Había tanta expectativa que para los neuquinos fue un día de fiesta. Y no era para menos. Hace 62 años, el 23 de febrero de 1958 se realizaban por primera vez las elecciones para elegir autoridades de gobierno en la provincia de Neuquén.

Te puede interesar...

Los comicios, que se celebraron en todo el país para designar también al nuevo presidente de la Nación, fueron un punto de inflexión para la historia de este rincón de la Patagonia.

Tres años antes, una delegación de neuquinos había viajado a Buenos Aires para pedirle al entonces presidente Juan Domingo Perón la provincialización del territorio, una medida que consideraban justa y urgente, teniendo en cuenta las necesidades que se vivían en ese distrito.

Como se sabe, Perón accedió al reclamo y al día siguiente envió un proyecto de ley al Congreso de la Nación que fue sancionado justo antes del golpe de Estado que derrocó a su gobierno.

El proceso constitucional comenzó con las elecciones de convencionales, en 1957, para redactar la carta magna que marcaría las normas de vida democrática dentro de la provincia, que finalmente fue sancionada en las primeras horas del 30 de noviembre de ese año.

Aquel 23 de febrero, los neuquinos se volcaron masivamente a las urnas para elegir gobernador, vicegobernador y a los 25 diputados que representarían a las dos fuerzas mayoritarias en la legislatura. La participación electoral alcanzó el 87 por ciento.

El proceso eleccionario se llevó a cabo en el marco de la proscripción del peronismo y su impedimento para presentarse en los comicios, por lo que muchos simpatizantes y afiliados al partido manifestaron su rechazo con el voto en blanco.

Los resultados del escrutinio que se conocieron ese mismo día consagraron a la fórmula Ángel EdelmanAlfredo Asmar, por la Unión Cívica Radical Intransigente, con 15.548 votos (41,94%). El segundo lugar quedó para los votos en blanco, con 9886 (26,67%), y el tercer lugar lo ocupó la Unión Cívica Radical del Pueblo, con 6886 votos (17,84%).

Edelman gobernaría la provincia de Neuquén hasta 1961, cuando tuvo que dejar el cargo en manos de Asmar debido a una grave enfermedad. Fue el único gobernante neuquino que no pudo terminar su mandato.

No fue sencilla la tarea de los nuevos representantes que tuvo Neuquén como provincia. Hubo que crear primero las instituciones (herramientas necesarias para el gobierno) y luego decidir políticas que permitieran que este territorio saliera de ese pozo de pobreza en el que se encontraba.

Las elecciones de 1958 constituyeron un hecho histórico para terminar con el centralismo de Buenos Aires, desde donde se toman decisiones sin conocer la realidad de estas tierras, y para que Neuquén, aquella flamante y desconocida provincia, comenzara a asumir sus propias responsabilidades e iniciara un camino de progreso y crecimiento que tendría un fuerte empuje a partir de las décadas del 70 y 80 con el inicio de las grandes obras hidroeléctricas y la creciente actividad petrolera.

p11-pieza-elecciones.jpg

LEÉ MÁS

Confirman jornadas ventosas para este finde largo

Murió una joven de Cipolletti que viajaba a Las Grutas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído