Acusan a empleada de seguridad de robar en un híper

La víctima, una joven embarazada de tres meses, advirtió que le faltaba su celular al llegar a la caja.

Neuquén.- Dos clientas de un hipermercado ubicado en el Bajo de Neuquén denunciaron a una empleada de seguridad del comercio por el robo de un celular valuado en 12 mil pesos. Según advirtieron, cuando ingresaron estaba en el bolsillo externo de una cartera. La mujer sospechada fue suspendida de su trabajo días después, luego de que un compañero encontrara la funda del teléfono robado en un sector exclusivo para el personal.

El hecho ocurrió el 27 de enero, cuando Flavia y su nuera de 20 años, embarazada de 3 meses, fueron a comprar mercadería al híper. "Antes de ingresar, una empleada de seguridad nos recibió las carteras. Mi nuera guardó en ese momento su celular en un bolsillo con cierre y le dio la cartera. Había más gente que iba entrando, estuvimos 5 minutos aproximadamente esperando que nos dieran el bolsín. La empleada puso las dos carteras juntas, la mía primero y la de mi nuera después, hizo un poco de fuerza y entraron", narró Flavia, suegra de la víctima.

21:32 a esa hora fue apagado el celular robado, según el rastreo por internet.

La mujer contó a LM Neuquén que realizaron las compras y que al llegar a la línea de cajas para pagar, advirtieron que la cartera de su nuera tenía el cierre abierto y faltaba el Samsung Galaxy S5 que había guardado al ingresar.

"Sacamos todo del bolsín y de la cartera, pero no lo encontramos. Después fui a hablar con la empleada y se hizo la desentendida. Minutos después fue mi nuera y ya no estaba, había un compañero. La llamaban por radio y no se presentaba. Después de 15 minutos volvió y no nos dio ninguna respuesta, sólo tomó nuestros datos", relató Flavia, indignada.

Las damnificadas señalaron que se les presentó entonces un responsable de la empresa de seguridad y les recomendó hacer la denuncia, pero que no llamó a la Policía para que se presentara en el lugar.

La víctima del robo se cruzó a un cyber y rastreó por internet su celular. El dato fue certero: el aparato había sido apagado a las 21:32 y la ubicación registrada era Avenida Olascoaga y Perito Moreno.

Tras realizar la denuncia en la Comisaría 1ª ese día a las 23:15, Flavia y su nuera volvieron al híper y hablaron con los responsables de la empresa. Ellos les comunicaron que la empleada sospechada había sido suspendida por tres días y que además otro empleado había hallado una funda de celular que coincidía con la denunciada, en el sector de acceso exclusivo del personal.

La supervisora de las cámaras de seguridad indicó que no se advierte ninguna maniobra sospechosa ese día, pero el celular no aparece. Las víctimas recurrieron a la Policía y a la Defensoría del Consumidor. "Nosotros hicimos todo bien, ahora queremos respuestas", concluyó Flavia.

Pasaron 7 días, pero no aparece

Dos carteras, un bolsín

Flavia y su nuera entregaron sus carteras -en una dejaron el celular- a una empleada de seguridad. Ella las colocó a ambas en un mismo bolsín.

Empleada suspendida
Tras advertir el robo en la caja, lo denunciaron. Luego se enteraron de que la empleada que las había atendido ese día en el ingreso al híper había sido suspendida tres días.

Apareció la funda
Un empleado encontró la funda del aparato -cuyas características habían sido detalladas en la denuncia- en un sector al que sólo accede personal de seguridad de la empresa.

Del celular, ni rastros
A una semana de la sustracción, ni la empresa de seguridad ni el híper se hicieron cargo de restituir el aparato ni el dinero equivalente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído