Aneurisma de la aorta, un mal que no siempre avisa

Afecta a uno de cada 10 hombres mayores de 65 años y provoca mil muertes al año. El diagnóstico temprano es clave para evitar complicaciones.

Los casos de enfermedades que afectan a la aorta, la arteria principal de nuestro cuerpo, están en aumento debido al envejecimiento de la población. Suelen no presentar síntomas y pueden poner en riesgo la vida, por lo que los especialistas subrayan la importancia de acceder a un diagnóstico temprano.

La patología aórtica comprende a un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar la aorta y en consecuencia, al corazón. Los aneurismas de aorta o enfermedades genéticas como el síndrome de Marfán son algunas de ellas.

El aneurisma de aorta abdominal es una dilatación de la pared de la aorta, principal arteria del ser humano. Tener un aneurisma de aorta abdominal se asocia a una alta mortalidad si no se lo descubre a tiempo. Su incidencia viene creciendo en los últimos años vinculado al aumento de la expectativa de vida. El aneurisma de aorta abdominal constituye la 10ª causa de muerte en hombres mayores de 65 años. Se estima que en Argentina la población afectada por esta enfermedad supera los 100.000 habitantes y que 1000 personas fallecen anualmente por ruptura de aneurisma. El riesgo es mayor para fumadores y ex fumadores.

“Las afecciones de la aorta suelen ser asintomáticas hasta que se complican con rupturas o disecciones. La persona suele sentir un dolor muy intenso de aparición súbita en el pecho, espalda o abdomen. Ahí radica la importancia del chequeo médico y estudios de imágenes para detectar tempranamente si algo no está bien, poder realizar el tratamiento correspondiente y evitar complicaciones que podrían ser fatales”, afirma María de la Paz Ricapito, co-coordinadora de la Clínica de Patología Aórtica del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído