Una toma tapó el desagote de lluvias en Centenario

Son casas que se construyeron en el cauce de tres diques que contienen el agua que baja de la barda.

Las tomas de terrenos ya se hacen en cualquier lado en esta localidad. Desde las canchitas de fútbol y algunos espacios verdes hasta los lugares por donde tendrían que pasar los cauces de las lluvias.

Así se pudo ver en estos meses, luego de que un grupo de familias se asentara en una zona en la que están los diques de contención de tormentas, en la segunda meseta cerca de los barrios.

"De acá no nos saca nadie, la lluvia ya no corre por acá desde que hicieron los loteos allá arriba", comentó una mujer, que tiene su casilla muy cerca del cañadón.

Se trata de un sector ubicado en la calle Cuba hacia el norte de la ciudad, en el límite del barrio Vista Hermosa. Más arriba en la meseta, hace años se construyeron diques para escurrir el agua que baja de la barda hacia un zanjón.

Pero los vecinos de ese sector aseguraron que los diques "están tapados", que les crecen malezas y que no funcionan. Es por eso que decidieron construir en cercanías de donde se ubican los embalses.

Centenario está creciendo a pasos agigantados y desde hace dos años que toda la zona de la barda ya está urbanizada con el asentamiento de cooperativas, sindicatos y mutuales que llevaron los servicios, como las redes eléctricas.

Pero en los alrededores de esos barrios aún persisten algunos lugares donde la barda está limpia, y es el sector de donde están los azudes para evacuar las tormentas. Esos diques de contención en la segunda meseta se construyeron en 2007, allá en la gestión del ex intendente Adrián Cerda.

En su momento, ese lugar estaba muy cerca del basural, hoy inexistente. Pero pocos imaginaron que en los alrededores de ese sector lejano hoy se iban a levantar loteos, barrios y, como siempre, algunas usurpaciones de tierras.

Hoy, en el cauce por donde debería pasar el agua, se asienta un humilde caserío que aún no se ve afectado por las tormentas. Es que, según explicaron, el agua ya no corre fluidamente por esa zona debido a los movimientos de suelo que se registraron en la meseta.

El desagote de la ciudad
En esa época, la construcción de esos diques iba a aliviar las inundaciones que sufría una parte importante de los barrios de Centenario. Por ejemplo, antes de 2005, las casas de la zona norte se inundaba hasta un metro de altura luego de una tormenta fuerte. Sin embargo, ese tiempo quedó atrás después de la construcción de los diques y de un zanjón que conecta los barrios hasta el río Neuquén.

"No teníamos otro lugar donde ir, acá estamos bien", señaló otro de los vecinos que vive justo enfrente del dique de contención.

La ciudad está cada vez más grande y algunas obras, como las que se pensaron hace una década, hoy parecen casi obsoletas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído