Caso Facundo: uno de los policías que disparó dio positivo de cocaína y marihuana

Los resultados toxicológicos de los efectivos involucrados en la muerte del niño tucumano confirmaron que uno de ellos presentaba ambas drogas en el organismo.

El examen toxicológico de uno de los policías involucrados en la muerte de Facundo Ferreira, el niño de 12 años que fue asesinado de un tiro en la nuca en Tucumán, arrojó que el uniformado tenía restos de cocaína y marihuana en el organismo. El secretario de Seguridad de Tucumán, Luis Ibáñez, confirmó que el oficial no superó el análisis toxicológico y que por tal motivo anoche se le inició un sumario interno.

"En las actuaciones se procede a la quita de la función operativa del agente (en la vía pública) y se ordena que comience a realizar el tratamiento que pudieran aconsejar los profesionales", indicó Ibáñez sobre el protocolo oficial para el tratamiento de los casos de policías cuyas pruebas antidrogas dan positivo.

A su vez,aclaró que el agente afectado no es separado de la fuerza mientras no se confirme una "conducta tipificada".

En su defensa, el uniformado dijo que había consumido hojas de coca, algo habitual en las provincias del norte, aunque eso no lo dejaría exento de los resultados positivos de marihuana. Según fuentes judiciales la fiscal Adriana Giannoni, a cargo de la causa, buscará determinar la cantidad exacta de sustancia que tenía en el cuerpo el agente para corroborar si es cierta o no su versión.

Los uniformados que están en la mira de la investigadora son Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres. Desde el crimen de Facundo realizan tareas administrativas porque de manera preventiva les retiraron sus armas reglamentarias.

Según la policía, el niño murió por quedar en el medio de un tiroteo entre los efectivos y otros jóvenes que escapaban de un control. Para la familia, fue un claro caso de gatillo fácil. La autopsia confirmó que la bala que mató a Facundo fue disparada desde una distancia corta, unos 50 centímetros.

Según la policía, el niño murió por quedar en el medio de un tiroteo entre los efectivos y otros jóvenes que escapaban de un control. Para la familia, fue un claro caso de gatillo fácil.

Desde la Casa Rosada, tal como ocurrió con el caso Chocobar, defendieron el actuar policial y negaron que se tratara de un caso de gatillo fácil. “Disparar o no por la espalda depende de la situación, es un detalle”, sostuvo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que salió en defensa del policía.

“Sostenemos que se trata de un caso de gatillo fácil porque el proceder de la policía no cumplió con los estándares internacionales que establecen los principios de proporcionalidad y racionalidad en el uso de armas de fuego con niños, niñas y adolescentes. El uso debe ser en caso de absoluta necesidad”, alegó la abogada defensora de la familia de Facundo.

LEÉ MÁS

Mataron de un tiro en la nuca a un nene de 11 en una persecución

"El Estado está fomentando una violencia escandalosa"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído