El clima en Neuquén

icon
Temp
57% Hum

Agarrate Catalina: "Es una autocaricatura frente a un espejo"

Yamandú Cardozo, director de Agarrate Catalina, llega el 1° de junio al Casino Magic con una nueva puesta: La involución de las especies.

El director de la murga uruguaya Agarrate Catalina, Yamandú Cardozo, se encuentra otra vez de gira por el país con más de diez presentaciones, en lo que significa una "tremenda alegría" de poder estar frente al público. La murga que se gestó en el 2001 llegará a la ciudad con La involución de las especies, su último show con el que consiguieron este año el segundo puesto del Concurso Oficial del Carnaval en Uruguay.

En su nueva obra, La Catalina realiza una corrosiva caricatura sobre el ser humano a través de una filosa ironía adaptada a la realidad sociopolítica latinoamericana.

Te puede interesar...

"Como todo espectáculo que hacemos, intentamos comunicar desde un lugar horizontal nuestras dudas, miedos, broncas que tenemos con el animal humano y nuestra manera de organizarnos en los contextos sociales llevados al límite del humor. A través de las caricaturas (personajes), charlamos de qué nos pasa como seres humanos en esta sociedad", aseguró Yamandú. Y resaltó sobre la producción: "Tiene pocas sorpresas este espectáculo al hablar sobre el bicho humano. Es una autocaricatura frente a un espejo".

Mirada sarcástica

El animal humano al que se refiere Yamandú siempre ha estado presente en los espectáculos de la murga bajo la mirada irónica, la sátira como herramienta central. Sobre si es La involución de las especies la puesta más crítica que ha generado la agrupación, el artista consideró que la murga construye sus espectáculos para que sean "agarrables" desde todos sus "rincones". "Con el nuevo show, La Catalina vuelve a ser irreverente en su humor. No sabría decir si es el más crítico porque siempre vamos agregando herramientas en este ejercicio de la crítica y autocrítica", señaló.

En el show del colectivo artístico aparece la figura del presidente de Uruguay Luis Lacalle Poul, quien representa al Partido Nacional y toma un modelo capitalista. "Es un mandato lícito e implícito de que las murgas deben hacer esas caricaturas esté quien esté en el gobierno. Hemos jugado con la imagen y ese imaginario colectivo de Pepe Mujica llevándolo al límite.

No es que ahora bajo este modelo político neoliberal o de centroderecha las murgas hacemos caricaturas. Siempre intentamos que esas caricaturas no tengan una carga de agresividad innecesaria. No vamos por ese palo. Nuestra movida final es que sean incómodas, que esté nuestra editorial que es innegociable, con el cuidado conceptual y no estratégico.

Si algunas de esas personas se sientan a ver esas caricaturas la idea es que no tengan más remedio que decir ‘acá la embocaron’, ‘qué bronca me da esto’ o ‘qué bien esto otro’. Nunca vamos a querer que se dé una agresividad poco elegante que muchas veces corresponde más a la tribuna", explicó Cardozo.

Murga uruguaya Agarrate Catalina

Desafío

Debido a la pandemia que azotó al mundo, por primera vez en su historia no celebraron el popular concurso de carnavales, que reúnen más de 20 murgas. Ante ese episodio, Yamandú contó que hubo que "comprimir" dos años de realidad para la vuelta al concurso. "Fue un desafío escribir sin saber si se iba a terminar el carnaval porque en el medio pasó la variante Ómicróon.

Nosotros tenemos un colectivo de 35 personas y tuvimos 13 casos de COVID. Resultó extraño escribir. Porque daba la sensación, lógicamente, de que la pandemia era lo prioritario. Entonces, cómo las murgas no iban a referirse a eso. Fue un tema particular y nos referimos al tema a través de temáticas derivadas que toquen por la tangente esa situación", explicó.

Tras 11 años, el regreso del carnaval trajo en La Catalina la vuelta de Rafael Cotelo a la formación, uno de los humoristas más grandes que tiene Uruguay. "Además de tenerlo como nuestro compañero de ruta, amigo, secuaz artístico, es familia. Él escribió conmigo y es un ejercicio que te lleva mucho tiempo pero lo disfrutamos con un montón de cosas. Fue también recuperar el ejercicio de la amistad porque si no la fomentás, corrés el riesgo de que se transforme en un título. En lo artístico me encantó hacer dupla otra vez en el escenario. Disfruto mucho su agilidad humorística y de la manera que resuelve situaciones que nos planteamos en común", señaló Yamandú.

Llega Agarrate Catalina a Neuquén.mp4

Linda responsabilidad

En la historia de La Catalina hay una parte del público que espera sentirse reflejada en la escritura de Cardozo. Ante ese "peso", el director del colectivo lo toma como una "linda responsabilidad". "Siempre intentamos que no se vuelva una presión. Hay una cosa muy linda que te dice la gente que es ‘no cambien nunca’, que es una manera de decir ‘ojalá que esto que me vincula contigo permanezca siempre’. Y en ese deseo hay algo que nos damos cuenta que hacemos: es la posibilidad de cambio que te da el arte para nuevos discursos, nuevas maneras estéticas que te hagan crecer", dijo.

Yamandú, ante esos giros que se pueden dar en el mundo de la murga, sostuvo que nunca se deja de tener en cuenta al público. "Tenemos muy en cuenta el reclamo de la gente o qué quiere o disfruta de La Catalina. Pero siempre ponemos y tenemos la necesidad como creador de nuestro espacio de decir exactamente lo que necesitamos decir de la manera que se nos antoje. Entendemos que es la mejor manera de compartir nuestra necesidad artística a prueba de todo. Y sentimos que ese es el valor más grande de aporte que hacemos. Si yo pudiera acostumbrar a algo al público de La Catalina es que esta murga va a cambiar siempre. A entretenerse a sí misma, a nutrirse y a hacer cambios de frente siempre y cuando los necesite. Eso no nos puede limitar porque somos responsables de lo que decimos. Después lo dejamos ahí y la gente se encargará de decidir y tomar su propia responsabilidad", precisó.

Agarrate Catalina - El Novio de la Nieta

Dos décadas

Agarrate Catalina cumplió 20 años de vida y para uno de los compositores de la murga el fuego inicial de ese extenso recorrido atravesado por reconocimientos y giras fue el juego. "Hoy lo leo como una manera de aprendizaje, un ejercicio inventado de libertad y crecimiento, pero lo cierto es que la chispa inicial fue el juego. El juego de ser murguista", lanza Yamandú yendo a los primeros pasos que comenzaron fuera y dentro del carnaval en 2001. En ese trayecto del colectivo de "intensidad" y hasta "revolucionario" en las vidas de sus integrantes, además de todo lo que arrastró La Catalina , era "absolutamente implaneable".

"Mi viejo (Héber) dice que vivimos cuatro vidas en una en todos estos años. Siempre todo ha ido fluctuando. Desde hace algunos años atrás hasta acá no ha parado de ser constante ese flujo: las giras mundiales, ir a México, Chile, Cuba o países de idiomas distintos, todo tuvo su intensidad. También hemos ido a pueblos de centenares de personas a quinientos kilómetros de Montevideo en donde nunca en su historia había llegado una murga. Tenemos literalmente afecto en todo el mundo por nuestra expresión artística", añadió.

Agarrate Catalina ganó el concurso de carnaval en cinco oportunidades, y ante esa satisfacción, para Cardozo cada uno tuvo su forma particular de vivirlo con alegría. "El 2020 fue especialísimo porque es el último. Siento que la murga alcanzó una madurez artística y estética que me da mucho orgullo. Y significó una alegría para muchísima gente volver a ver a la Catalina en ese lugar", cerró.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario