Apostador furioso quiso prender fuego la agencia

Decía que por un error de la empleada no había ganado el Quini 6.

En menos de 24 horas, un joven apostador de Catamarca se sintió el hombre más afortunado y el más desafortunado a la vez. Creyó haberse ganado un pozo millonario y que, por un supuesto error de la encargada de la agencia, se quedó sin nada.

Según aseguró el joven, de 20 años, la mujer que lo atendió anotó los números en el Loto, cuando él se los había dictado para apostar al Quini 6 (el pozo estimado es de $175.000.000), donde -también desde su parecer- finalmente salieron sorteados. Ante semejante golpe de infortunio, amenazó con prender fuego la agencia y quemarse vivo.

Te puede interesar...

Pero la historia no termina ahí. La agenciera explicó que en realidad el joven jamás acertó los seisnúmeros. Ni en el Quini 6 ni en el Loto. Al menos, no en la fecha en que apostó. Antes de saber la verdad, con la bronca y la impotencia de creer que se había perdido el premio, el apostador comenzó con las amenazas.

Desde la agencia le pidieron que se tranquilizara y que necesitaban ver el cupón para intentar subsanar el supuesto error. Pero el joven no se los quiso dar y se fue. Cuando volvió, tenía un bidón con querosene y una caja de fósforos.

La encargada de la agencia llamó al 911 y los policías de la Comisaría Primera lograron reducirlo antes de que encendiera un fósforo luego de que haya rociado sobre el local y sobre sí mismo el líquido inflamable. En ese momento también le quitaron de las manos el cupón.

“Apareció alguien que dijo haber ganado el Loto y que yo había hecho una jugaba correspondiente al Quini 6, no sabía de qué cupón se trataba hasta que la Policía logró secuestrar ese cupón, y para mi sorpresa veo que en esa jugada que corresponde al 7 de octubre no tiene ningún acierto en el Loto, si hubiera sido jugado, y tiene uno solo si hubiera sido jugado en el Quini 6”, explicó Sabina Barrios.

“Es imposible hacer mal una de esas jugadas porque vos la programás a la máquina y ahí tenés que elegir: si querés jugar al Loto, jugás con ocho números, mientras que para el Quini jugás solamente con seis”, siguió. La agenciera, preocupada por la situación, investigó los números que el hombre le reclamaba y, según contó, en su chequeo descubrió que “en el sorteo del 3 de octubre sí salieron sus números en el Loto, pero él jugó el día 6”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído