal.

En ese entonces, el intendente Cimolai y el dueño de la empresa intentaron amortiguar esta situación y habían solicitado en Buenos Aires la tarjeta SUBE para beneficiar a los pasajeros. Pero el trámite aún no prosperó y los distintos elementos generaron un cóctel que terminó con un subsidio estatal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído