El clima en Neuquén

icon
Temp
67% Hum
La Mañana tiempo

Una insólita manera de hacer tiempo que casi termina mal: ¡Se tiró de la camilla!

Ocurrió en un partido de tercera división del fútbol búlgaro. Un jugador ideó una particular forma de hacer correr el reloj. La acción generó indignación y casi se van a las manos.

La picardía en el fútbol no tiene freno. Siempre el ingenio de los jugadores para sacar ventaja propone alternativas. Pero lo que ocurrió en un campeonato de tercera división en Bulgaria supera cualquier manual de las ventajas. Un jugador que estaba siendo retirado del campo de juego por personal sanitario simuló caerse de la camilla para ganar más tiempo.

A las reiteradas imágenes que se ven cada fin de semana con arqueros demorando la salida, jugadores que se hacen los desentendidos con los alcanzapelotas, los que mueven la pelota para ganar unos metros cuando el árbitro señala una falta en un lugar determinado se agrega ahora esta nueva versión de la “ventajita”.

Te puede interesar...

Todo parecía normal cuando el jugador del equipo Balkan Botevgrad, Yordan Apostolov, aparentemente simuló una lesión que le llevó a ser atendido por los médicos. Una vez en la camilla se tiró al suelo con una actuación poco deportiva para perder tiempo, revolcándose en el césped para generar espectacularidad.

https://twitter.com/VarskySports/status/1521255713833586689

Se jugaba tiempo de descuento cuando el local que estaba derrotando al Belasitsa 2-1 (así finalmente terminó el partido) cuando la visita comenzó a apretar en busca de la igualdad viendo que el dueño de casa ofrecía flancos por dónde ingresarle.

Ante esta situación los locales apostaron a jugar con el reloj demorando el juego. Así fue como Yordan Apostolov, volante del local, no se le ocurrió mejor idea que generar un escándalo. Primero simulando estar lesionado y pidiendo ser atendido para ganar segundos. Hasta allí nada fuera de la habitual “viveza” propia del fútbol.

Lo polémico vino después cuando el jugador de 32 años decidió tirarse de la camilla mientras era llevado por el cuerpo médico del club, teniendo que ser nuevamente cargado por los camilleros.

Para colmo, sumando más para el grotesco de la situación, de manera insólita, una de las personas que lo transportaba también se cayó y un agente de seguridad tuvo que hacerse cargo del momento. La actuación de Apostolov, claro, generó bronca en los integrantes del banco de suplentes y los futbolistas rivales, que se le fueron al humo a los locales y casi se van a las manos en pleno campo de juego.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario