Argentinos trabajan para que las baterías duren más

Científicos del Conicet forman parte de un proyecto internacional.

Un grupo de científicos argentinos del Conicet participa de un proyecto internacional para el desarrollo de nuevos materiales que permitan hacer frente a uno de los grandes desafíos actuales: minimizar el consumo de energía en diferentes dispositivos. La iniciativa, cuya clave es innovar en los materiales que se usan para fabricar dispositivos -tanto para reducir el consumo energético como para recuperar parte de lo que se pierde en forma de calor-, parte de la “obligación” de pensar en maneras más eficientes y sustentables del uso energético, lo que además resulta en un valioso cuidado del medioambiente.

“El objetivo es tratar de ir más allá de la tecnología de la que se dispone. Para esto necesitamos poder coordinar conocimiento y experiencia en diferentes campos: diseño y obtención de nuevos materiales, y en la medición de propiedades a la nanoescala y la modelización de las mismas”, explicó Myriam Aguirre, coordinadora del proyecto.

Del proyecto -financiado por la UE- participan ocho universidades y centros de investigación de larga trayectoria en nanotecnología de España, Francia, Suiza y Japón, además de tres argentinas: la Universidad Nacional de San Martín, la UTN y la Comisión Nacional de Energía Atómica. Bajo el nombre “Spin, Conversión, Logic & Storage in Oxide-Based Electronics (Spicolost)”, la iniciativa está enfocada en desarrollar e implementar films delgados y nanoestructuras con funcionalidades eléctricas y magnéticas que permitan optimizar la performance de los dispositivos actuales y disminuir el consumo de energía sin aumentar los costos.

“Este proyecto no sólo reúne investigadores que comparten temáticas con cierta orientación similar, sino que potencia una trayectoria de trabajo y hace posible concretar ideas planteadas desde hace años: rediseñar el mapa de la nanotecnología como la conocemos, cambiar el concepto de nanotecnología como manipulación a escala atómica al de producción de bienes de consumo masivos”, explicó Eugenio Otal, quien coordina el capítulo argentino del proyecto junto con las investigadoras Ana María Llois y Laura Steren.

Las áreas de investigación en las que trabaja esta red de científicos comprenden la expansión de la espintrónica y el desarrollo y optimización de materiales magnetoeléctricos y termoeléctricos. Estos materiales recapturan el calor que comúnmente se pierde al ambiente y lo transforman en energía eléctrica para realimentar los equipos (tablet, smartphone o una computadora portátil), reduciendo el consumo y alargando la autonomía de las baterías. Y logrando así que todos dejemos de sufrir con el poco tiempo que duran.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído