Central pide jugar de nuevo la final y ya no apoya a Segura

La dirigencia pretende un fallo inédito tras el bochornoso arbitraje de Ceballos.

Buenos Aires
La bronca en el Canalla por haber perdido la final de la Copa Argentina en gran parte por un grosero error arbitral caló hondo en la patria futbolera, a tal punto que la dirigencia de Rosario Central le retiró su apoyo a Luis Segura, candidato para las elecciones de la entidad que se desarrollarán el 6 de diciembre, al tiempo que sus vicepresidentes Luciano Cefaratti y Ricardo Carloni pidieron públicamente que vuelva a jugarse el partido tras el escandaloso arbitraje de Diego Ceballos que fue parado por el SADRA (ver recuadro).

"Obviamente que no lo vamos a votar. Anoche hablamos con Segura y le dijimos en la cara todo lo que pensábamos. Lo que hicieron anoche Ceballos y (Marcelo) Aumente (juez asistente) no tiene antecedentes en la historia del fútbol argentino", le reconoció a Télam un miembro de la Comisión Directiva.

Otra vez
La dirigencia de Central fue por más y pedirá a la organización que la final de la Copa se vuelva a disputar. "Que se tome una decisión histórica e inédita. Lo más justo es que este partido se vuelva a jugar. Tampoco Boca merece levantar una Copa tan manchada. Es un pedido de todo el fútbol argentino", expresó Luciano Cefaratti, vicepresidente primero del club rosarino.

"Por todos los que queremos un fútbol distinto, para que nunca más vuelva a suceder un arbitraje como el de Ceballos, que debe ser separado definitivamente del arbitraje", afirmó el directivo, que en ningún momento se hizo cargo de que la dirigencia del Canalla pidió a Ceballos para que dirija la final.

Por su parte, el técnico Eduardo Coudet se refirió al encuentro que tuvo con Segura en Córdoba, donde lo increpó por la actuación de Ceballos: "Segura me dijo que era una vergüenza, pero que no podía hacer nada", aseveró el Chacho, que no encuentra consuelo.

En medio de esta polémica, Central recibe el domingo en el Gigante a Boca. Que sea en paz.


"Estoy sin dormir y sin ánimo, me equivoqué", dijo el juez
Buenos Aires
"Muchachos, esto es una cosa de locos" fueron las primeras palabras del árbitro Diego Ceballos a la prensa, ayer al llegar al aeroparque Jorge Newbery desde Córdoba, tras su escandaloso arbitraje en la final de la Copa Argentina entre Boca y Rosario Central.

Paso seguido, admitió su error en el penal que sancionó para Boca. "No fue penal. Soy un ser humano, no soy un robot. Estaba convencido de que era penal. Si no, no lo cobraba. Acertó el asistente en el fuera de juego del gol de Marco Ruben", afirmó el réferi, y agregó: "Mañana tengo un partido (por el Lanús-Sarmiento de hoy) y trataremos de hacer un buen papel, cumplir con mi tarea. Saldré al campo de juego y trataré de hacer mi mejor trabajo", dijo sin saber que había sido parado por tiempo indeterminado.

"Estoy sin dormir, sin ánimo. Lo que cobro es porque estoy seguro. Es el error más grande de mi carrera por las circunstancias", aseguró Ceballos.

En tanto, Miguel Scime, el director de Formación Arbitral, aseguró: "Hoy no es un día feliz para el referato argentino. A Ceballos lo designamos para dirigir la final porque era de mayor experiencia, pero no tuvo decisiones felices. Estamos tristes porque se equivocó. Hay que reconocer los errores".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído