El clima en Neuquén

icon
21° Temp
20% Hum
LMNeuquen bici

Amor por la bici: responsabilidad, vida sana y diversión en la barda neuquina

Nicolás Allende y Nicolás Farías son dos amigos que se conocieron pedaleando en los 90. ahora, como profesionales del ciclismo, llevan adelante proyectos juntos y alientan a las personas a que la bicicleta tenga un rol más activo en sus vidas.

Tener amigos es lo más. Pero tener uno que te toque el timbre a las dos de la tarde de un sábado para ir a andar en bici, es saber que la aventura está asegurada. Hincarse en los pedales para hacerle frente a la subida de Plaza de las banderas, tirar oraciones cortas mientras el ajetreo lo permite, respirar hondamente hasta sentir lo que es el aire frío entrando a los pulmones. Y una vez arriba sonreírse, por esa complicidad de haber llegado a la barda. Ahí es donde empieza -o termina- la meseta patagónica, algo tan neuquino y regional como el río Limay. Vos y tu amigo llegan juntos para reunirse con otros y empezar a andar los caminos de la libertad y la diversión. Si un niño en Neuquén no tiene esa oportunidad, es lo más parecido a la injusticia.

Nicolás Allende y Nicolás Farías sí tuvieron esa infancia en dos ruedas, y una adolescencia que los estrechó como amigos en adelante. La unión comenzó cuando el primero tenía trece y el segundo once y se mantiene hasta hoy, en que ambos pasaron los 34.

Te puede interesar...

“De chico corría en Cross, por esas cosas de la vida dejé de andar y en la adolescencia lo conocí a Nico y empezamos a compartir otras modalidades”, cuenta Nico Farías. Para esa época, Nico Allende competía en BMX, y fue gracias a su amigo que conoció el mundo del descenso y empezó a encarar bajadas de 3000 metros a lo kamikaze en poco más de tres minutos. “Ya de grande, me invitó a una de esas carreras; yo estaba alejado y medio bajón por las sucesivas lesiones y Nico me rescató e incentivó”, dice Allende. “Eso fue el año pasado en Chillán, que tuve que largar llorando por la emoción; al final de la carrera lo fui a abrazar”, relata.

Mountain bike (8).JPG

“Los Nicos” tuvieron la oportunidad de asociar su pasión por las dos ruedas a su profesión. Allende es profesor de Educación Física y antes de recibirse tenía a cargo la escuelita de iniciación al BMX para niños. Más tarde, se dedicó a enseñar Mountain Bike a ciclistas. “Cada una de las modalidades tiene su técnica, en ellas, no nos subimos a la bici por el hecho de andar o lanzarnos de un cañadón o por tener un buen estado físico; la idea de estos entrenamientos es darle a los deportistas apoyatura y herramientas para que realicen un deporte seguro”, explica. Ambos corren el campeonato argentino de Dh Downhill y están entre los primeros puestos; pero además, Farías, corrió el Panamericano representando a Argentina. En sus ratos libres el joven es Diseñador Gráfico y plotea bicicletas.

Mountain bike (4).JPG

Bici y pandemia

Cuando en mayo las restricciones a la cuarentena se fueron levantando, ocurrió un boom en dos ruedas que se tradujo en el aumento de las ventas de bicicletas en un 50%. No sólo salían los jóvenes, también los adultos arreglaban su bici o adquirían una para utilizarla como medio de transporte. La nueva distribución del tiempo en los hogares y la reconfiguración de las actividades recreativas también hicieron que los más chiquitos tuvieran su bicicleta, porque ahora si había oportunidad de salir, se hacía en familia. Con lo que comenzó a haber un “redescubrimiento” de este medio tan noble y sustentable como es la bici. “Lo celebramos, -dice Farías- en muchos sentidos: usar bicicleta te aporta salud y diversión, pero también mucha gente fortalece su psicología; cuántas veces me fui bien temprano a la barda a pedalear y se me cruzó algún zorro y me quedé mirando la ciudad. O cuántas veces vamos entre amigos y compartimos un lindo rato”.

Amigarse con la bici también conlleva a un proceso igualmente importante según la opinión de los chicos y es el cuidado de las bardas. Es que el neuquino está aprendiendo a valorar las bardas, que comprende gran parte del territorio de nuestra ciudad y posee en sus suelos arcillosos más de 100 especies de plantas autóctonas y una variada fauna nativa. “Acrecentar este sentido de pertenencia está bueno para que cada vez las disfruten más personas y no las perdamos en proyectos inmobiliarios y se dañe nuestro ecosistema y haya inundaciones”, argumenta Allende.

Mountain bike (3).JPG

Por una ciudad “biciamigable” y segura

Ahora que los amigos disfrutan de otra manera del ciclismo y que ya no entrenan para competir sino por salud y como un pasatiempo, les toca según ellos, “poder trasmitir todo lo que el deporte les dio”. Lo hacen cada vez que un chico nuevo saluda por primera vez al grupo y le explican las medidas de seguridad, o cuando le acercan el deporte a sus amigos y familiares para fomentar el uso de la bici. Pero también con proyectos nuevos, tocando puertas, hablando con vecinos, preguntando en el barrio cuáles son las necesidades y los gustos para poder crear un centro recreativo, inclusivo e integral que tenga a la bici como una de las protagonistas. Un sueño por cumplir.

¿Y cómo se anda seguro en una ciudad que cada vez agranda más sus bicisendas y tiene cada vez más circuitos caseros de salto y recreación? El profe Allende y cuatro veces ganador del Dirt Jump, es terminante: “Para el salto, el casco es fundamental. Además de la protección en rodillas y los guantes; luego también agregar tapones en manubrios, así no nos lastimamos al caer”.

Mountain bike (6).JPG

Farías amplia la recomendación a los que se inclinan por las modalidades extremas: “En primer lugar, siempre tener la bici en condiciones, frenos, trasmisión, que no se afloje el manubrio. Y después conocer las limitaciones de cada uno. Si nunca salté un escalón de dos metros, por qué no empezar por algo más tranqui”.

Y para la rutina o el paseo “los Nicos” aconsejan “la conducción defensiva”. Es decir, prestar atención a las señales de tránsito, estar atentos a los autos cuando abren las puertas, a los niños cuando cruzan la calle, y obviamente -nunca olvidar-, el casco, “el elemento que puede salvarte la vida”.

Mountain bike (1).JPG

Parque Norte, uno de los lugares más concurridos

Si bien al decir de los chicos andar en bici “no tiene precio” y es “una manera sana de recrear”, para que el disfrute esté a la altura de las circunstancias es importante cuidarnos entre todos y solucionar los actuales problemas de la saturación de los espacios. Como ocurre en el circuito de Barda Parque Norte, uno de los sitios más concurridos para hacer actividades físicas y deportes al aire libre.

“Parque Norte viene siendo uno de los pocos lugares para que la gente haga deporte al aire libre: desde bicicleta, salto, Mountain Bike, descenso, running, caminatas y hasta hay una pista de Moto Cross”, asegura Nico Allende. “Pero ahora se llenó y están dándose ciertas imprudencias por falta de información y capacitación; o se dan choques, discusiones y peleas entre las personas que hacen uso del espacio. La problemática tiene una solución que es sentarse a hablar con las autoridades y plantear la necesidad de colocar cartelería y señalización”, insiste Nico. “Y después hay que enfocar en el uso y costumbres de los ciudadanos, agrega Nico Farías; si vos venís subiendo con la bici y hay un caminante, lo más probable es que al caminante le cueste menos frenar un poco para darte el paso. Lo mismo para la bici, si ve que viene una persona que tiene prioridad de paso, hacerse a un costado y dejarla pasar”. “Es una cuestión de respeto”, concuerdan los chicos.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

5.8536585365854% Me interesa
83.414634146341% Me gusta
2.9268292682927% Me da igual
3.4146341463415% Me aburre
4.390243902439% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario