LMNeuquen pandemia

¿Cómo cambiaron los hábitos con la pandemia?

El aislamiento y el distanciamiento social generaron nuevas costumbres entre los neuquinos. La mayoría se alimenta, se viste y se entretiene de nuevas formas, y los negocios locales sintieron el impacto.

Lo que comenzó como un peligro de un lejano país oriental se convirtió pronto en una realidad que atravesó a los neuquinos por completo. La pandemia por coronavirus causó cierto grado de incertidumbre, pero una suerte de creencia de que el virus pasaría rápido, luego de un breve confinamiento dentro de casa.

Las primeras semanas de encierro se vivieron con gran intensidad y obligaron a todos a pensar nuevas formas de llevar adelante las prácticas más cotidianas. Todo se transformó: la forma de trabajar, de estudiar y de encontrarse con amigos o familiares. Hasta fue necesario pensar estrategias distintas para entrenar, alimentarse o simplemente matar el tiempo entre cuatro paredes.

Te puede interesar...

Con el paso de los meses, hasta el término cuarentena perdió sentido. Lo que parecía un esfuerzo breve de confinamiento se transformó, entonces, en una nueva realidad que llegó para quedarse. De a poco, la música que sonaba desde los departamentos para alegrar a los vecinos se silenció, y ya no suenan los aplausos de las 9 de la noche, que felicitaban a los médicos por su loable tarea. Ahora, el encierro se volvió cotidianeidad.

La flexibilización del aislamiento social trajo un poco de aire para los neuquinos, que pudieron retomar ciertos trabajos y habitar otra vez las plazas y los restaurantes. Sin embargo, la falta de vacunas que den por concluida la pandemia los obligan a sostener sus hábitos nuevos, unos que podrían quedarse con ellos para siempre.

Los tapabocas

Aunque al principio de la pandemia se plantearon muchas dudas de su efectividad, muchos habitantes adoptaron el barbijo o tapabocas incluso antes de que fuera obligatorio. Desde que se exigió su uso, los neuquinos lo incorporaron como un accesorio indispensable que complementa su guardarropa y así aparecieron distintos modelos, colores y estampados. En la calle se pueden ver todo tipo de máscaras, que incluyen las propuestas estándar de las farmacias, modelos sobrios de color negro y hasta estampados que interpretan los gustos del usuario.

Así, es posible ver escudos deportivos, logos de empresas y hasta personajes de películas estampados en los tapabocas. El uso extendido también fue una oportunidad para los emprendedores locales que se dedican a la costura, que venden barbijos por unos 200 pesos y con diseños innovadores, que suman jean o lentejuelas, entre otros géneros. También se propusieron diseños transparentes, para no ocultar la sonrisa y poder comunicarse con las personas sordas.

feria-parque-central-cuarentena-coronavirus-03.jpg

El arte culinario

Con el cierre temporal de los restaurantes, muchas personas usaron las primeras semanas de aislamiento para despuntar su gusto por la cocina. Así, muchos se animaron a probar recetas y a hacer productos elaborados, como pan casero, para agasajar a sus seres queridos. Desde Muebles Díaz explicaron que se nota un incremento de las ventas de pequeños electrodomésticos, como batidoras y procesadoras, del orden del 30%.

La Encuesta anual de Alimentos y Salud del Consejo Internacional de Información Alimentaria determinó que un 85% de las personas modificaron sus hábitos alimenticios. Se concluyó que un 30% come más que antes de que comenzara la pandemia y que al menos un 50% elige opciones menos saludables.

Sin embargo, y a pesar de con el tiempo se habilitaron las actividades gastronómicas, se estima que un 60% de los encuestados elige preparar comida casera en lugar de recurrir a los deliveries o restaurantes.

Bicis-en-Neuquén.jpg

El pedaleo

La pandemia por coronavirus trajo aparejada una importante reducción en el servicio de transporte urbano, que está destinado exclusivamente a los trabajadores esenciales. En ese contexto, y también para sacar provecho de las salidas recreativas, muchos neuquinos optaron por usar las bicicletas.

Desde JM Bikes señalaron que la venta de bicis creció un 50% con respecto al verano, que suele ser la temporada alta para los ciclistas. En su mayoría, eligen un modelo de gama media, que cuesta entre 38 y 45 mil pesos, para circular por la ciudad o hacer salidas recreativas por los senderos de las bardas.

En las horas no pico, la calzada tiene poca circulación, por lo que algunos aprovechan para pisar el acelerador peligrosamente a fondo. Muchos ciclistas la usan para entrenar.
En las horas no pico, la calzada tiene poca circulación, por lo que algunos aprovechan para pisar el acelerador peligrosamente a fondo. Muchos ciclistas la usan para entrenar.
En las horas no pico, la calzada tiene poca circulación, por lo que algunos aprovechan para pisar el acelerador peligrosamente a fondo. Muchos ciclistas la usan para entrenar.

El tiempo libre

Con más tiempo dentro de casa, muchas personas buscaron alternativas para entretenerse junto a su grupo familiar. Los cursos online, las plataformas de streaming y los contenidos difundidos en redes sociales ganaron adeptos. Otros, en cambio, optaron por los libros y los juegos de mesa.

Desde El Niño Feliz informaron que crecieron las ventas de este tipo de juegos y de rompecabezas, así como de la masa para modelar, que suele ser elegida por los más chicos. A su vez, explicaron que cada vez son más los que compran a través de su sitio web o por Whatsapp.

Tableros, dados, cartas y fichas siguen reuniendo a jugadores que disfrutan el encuentro cara a cara alrededor de una mesa. En Neuquén, una pareja creadora de juegos de mesa impulsa esta iniciativa.
Tableros, dados, cartas y fichas siguen reuniendo a jugadores que disfrutan el encuentro cara a cara alrededor de una mesa. En Neuquén, una pareja creadora de juegos de mesa impulsa esta iniciativa.
Tableros, dados, cartas y fichas siguen reuniendo a jugadores que disfrutan el encuentro cara a cara alrededor de una mesa. En Neuquén, una pareja creadora de juegos de mesa impulsa esta iniciativa.

La vestimenta

Ante la reducción de las salidas y actividades sociales, muchos neuquinos optaron por reducir su compra de indumentaria. La caída de la demanda, las restricciones para probarse y los horarios reducidos complotaron contra los comercios, que venden menos que en temporadas normales.

Para el Día del Padre, que se celebró en plena pandemia, muchas familias optaron por regalar otro tipo de prendas, como abrigos, pijamas o pantalones deportivos, ya que muchos eligen prendas cómodas para quedarse dentro del hogar.

La caída de las ventas se tradujo en el cierre de muchos locales dedicados al rubro. De las solicitudes de baja de las licencias comerciales, se estima que un 30% corresponde a los negocios que vendían ropa.

Las salidas gastronómicas

Si bien la flexibilización de la cuarentena permitió la apertura de bares y restaurantes, desde estos locales afirman que las ventas no alcanzan ni el 30% del nivel anterior a la pandemia. Para los dueños de los bares, la principal causa es la restricción horaria. “La gente no se acostumbra a salir temprano y por lo general, piden algo para tomar pero no se quedan a comer por miedo a que se les haga tarde”, explicaron desde Oliver Bar.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

25.862068965517% Me interesa
20.689655172414% Me gusta
6.8965517241379% Me da igual
5.1724137931034% Me aburre
41.379310344828% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario