Con nuevo letrado

Fernando Burlando asumió la defensa de Gustavo Cordera, acusado de apología a la violencia de género. "Hay una persecución contra él", dijo el mediático.

Buenos Aires. Fernando Burlando es el nuevo abogado defensor de Gustavo Cordera, en la causa que este último enfrenta por apología del crimen y la violencia de género que se le inició tras sus polémicos dichos acerca de las mujeres.

Cordera fue fuertemente cuestionado luego de realizar algunos dichos ante alumnos de la escuela de periodismo TEA Arte, en agosto de 2016. “Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente. Quieren jugar a eso. A mí no me gusta jugar a eso, pero hay gente a los que sí. Somos muy complejos los seres humanos”, fueron las polémicas palabras del cantante.

Para Burlando, su nuevo abogado, no hubo delito. “Éticamente no nos cierra la situación de someter a alguien a una probation, más allá de que no estaba resuelta, cuando entendemos que no hay delito de por medio. Uno puede cometer una equivocación, puede decir una soberana barbaridad si se quiere, pero no por eso lo vamos a someter un tiempo prolongado a tareas comunitarias. Yo lo prefiero al flaco Cordera haciendo música, que va a ayudar a más gente, que haciendo tareas comunitarias”, dijo Burlando a Teleshow.

Por otro lado, el mediático contó que el papá de Cordera fue quien los acercó, y que el ex Bersuit editará un nuevo disco en julio que tiene que ver con la condena social que vive en el presente.

En abril de 2017 el juez federal Rodolfo Canicoba Corral procesó a Cordera por el delito de incitación a la violencia colectiva, que tiene una pena que puede llegar a seis años de prisión. Luego la Cámara rechazó un pedido de nulidad presentado por la defensa del músico.

Presente: “Cuando hablamos por primera vez en el verano estaba muy golpeado”, contó el letrado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído