Caminar por la playa es un placer único en Las Grutas

Hay corredores que tienen una extrema belleza natural. Miles de turistas los aprovechan.

Las Grutas
La sensación que brinda la arena bajo los pies desnudos es muy agradable. Caminar sobre la playa alejada de la algarabía de la muchedumbre invita a disfrutar del silencio que rompe apenas el estallido de las olas del mar. Esa calma anima a seguir adelante.

En Las Grutas los paseos por la costa ya forman parte del inventario natural que disponen los visitantes. Muchos lo han adoptado como algo habitual que, obviamente, hace bien a la salud.

Dos circuitos se pueden recomendar, uno tan atractivo como el otro. Hacia el sur, la orilla marina, después de dejar la Séptima Bajada y el cañadón de La Paloma, ofrece un paisaje magnífico bordeado de dunas donde una pequeña bahía culmina, a unos cinco kilómetros de distancia, en Piedras Coloradas. Es otro lugar que se aconseja conocer. Allí abundan los comercios en los que se pueden saborear pescados o mariscos recién capturados y bebidas frescas.

Más allá, el paisaje sigue siendo igualmente bello, y se pueden observar decenas de suntuosas viviendas construidas, algunas en sectores no habilitados, lo que ha llevado a que la Justicia ordene la demolición de tres de ellas, lo que no ha ocurrido.



En dirección inversa, hacia el norte, la postal difiere por la aparición del enorme acantilado. Se puede iniciar el recorrido desde la Primera Bajada, para dejar atrás la restinga en la que hay que tener cuidado al transitar porque se torna muy resbaladiza luego de la pleamar.

A partir de la Bajada Cero nuevamente surge la arena fina que devuelve el placer. Algunos metros más allá, trozos de roca que alguna vez se desprendieron del murallón rompen con la monotonía costera. Es el sitio preferido por las parejas que buscan intimidad y también por los solitarios.

Hay que seguir unos tres mil metros para llegar a la Bajada La Rinconada, donde el barranco permitió la construcción de una escalinata y un parador que posee distintos balcones que tienta para disfrutar unos frutos del mar. Este sitio muestra un estilo típicamente mediterráneo, con sus muros y terrazas irregulares pintadas de blanco.

En ambos casos se puede llegar en vehículo. Pero la caminata ofrece un sabor especial.



Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído