Una bomba genera heridos y pánico otra vez en Nueva York

Las autoridades no descartan que haya sido un acto terrorista. Hay conmoción.

nueva York.- El estallido de una bomba en el centro de Nueva York dejó como saldo a 29 personas heridas, una de ellas de gravedad, y causó pánico en una ciudad que acaba de conmemorar el decimoquinto aniversario del 11-S, el atentado más sangriento de la historia de Estados Unidos.

Las autoridades no descartan ninguna hipótesis en el origen del ataque, si bien nadie lo ha reivindicado, ni hay por el momento evidencias de un vínculo con el terrorismo internacional. En tanto, un segundo artefacto fue encontrado y retirado sin causar daños.

La explosión tuvo lugar en el barrio de Chelsea, en la calle 23, entre la Sexta y Séptima Avenida, una zona de Manhattan muy diversa y animada los sábados. La bomba, colocada dentro de un recipiente de acero de basura, causó un estruendo que interrumpió el ocio nocturno en torno a las 20:30. Los vecinos empezaron a ver gente corriendo manchada de sangre entre gritos y caos. “Hemos tenido mucha suerte de que no haya habido víctimas mortales”, dijo ayer el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo.

Todos los heridos fueron dados de alta ayer mismo, aunque la zona afectada continuaba acordonada y los agentes informaban que seguiría así al menos hasta las primeras horas de hoy, ya que se estaban revisando las estructuras y los daños de los edificios y recabando todas las pruebas posibles para hallar al o a los responsables.

A diferencia del ataque en Minnesota, nadie en Nueva York ha reivindicado la colocación de la bomba. “Lo que sabemos hasta ahora es que fue algo intencionado, que fue un acto violento y que fue un acto criminal organizado, pero lo que no sabemos todavía es si existe alguna conexión internacional”, recalcó el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa.

Las autoridades investigan las posibles conexiones con el terrorismo internacional. De Blasio llamó a los neoyorquinos a estar “en alerta” y advirtió de la fuerte presencia policial durante los próximos días, ya que el ataque ha tenido lugar el fin de semana previo a la cumbre sobre los refugiados y la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), que reúne en Nueva York a más de centenar de mandatarios, entre los que estará el presidente Mauricio Macri, quien llegó ayer a Estados Unidos.

El segundo artefacto, que se encontró a cuatro calles de la explosión, fue trasladado a un laboratorio del FBI en Virginia para ser analizado. Los residentes de la segunda zona afectada, también en el barrio Chelsea, recibieron mensajes de advertencia para no salir de sus casas y alejarse de las ventanas, hasta que a las cinco de la mañana de ayer se les notificó que el dispositivo sospechoso se había retirado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído