Anuncian beneficios para pymes pero tiene sabor a poco

"Las ventas se han reducido un 80 o 90%", dijo Carlos Pinto, de la Cámara de Expendedores de Combustible, uno de los sectores excluidos de los beneficios.

En el marco de las medidas destinadas a contener el impacto del coronavirus sobre la economía, el presidente Alberto Fernández firmó el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 332/2020 que dispone que el Estado pagará una parte de los salarios de las pymes afectadas por el parate que originó el aislamiento.

El nuevo paquete de beneficios excluye a las llamadas “actividades esenciales”, que no son alcanzadas por la cuarentena obligatoria pero han perdido una gran parte de sus ingresos por el aislamiento. Así, muchas empresas, comercios y actividades no detuvieron su actividad porque eran vitales para la gente frente a la pandemia, pero, sin ventas, no recaudaron y ahora quedaron afuera de los beneficios. ¿Se enciende una polémica?

Te puede interesar...

“El que mantiene algún nivel de actividad está en una condición comparativamente mejor que quien está cerrado sin ningún flujo de fondos. Desde luego, acá hay que entender que todos pierden. Por ejemplo, las estaciones de servicios están trabajando a un 30% y el sistema de salud tiene problemas serios porque no hay ingresos normales de las obras sociales”, dijo Edgardo Phielipp, vicepresidente primero de la Asociación del Comercio, Industria, Producción y afines del Neuquén (ACIPAN).

En declaraciones a Realidad Económica, Phielipp enfatizó: “Todos pierden. Lo que hay que determinar es cuáles son las medidas necesarias para preservar la trama empresaria y del empleo”. “Nosotros hemos opinado que hacen falta medidas desde el punto de vista financiero, del Banco Central, medidas que no han sido adoptadas. Me refiero a establecer las normas que se han aplicado en muchos países del mundo para inyectar liquidez y permitir superar, al menos parcialmente, esta situación”, detalló.

Y continuó explicando que “es necesario mantener las empresas a través del financiamiento que impida el corte de la cadena de pagos. Si eso pasa, el colapso será general y sumamente complicado hasta desde el punto de vista social. Hacen falta medidas del BCRA que no han sido adoptadas y que son imprescindibles para mantener las empresas en pie, y, desde luego, el empleo”.

Apertura gradual

“Son herramientas positivas, paliativas, que no son suficientes. Nosotros reconocemos el esfuerzo del gobierno para ayudar a sectores que hoy están cerrados por la cuarentena, que implica el 70% de la actividad comercial y casi tres millones de asalariados”, opinó Natalio Grinman, Secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

“Nosotros le estamos pidiendo al Gobierno créditos a tasa cero para llegar a comerciantes a superar la coyuntura. Es muy importante proteger a la mayor cantidad de vidas del país pero hay que ser cuidadosos para que, en el proceso, no destruyamos la economía”, aseguró en declaraciones a Realidad Económica.

Grinman fue categórico: “Sin actividad privada, fuerte y pujante, va a ser muy difícil poder reconstruir una estructura económica y productiva. Hay que tener en cuenta que el sector privado es el que aporta los fondos que necesita el Estado”.

A la hora de evaluar propuestas, el secretario de la CAC dijo: “Nosotros le hemos pedido al Presidente de la Nación a través de varias notas una apertura gradual de la cuarentena segmentándola y con algunas variables para proteger la salud de la población. De esta manera se disminuye el ritmo del contagio, se mantiene en parte el aislamiento social pero se permite a los comercios y empresas comenzar a generar el flujo de caja necesario para subsistir”.

“No es suficiente”

Otro sector excluido es el de las estaciones de servicio. Carlos Pinto, miembro de la Cámara de Expendedores de Combustible de Neuquén y Río Negro, se sumó al planteo de Grinman al decir: “Me parece que muchas de las medidas están bien, sobre todo la parte impositiva. Aunque creo que dada la gravedad de la situación, no es suficiente”.

“Estamos excluidos porque pertenecemos a los negocios que tenemos que estar abiertos y eso es correcto porque así se mantiene el transporte, las ambulancias, todos los medios de transporte que se están utilizando. Es una buena medida, pero las ventas se han reducido un 80 y 90%. No han tomado en consideración el caso particular nuestro porque nuestros gastos se mantienen y las ventas se cayeron. Deberíamos estar en los beneficios que se dan”, aseguró.

A la hora de plantear medidas paliativas, Pinto puso el foco en la cuestión financiera. “Hablar de créditos con tasa al 25% o que no excedan al 40% no hace a ninguna mejoría porque no existen ingresos de ninguna clase”.

Las medidas, una por una

El texto dispone que el Estado saldará hasta un salario mínimo vital y móvil (SMVM) -$16.875- en las pymes de hasta 25 trabajadores. Y pagará hasta medio salario mínimo para aquellas empresas de hasta 100 empleados. Además, reducirá las contribuciones patronales en hasta un 95%.

El DNU dispone la creación del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción para empleadores y trabajadores afectados por la emergencia sanitaria. El mismo ofrecerá uno o más de los siguientes beneficios: postergación o reducción de hasta el 95% del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), Asignación Compensatoria al Salario, para todos los trabajadores en empresas de hasta 100 empleados.

La compensación salarial varía en función de la cantidad de trabajadores a cargo. Las pymes con hasta 25 trabajadores a cargo podrán gestionar hasta el 100% del salario neto de cada trabajador, con un máximo de un salario mínimo ($16.875).

Los empleadores de 26 a 60 trabajadores pueden obtener hasta un 75% del Salario Mínimo Vital y Móvil vigente. Las empresas de entre 61 y 100 trabajadores, hasta el 50% del salario mínimo. Para estos tres casos la compensación salarial será abonada por Anses.

Las empresas de más de 100 empleados podrán gestionar Repro, el programa de asistencia del Ministerio de Trabajo para firmas en crisis. En este caso, "prestación por trabajador tendrá un mínimo de $6.000 y un máximo de $10.000", señaló el Gobierno.

En cuanto a las contribuciones patronales, la AFIP postergará vencimientos para el pago. Además, las empresas en situación de crisis con hasta 60 trabajadores contratados tendrán una reducción de hasta 95% en las contribuciones patronales devengadas durante abril. Las empresas de más de 60 trabajadores deberán promover el Procedimiento Preventivo de Crisis.

LEÉ MÁS

La Unión Industrial pidió la apertura de los bancos

Nación decretó la prohibición de los despidos por 60 días

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído