Careta polémica: La Fundación Dalí, contra La Casa de Papel por derechos de autor

A 30 años de la muerte del pintor español, la institución que protege el legado del artista exige a la producción de Netflix "que se regularicen los usos no autorizados"

Mientras se espera el estreno de la tercera temporada de La Casa de Papel, la exitosa serie de Netflix enfrenta un problema de derechos de autor por las emblemáticas máscaras que usaron el grupo de atracadores en la ficción, con la fisonomía, el bigote y los ojos saltones propios del pintor surrealista, Salvador Dalí.

A 30 años del fallecimiento del multifacético artista español, la Fundación Dalí, institución quefomenta, protege y defiende su legado, esgrimió sus "derechos inmateriales derivados de la obra y de la persona"ante el uso que se hace de su imagen.

Te puede interesar...

Según fuentes de la institución creada por este en 1983, "cualquier persona que quiera ejercitar o explotar alguno de estos derechos" debe contar con su autorización previa. Es por eso, que exigieron "que se regularicen los usos no autorizados", aunque no precisaron por el momento las acciones que se emprenderán.

La careta de Dalí y el overol rojo se transformó en el gran símbolo de La Casa de Papel, el éxito de Atresmedia adquirido por Netflix que además de reportarle jugosas ganancias a la plataforma, se convirtió en una serie de culto en lugares insospechados del planeta.

Ante la gran expectativa que genera la tercera temporada de la producción, la Fundación Dalí quiere controlar a los atracadores con cara de Dalí que arrasan en ventas en carnavales y fiestas de Halloween y son utilizadas por famosos jugadores de fútbol, como Neymar, para celebrar su cumpleaños en las redes sociales. También quiere evitar que las caretas sean utilizadas por ladrones de verdad que asaltan bancos en distintas ciudades del mundo ocultos tras la máscara del pintor, simulando los personajes de la serie.

Según publicó el País. fuentes de Atresmedia, productora a cargo de la serie, afirmaron que la Fundación Dalí no les ha enviado ningún requerimiento para regular el uso de la máscara y aseguraron que “la máscara es un diseño que recuerda a Salvador Dalí, pero un bigote así lo puede llevar cualquiera, aunque Dalí lo popularizase”.

En tanto, desde la productora Vancouver Media, señalaron que “como la serie tiene una estética del mundo del cómic”, se planteó que los atracadores llevasen máscara y se barajaron dos opciones: “El Quijote, por su universalidad y por su locura, y Dalí, que se impuso porque era un personaje más icónico y mucho más moderno que el ideado por Cervantes. Fue una decisión de los creadores respaldada por el equipo de arte de la productora. Entonces se encargó a un artesano que hiciera una caricatura ex profeso para la serie y se planteó si había que pedir permiso, pero nuestro equipo jurídico recomendó que no era necesario al tratarse de una caricatura”.

En sintonía, los portavoces de Netflix, volvieron a remarcar que no pueden “dar detalles de la nueva temporada”, aunque indicaron que “la decisión de utilizar a Dalí fue de los creadores” con el apoyo del departamento jurídico.

A su vez, fuentes cercanas a la realización resaltaron que su éxito tiene que ver con el hecho de que “al final, la serie ilustra la victoria de David contra Goliat y eso ha hecho que en países como Arabia Saudí, Turquía y Francia o también en Latinoamérica y en África la máscara se haya utilizado como icono para reivindicar derechos sociales y para la lucha contra los poderes políticos y económicos”. “La serie ha permitido que el pintor se conozca en puntos del planeta que de otra forma habría sido complicado. Es el mejor marketing para Dalí en todo el mundo”, agregaron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído