Aranguren adelantó una fuerte quita de subsidios

Dijo que seguirá el control estatal de YPF y respaldó Vaca Muerta.

Neuquén.- Juan José Aranguren, designado como ministro de Energía por Mauricio Macri, adelantó ayer que impulsará una eliminación de subsidios y un alza en las tarifas de electricidad, a la vez que aseguró que la petrolera YPF continuará con la actual composición accionaria y que el desarrollo de Vaca Muerta seguirá en pie.

El ex presidente de Shell Argentina dijo que la empresa de bandera quedará "con la configuración accionaria que tiene: 51% en manos estatales (26% del Estado nacional y 25% de las provincias) y el resto en manos privadas".

"En ningún momento se cuestionó mantener la composición accionaria de la compañía: YPF sigue como está, sigue siendo la empresa líder y se buscará que sea más eficiente", adelantó.

Antes del ballotage, el ex directivo generó un gran revuelo político al señalar que el autoabastecimiento y la soberanía energética no eran relevantes y que al ser YPF una sociedad anónima los accionistas deberían decidir cómo se debía llevar adelante la administración de la empresa.

Molles: Aranguren destacó esa formación no convencional neuquina, que es muy rica en gas.

Vaca Muerta

Ayer, Aranguren señaló que Vaca Muerta "es un proyecto muy significativo" y precisó que se trata de "una roca generadora" y agregó que hay otra como Los Molles, particularmente rica en gas, que van a seguir siendo una fuente de energía para el país.

Advirtió luego que hay que establecer las "condiciones macro, de productividad y de forma explotación del recurso en forma eficiente".

"El proyecto (de Vaca Muerta) ha llegado para quedarse y la actual coyuntura de precios en el mercado internacional no va a ser obstáculo para que se desarrolle", ratificó el ex empresario y, en materia de gas, consideró: "Tenemos que recuperar la inversión y despertar confianza en el inversor, para que volvamos a producir los recursos que el país tiene".

¿Tarifazo?

Aranguren adelantó que habrá un fuerte recorte de subsidios. "Las distorsiones van en contra de un desarrollo sustentable de nuestra economía, y el mandato que he recibido de Mauricio Macri es poder contribuir en la resolución de estos problemas", indicó.

"Normalmente, en los países que son exportadores se subsidia la energía; el nuestro es tal vez el único caso de un país importador y se subsidia la energía", dijo el futuro ministro.

A su vez, el ex titular de Shell Argentina afirmó que es necesario "recuperar la racionalidad", ya que "hemos vivido años en los que las políticas que se implementaron fueron parche tras parche, tratando de administrar el presente sin planificar el futuro".

"Es muy difícil poder conducir los intereses tanto privados como estatales si uno no tiene un horizonte adonde poder dirigirse, a los efectos de decidir políticas públicas para alcanzar los objetivos", sostuvo Aranguren.

Añadió que la tarea de los próximos años será "recuperar los marcos regulatorios, que siguen existiendo y están vigentes por ley, pero que fueron modificados en sede administrativa".
"Tenemos que salir de la esquizofrenia que hemos vivido en el sector energético en los últimos 12 años", remarcó.

"El principal problema que veo para adelante -definió Aranguren- es que un país como el nuestro, rico en recursos, no sólo fósiles y no renovables, sino en renovables, hidroelectricidad y nuclear, esté importando el 15% de la energía que necesita. Esto es un crimen".

Las verdaderas causas de las diferencias en las boletas de luz


El referente energético de Cambiemos Juan José Aranguren consideró "una discriminación, en un país que se dice federal", el actual cuadro tarifario del sector de distribución eléctrica, que en la zona metropolitana "es siete veces más bajo que lo que puede ser en las provincias de Río Negro, La Pampa o Córdoba". Si bien su comentario es veraz, el ex presidente de Shell no explicó que la distorsión no obedece a un reparto desigual de los subsidios de origen nacional, sino al distinto costo del valor agregado de distribución (VAD), es decir, al costo de la distribuidora local, que está determinado por cada jurisdicción. La diferencia entre los costos de distribución de Buenos Aires con respecto al resto de las provincias se explica por la cantidad de clientes a las que se llega. Es decir, relativamente es menos costoso mantener una red en zonas de alta densidad poblacional que en una que está poco poblada. Además, otro factor que influye es el consumo promedio del usuario, que en el interior del país es un 20 por ciento menor que en la Capital Federal y el Conurbano. Los subsidios de Nación no se aplican a la distribución, sino a la generación y el transporte en alta tensión.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído