Cristina irá a declarar, pero podrían apartar a Bonadio

Hoy la Cámara analizará un pedido para separar al magistrado.

Buenos Aires.- A pocas horas de quedar imputada por presunto lavado de dinero, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner deberá presentarse el miércoles a declarar en tribunales por primera vez desde que dejó el cargo, en la causa por la venta del dólar a futuro, aunque existe la chance de que la Cámara Federal aparte al juez federal Claudio Bonadio en función de un pedido que será analizado hoy.

La Cámara analizará el pedido de remoción contra Bonadio presentado por el abogado defensor del ex directivo del Banco Central Pedro Biscay. De no prosperar, la comparecencia de la ex mandataria ante los tribunales federales de Comodoro Py se producirá en medio de una concentración multitudinaria convocada ante las versiones de que el juez podría ordenar su detención.

Algunas agrupaciones kirchneristas han convocado incluso a un acampe desde hoy por la noche para acompañar al ex ministro de Economía, Axel Kicillof, citado para mañana, cuando se iniciará el operativo de seguridad.

Se trata de la causa por la venta del dólar a futuro que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) realizó en noviembre del año pasado y por la cual Bonadio acusó a la ex presidenta sin que los denunciantes, los entonces diputados opositores Federico Pinedo y Mario Negri, la hubieran incluido en su presentación.

Bonadio fue recusado por un ex directivo del Banco Central imputado y el tribunal escuchará sus argumentos en una audiencia citada a las 12 en los tribunales federales de Comodoro Py, tras lo cual deberá decidir la permanencia o no del juez, lo que postergaría las citaciones restantes.
La sala II de la Cámara Federal porteña fijó la audiencia oral para hoy a las 10:45, cuando los camaristas Horacio Cattani, Eduardo Farah y Martín Irurzun escucharán a los abogados Alejandro Rúa y Paula Honisch, defensores del ex directivo del BCRA Pedro Biscay.

El ex funcionario pidió apartar a Bonadio aduciendo su pérdida de imparcialidad ya que, según sus abogados, violó la "igualdad procesal" al dificultar el acceso de los cuatro cuerpos al expediente y copias de "la voluminosa documentación reservada en secretaría" y de negarse a recibir un escrito.
Bonadio imputó a Cristina y a otros doce funcionarios, incluido el ex titular del Central, Alejandro Vanoli, por el supuesto delito de "defraudación a la administración pública", previsto en el artículo 174 del Código Penal, que fija penas entre dos y seis años de prisión para quien estafara al Estado ocasionándole pérdidas.

Pero también imputa a la ex presidenta y al ahora diputado Kicillof, que goza de fueros y no puede ser detenido, de encabezar una "asociación ilícita", que equipararía su gestión de gobierno a una banda delictiva, lo que permitiría procesarla y detenerla luego de su declaración.
La ex mandataria llegará hoy a Buenos Aires procedente de Santa Cruz y su hijo, el diputado Máximo Kirchner, ya confirmó que no esquivará la citación, donde sería defendida por Carlos Beraldi, su abogado en la causa Hotesur.

Cristina aparecerá en público por primera vez luego de que el viernes el fiscal Guillermo Marijuán pidiera a otro juez federal, Sebastián Casanello, que se la investigue en la causa por lavado de dinero contra Lázaro Báez.

Bonadio la acusó en febrero de haber ordenado o autorizado a Vanoli la venta de dólar a futuro a un precio algo mayor a los 9 pesos de la cotización oficial.

"Quiere un cara a cara con el juez"


El jefe del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, aseguró que habló con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner después de conocerse la imputación que formuló contra ella el fiscal federal Guillermo Marijuán por lavado de dinero, y reveló que la ex mandataria quiere encontrarse "cara a cara con el juez Claudio Bonadio", quien la indagará en la causa por el dólar futuro. "Hablé con Cristina y la noté de buen ánimo", señaló Recalde.

Allanan empresas vinculadas a Báez

En medio del secreto de sumario que impuso en la causa tras la maratónica declaración del viernes del gestor financiero Leonardo Fariña, el juez federal Sebastián Casanello ordenó allanamientos en diferentes ciudades del país para sumar pruebas contra Lázaro Báez. Los operativos se desarrollaron casi en simultáneo en Resistencia y Río Gallegos y se conoció que secuestraron información contable y computadoras.

En la capital del Chaco realizaron un allanamiento en la afueras de la ciudad, donde funcionan las oficinas de la empresa Sucesores de Adelmo Biancalani, cuya propiedad se le adjudica al empresario Lázaro Báez. Allí se requisaron vehículos propiedad de la empresa, los cuales están registrados en la provincia de Santa Cruz.

En Ríos Gallegos allanaron durante más de 8 horas la escribanía de Ricardo Albornoz. Gendarmes nacionales viajaban ayer a Buenos Aires para entregar al juez el material que recolectaron en la escribanía Albornoz, quien admitió que tiene como cliente a Báez desde 2004.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído