Ya se convirtió en un culebrón la pelea por el lugar de Pechi

Su muerte generó un fuerte cruce entre Lucila Crexell y Pereyra.

Por Ana Laura Calducci - calduccia@lmneuquen.com.ar

Antes de su repentina muerte, Horacio Quiroga había logrado un buen resultado en las PASO que lo dejaba con grandes chances de ingresar al Senado.

Te puede interesar...

Su partida removió el tablero y no está claro quién se quedará con esa banca expectante. Por eso, en pleno duelo, se armó un culebrón electoral insólito, en el que están metidos quienes seguían a Pechi en la lista de Juntos por el Cambio y también el candidato del MPN, Guillermo Pereyra, que quedó tercero en agosto.

El primer cruce fuerte empezó el mismo sábado, apenas unas horas después de la muerte del intendente capitalino.

La jueza electoral, Carolina Pandolfi, determinó que el reemplazo de Pechi es Pablo Cervi, primer suplente varón de la lista. Lucila Crexell, segunda candidata titular, apeló la resolución.

Pidió que la jueza revierta esa decisión o acudirá ante la Cámara Nacional Electoral y está dispuesta a llegar hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Sostiene que hubo “una aplicación arbitraria” del cupo femenino que “puede sentar antecedentes gravísimos”.

Para Crexell, “cuando muere uno de los candidatos, sino no quedan dos hombres o dos mujeres juntas, no se aplica el decreto” que citó Pandolfi, sino el Código Electoral, que le da prioridad a ella. También criticó a los apoderados de Juntos por el Cambio, que no le avisaron de la resolución, sino que se enteró “por los diarios”, cuando tenía 48 horas para reclamar o la medida quedaba firme.

Juntos por el Cambio ratificó ayer que el primer lugar es para Cervi. El nuevo candidato expectante se excusó de responder a su compañera de lista y aclaró que esperará a hoy, cuando termine el duelo, para hablar con la prensa.

Sin embargo, salió al cruce el ex socio y compañero de bancada de Crexell, Pereyra. Le recordó que es apenas “una invitada” en la boleta del macrismo y denunció que, en los últimos seis años, “se dedicó a viajar permanentemente por el exterior utilizando pasajes del Senado”, sin recorrer su provincia.

“Si sancionamos leyes en el Congreso y después, por conveniencia, venimos a interpretarlas a nuestra manera, me parece raro y falto de ética”, lanzó y la criticó por contrariar “a la jueza, a su propio partido y a la clase política, porque a la figura de Pechi Quiroga nadie la puede discutir”. También pidió “disculpas al electorado por quien llevé de compañera de fórmula” en 2013.

El candidato del MPN aclaró que su partido no objetará la imagen de Quiroga en las boletas porque lo consideran “un homenaje póstumo” (ver aparte).

Por su parte, Crexell replicó que Pereyra “hace política con la violencia, a través del apriete y el agravio”.

Pidió que “no se olvide que hasta ahora no ganó ninguna elección si no hubiese sido conmigo” y advirtió que, de continuar las agresiones, “veré de pedir algún tipo de custodia y presentar una acción judicial respecto de sus acciones violentas de ahora, antes y las que puedan venir”.

La disputa

En los comicios que se desarrollarán el 27, Neuquén elige tres senadores. Se da como un hecho que dos bancas quedarán para el Frente de Todos y la disputa es por la tercera banca.

Si los votantes de Quiroga se mantienen fieles al macrismo, ingresará Cervi, salvo que Crexell gane la pulseada judicial.

Si pierden electores, Pereyra tendrá chances. Por ahora, todo es pirotecnia verbal e incertidumbre.

De socios políticos a decirse de todo

Ambos protagonizaron una elección histórica, en la que ganaron la interna del MPN por goleada y aseguraron dos bancas para el partido provincial en el Senado. Lucila Crexell y Guillermo Pereyra llegaron a la Cámara Alta hace seis años como socios políticos, pero la buena sintonía duró poco. Hoy están en veredas opuestas, disputándose la reelección en dos listas enfrentadas.

Lucila es hija de la fallecida Luz Sapag y saltó a la arena política de la mano de Pereyra, en 2013. Entonces, el líder petrolero decía que era “una joven con mucho carisma”. Ella lo consideraba “la renovación de la esperanza” dentro del MPN.

Unos meses después de asumir en el Senado, las diferencias entre ambos fueron irreconciliables y cada cual se manejó con independencia del otro.

Ayer se dijeron de todo. “Pensará la senadora Crexell que los 90 mil votos que sacó el extinto compañero y amigo Pechi son de ella, y son de Quiroga, porque no vino nunca a la provincia”, lanzó Pereyra. También contó que, en la campaña de 2013, lo dejó solo en varias recorridas “porque decía que se cansaba mucho”.

Para Crexell, el líder petrolero es “de esos tipos que hacen que las mujeres nos veamos agraviadas permanentemente y se creen que nos van a callar”. Dijo estar agradecida “de haberme distanciado de él al primer momento” y le recordó que “todos sabemos el nivel de violencia que es capaz de engendrar y las cosas que es capaz de hacer”.

recuadro-imagen-página-3.jpg

LEÉ MÁS

Crexell apeló el fallo y quiere ser ella quien tome el lugar de Pechi

Pereyra dijo que Crexell no hizo nada en el senado: "Se la pasó viajando"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído